Archelon: la tortuga gigante

Nombre: Archelon
Dieta: Peces blandos
Peso: 2200 kilogramos
Periodo: Cretácico Tardío
Encontrado en: USA

El Archelon ischyros es la única especie que se ha hallado del género de Archelon. Se trata de una impresionante especie de reptiles marinos que llegó a habitar en el planeta.

En la actualidad ya no se pueden encontrar estos animales, pues se extinguieron hace unos cuantos millones de años, son tan antiguos que llegaron a cohabitar con los dinosaurios.

El rasgo más característico que poseen los Archelon son sus enormes caparazones. Y es que este animal prehistórico tiene mucho que ver con las actuales tortugas.

De hecho, no es que se pueda comparar con las tortugas, sino que realmente forma parte de la familia de las tortugas, aunque eran realmente grandes en comparación con las mismas.

Se consideran las tortugas marinas más grandes de toda la historia, si quieres descubrir más acerca de este fascinante animal extinto no te pierdas el siguiente artículo con una amplia y detallada información sobre el Archelon.

Taxonomía del Archelon

ReinoFiloClase OrdenSubordenSuperfamilia FamiliaGéneroEspecie
 Animalia Chordata Sauropsida Testudines Cryptodira Chelonioidea Protostegidae Archelon A. Ischryros
  • Archelon perteneció al reino de Animalia.
  • Se trata de una especie clasificada dentro del filo Chordata.
  • La clase de esta tortuga prehistórica es Sauropsida.
  • Encontramos a Archelon dentro del orden Testudines.
  • El suborden de este animal es Cryptodira.
  • Archelon está clasificado dentro de la superfamilia Chelonioidea.
  • La familia a la que perteneció este animal extinto es Protostegidae.
  • El género al que pertenece la especie es Archelon.
  • La especie a la que hacemos referencia en este artículo es A. Ischyros.

Debemos aclarar que dentro del género Archelon sólo se ha hallado una especie de momento, el A.ischyros, aunque a pesar de que sólo haya una especie clasificada dentro de este género, esto puede cambiar en un futuro.

En el supuesto de que se descubrieran nuevos fósiles, en cualquier momento podría aumentar la cantidad de especies  pertenecientes a este género, e inclusive disminuir si finalmente se considera que la especie A. ischyros pertenece a otro género.

En cualquier caso, es importante mencionar que desde dinosaurioss.com nos preocuparemos de mantener este apartado actualizado ante posibles futuros cambios.

Descripción básica

El Archelon era sin duda un animal marino bastante grande aunque antes de empezar a hablar sobre este género es importante aclarar algunos aspectos para no generar así confusión alguna.

Si bien estamos realizando este breve estudio sobre el Archelon en nuestra página sobre dinosaurios, debemos advertir que en esta ocasión no se trata de un dinosaurio, aunque obviamente el mismo está incluido en la clase Sauropsida, a la que pertenecen la mayor parte de los reptilos (extintos y contemporáneos) así como las aves.

En este caso estamos hablando sobre un animal prehistórico, concretamente una tortuga marina (de hecho pertenece a esa superfamilia) de la cual podemos afirmar que sí  llegó a convivir con los dinosaurios.

Archelon habitó el planeta tierra hace aproximadamente 80 millones de años, pero a través de los restos fósiles encontrados se ha podido determinar que su longitud era de aproximadamente 4 metros, mientas que el ancho de su envergadura llegaba a medir 5 metros desde el extremo de una aleta hasta el extremo de la otra.

No se trataba de un animal que gozara de una gran altura sino que la misma se situaba en torno a los 50 centímetros, aunque disponía de una estructura muy robusta, tanto es así que su peso llegaba a superar las 2 toneladas, siendo de aproximadamente 2.200 kilogramos.

La superfamilia: las tortugas marinas

Para profundizar más en los detalles sobre este género es conveniente saber cómo son las otras especies pertenecientes a su mismo orden, es decir, las tortugas, aunque como verás debemos ser más específicos.

Concretamente hacemos referencia a su pertenencia a la superfamilia de las tortugas marinas, donde Archelon fue clasificado debido a que adoptaba la mayoría de sus características, pudiendo establecer muchas similitudes gracias a los estudios paleontológicos realizados.

