¿Cómo nace un bebé dinosaurio?

Cuando nos adentramos al mundo de los dinosaurios, generalmente no solemos enfocar en los reptiles hallados en estado adulto. En realidad tiene mucho sentido, ya que suelen ser ejemplares realmente grandes y es lo que más llama la atención de estos reptiles gigantes.

Pero hay un apartado también no menos importantes a la hora de los descubrimientos de estas criaturas, los bebés de dinosaurios. Son el inicio de toda vida, los indicios donde si existe una alteración evolutiva. Resumiendo cuentas, la parte más maravillosa de toda la vida.

bebés dinosaurios

El nacimiento de toda criatura viviente es algo hermoso y maravilloso. Es la recreación de la vida en estado puro, donde se fusionan muchas condiciones para que se produzca el milagro. Muchas veces, nos cuesta entender el funcionamiento de la creación de la vida en base a los animales actuales, pero la cosa se complica más cuando hablamos sobre los inicios de vida de los dinosaurios que hacen millones de años que dejaron de existir en nuestro planeta.

Aunque todo ser viviente se le podría considerar que proviene de los reptiles ( y también de los dinosaurios), la forma de nacer es totalmente diferente en cada especie existente. En este artículo, nos vamos a centrar cómo vivían los bebés dentro de los huevos y qué hacían para que una vez salieran del cascarón, tuvieran la capacidad de sobrevivir sin problema alguno.

La formación del bebé dinosaurio dentro del cascarón de huevo

Una de las peculiaridades que hacían los bebés dinosaurios cuando estaban dentro del cascarón de huevo, es que se retorcían constantamente para formarse mejor. Uno de los motivos, es porque así de esta forma ya empezaban a ejercitarse para fortalecer sus cuerpos y entonces una vez salido del huevo, ya estaba en condiciones óptimas para poder sobrevivir al mundo exterior sin muchos problemas.

bebés dinosaurios

También recientemente se ha descubierto, que los bebés dinosaurio ya poseían un pulmón elástico, y así de esta manera, podían retorcerse dentro del cascarón con suma facilidad mientras hacían los ejercicios pertinentes.

Estos son datos importantes, ya que se pensaban que ni se retorcían ni tenían un pulmón en estado inicial dentro del cascarón. Esta conclusión, ha sido en base de dos fósiles de bebés dinosaurios más antiguas jamás localizadas que eran del período del Jurásico.

Como podemos observar, cada vez descubrimos nuevas cosas interesantes respecto a estos reptiles gigantes. Seguramente aún nos queda mucha información por descubrir, pero es lo emocionante de la paleontología.