Obtener una mayor información sobre la orden y superfamilia del Archelon nos permitirá poder conocer mejor a este género, es por ello que a continuación hablaremos sobre las características y rasgos de las tortugas marinas.

En realidad la superfamilia a la que perteneció Archelon tiene como nombre científico Chelonioidea, pero comúnmente se conoce como la superfamilia de las tortugas marinas y es importante entender que en biología una superfamilia es una clasificación que agrupa diversas familias con rasgos comunes y relaciones de parentesco.

Chelonioidea es en realidad una superfamilia muy antigua que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo y que en la actualidad sigue existiendo debido a la descendencia de las extintas tortugas marinas, descendencia que ha dado lugar a siete especies de tortugas marinas como la caguma o la tortuga lora entre otras.

Las tortugas marinas cuentan con un cuerpo fusiforme, ya que esta forma ovalada permite reducir la resistencia del agua a los movimientos, por ello observamos esta forma mucho más pronunciada que en las tortugas terrestres o de agua dulce.

Aunque es evidente que todos los que hayan podido ver a una tortuga saben que generalmente esconden su cabeza y sus extremidades dentro de sus caparazones lo cierto es que las tortugas marinas, debido a su cuerpo fusiforme, no son capaces de esconderse dentro de sus caparazones.

Archelon era una tortuga marina

 La diferencia entre los distintos géneros y especies de tortugas marinas reside en su anatomía y viene generalmente provocada por la cantidad y las formas de sus escudos del caparazón o bien por las escamas prefrontales que poseen en sus cabezas.

Todas las especies pertenecientes a este grupo tienen un caparazón duro a excepción del laúd, ya que en su caso observamos un conjunto de placas óseas debajo de su curtida piel.

Las tortugas marinas realizan el proceso de osmorregulación, esto consiste en mantener un cierto nivel interno de presión osmótica para retener en el medio interno de su organismo los fluidos que le son necesarios.

Para conseguir dicho estado deben excretar los excesos de sales de su cuerpo, esto es posible gracias a unas glándulas especializadas que se encargan de expulsar del cuerpo los iones de sal excesivos aunque además también poseen una glándula lagrimal a través de la cual pueden expulsar la sal de su cuerpo.

Las tortugas marinas son animales poiquilotermos en su mayoría, a excepción del laúd. Esto quiere decir que no mantienen una temperatura corporal concreta, a diferencia de otros animales como los humanos que funcionan con un sistema de homeotermia, en nuestro caso, la temperatura debe mantenerse constantemente cercana a los 36,6 grados centígrados.

Cuando hablamos de la superfamilia de las tortugas marinas debemos destacar que el hecho de ser poiquilotermo supone una clara desventaja debido a que no pueden especializarse en crear enzimas totalmente eficientes a una temperatura dada.

Las enzimas de las que sí disponen no trabajan óptimamente a ninguna temperatura, de hecho en algunas temperaturas siguen trabajando pero de manera más ineficaz (estado de hibernación) y en otras ocasiones pueden consumir más energía de la necesaria.

Las tortugas marinas no suelen bucear a mucha profundidad ya que cada cierto tiempo deben salir a la superficie para respirar a través de sus pulmones, los cuales pueden llenar en cuestión de segundos con una única exhalación e inhalación.

El tiempo que pueden permanecer bajo el agua es de 5 a 40 minutos, pasado este tiempo deben volver a la superficie para tomar aire y volver a bucear. Eso sí, cuando duermen utilizan menos energía por lo que pueden permanecer aproximadamente hasta 5 horas consecutivas bajo el agua.

 Información sobre los Archelon

Ya hemos visto las principales características e información sobre la superfamilia de tortugas de mar y de ahora en adelante debemos tener en cuenta que este extinto género de tortuga marina está clasificado dentro de este grupo, lo que significa que adopta sus características principales.

Aún así, como veremos a continuación al hablar un poco más y de forma más específica acerca de los Archelon, este género presenta unas peculiaridades que lo diferencian claramente de cualquier tortuga marina.

Un ejemplo es su tamaño, ya que A. Ischyros es considerada la tortuga más grande de la historia y a su vez es una de las más antiguas de las que se han descubierto, lo que no nos debe extrañar pues popularmente todos conocemos que los reptiles son animales milenarios, hecho que es totalmente cierto.

El género Archelon es una muestra más que corrobora que las tortugas son unos animales que llevan en la tierra muchos millones de años, y si hablamos de este género en concreto, debemos saber que llegó a cohabitar con Elasmosaurios y Mosasaurios por la zona del mar continental de América del Norte.

Fijándonos específicamente en sus peculiaridades, lo que se diferencia en este género con respecto a las tortugas marinas modernas es que este no tiene un caparazón duro, encontrando en este aspecto así como en otros bastantes similitudes con a la tortuga laúd.

Información acerca de los Archelon

Para sostener su caparazón óseo Archelon utilizaba una elaborada estructura esquelética. Dentro de sus rasgos singulares nos podemos encontrar con que su cola era puntiaguda y que a diferencia de los demás, su cráneo era estrecho. La cáscara de la que disponía formaba una alta bóveda y tenía muy pronunciada su sobremordida.

Volviendo a hablar sobre su caparazón, éste no habría tenido un hueso. En vez de formar escudos, simplemente tenía la piel gruesa, correosa y en él tenía osteodermos  (placas óseas) adheridos. Por esta misma razón, el caparazón que tenía la tortuga Archelon era realmente ligero.

El plastrón (zona ósea ventral de las tortugas) que tenía era mucho más robusto que el de la tortuga laúd y su estructura consistía en cuatro placas con forma de estrella.

Las mandíbulas de este animal, como el de la mayoría de tortugas, carecían de dientes, en cambio sí disponía de un pico que habría estado recubierto de material córneo.

Además de todo ello, el Archelon tenía un cuerpo muy hidrodinámico, con una anatomía global en forma de lágrima. Sus aletas delanteras eran realmente grandes y potentes, las que permitían a su gran cuerpo moverse por el agua.

De hecho se estima que habría sido capaz de nadar en el océano abierto con sus aletas, las cuales no poseían garras.

A diferencia de la mayoría de las tortugas marinas que son poiquilotermos, el Archelon se asemeja a la única excepción, la tortuga laúd.

Al igual que la tortuga laúd, el Archelon pudo mantener su temperatura corporal estable. Las temperaturas corporales que tenían eran muy altas para la temperatura del mar y esto suponía un reto para la estabilidad térmica, pero para conseguirlo transformaban el calor metabólicamente, fenómeno también llamado endotermia.

Viendo la sobremordida muy pronunciada que poseía, se deduce que habría tenido una mordida realmente fuerte. Se habría alimentado de medusas o de moluscos parecidos a los calamares.

¿Cómo fue su descubrimiento?

Descubrimiento de Archelon

El Dr GR Wieland posando junto al prototipo de Archelon YPM 3000.

La primera muestra hallada de este género fue el espécimen YPM 3000. Se descubrió en la Formación Pierre Shale, de Dakota del Sur. Los restos fósiles que contienen esta formación datan de hace 80,5 millones de años en el pasado.

Todo el trabajo de este descubrimiento corre a cargo del Dr GR Wieland en el año 1895 aunque la primera descripción de este género no fue realizada por dicho científico hasta transcurrido un año, en 1896.

En el año 1970 se encuentra el segundo resto fósil de este género, en la misma zona. Este ejemplar descubierto llegaría a ser mucho más grande que el primero, con un largo de cuatro metros y alrededor de 5 metros de ancho de una aleta a otra, datos que se han tenido en cuenta para realizar la descripción básica de la especie A. Ischyros.

Puedes encontrar este resto fósil si visitas el Museo de Historia Natural de Viena.

A continuación te dejamos con un vídeo explicativo de cómo era y cómo vivía esta tortuga marina prehistórica en su hábitat natural:

Espero que te haya resultado interesante esta información sobre el Archelon. Cualquier duda, sugerencia o aporte que quieras hacer es bienvenido en nuestra caja de comentarios. ¡Estaremos totalmente encantados de leerte y responder a tus dudas!

Para terminar este artículo sobre el Archelon te dejamos con un vídeo muy entretenido acerca de la tortuga más grande que jamás existió: