Kronosaurus, el depredador de los mares

Nombre: Kronosaurus
Dieta: Carnívora
Peso: 12 toneladas
Periodo: Cretácico Inferior
Encontrado en: Australia y Colombia

El Kronosaurus es un género dentro de la familia de los pliosáuridos. Se trata de un reptil marino que se extinguió hace bastantes años. Los ejemplares de este maravilloso género de reptiles llegó a cohabitar con los más grandes dinosaurios que habitaron en nuestro planeta.

Una de las características principales de este maravilloso reptil acuático extinto fue el gran tamaño que tenía. Y es que el Kronosaurus lucía un aspecto realmente feroz propio del gran depredador que era. Es uno de los plesiosaurios más famosos y sobre todo considerado como uno de los pliosaurios más grandes que se han hallado.

¿Quieres saber más acerca de él? En Dinosaurioss contamos con la información del Kronosaurus más completa que te puedas imaginar. ¡Descúbrelo todo acerca de este dinosaurio carnívoro del cretácico!

 

Información básica sobre el Kronosaurus

El Kronosaurus es sin duda un género de reptiles acuáticos depredadores realmente interesante. A pesar de que hablemos en esta página que trata sobre dinosaurios, no hay que confundir a este ejemplar con uno. Los reptiles y los dinosaurios guardan una estrecha semejanza, pero no dejan de ser animales distintos. Dejando claro esto, empecemos viendo las características básicas sobre el Kronosaurus.

¿Cuánto mide de largo? – Aproximadamente unos nueve a diez metros y medio.
¿Cuál es su altura?  
¿Cuál es su peso? – Alrededor de las 11 toneladas de peso.
¿Cuándo vivió? – Hace unos 125 millones de años hasta hace unos 99 millones de años.
¿Cuál es su orden? – Pertenece a la orden de los plesiosaurios.

La taxonomía del Kronosaurus

Reino Animalia > Filo Chordata > Clase Reptilia > Superorden Sauropterygia > Orden Plesiosauria > Familia Pliosauridae > Clado Thalassophonea > Subfamilia Brachaucheninae > Género Kronosaurus

Dentro del género kronosaurus se han logrado hallar dos especies, boyacensis y queenlandicus. A pesar de que actualmente sólo estén esas dos especies de este género, en un futuro podría aumentar o disminuir según futuros hallazgos. Nos preocuparemos de mantener esta información actualizada en base a nuevos cambios.

Información sobre el Kronosaurus

 

La orden: los plesiosaurios

Los Kronosaurus se clasifican como un género de reptiles dentro de la Orden Plesiosauria. Es por ello que antes de empezar a hablar más a fondo sobre ellos, convendría saber un poco más acerca de su grupo debido a que adoptan su morfología. A continuación hablaremos por encima sobre los rasgos y características de los plesiosaurios.

Los primeros plesiosaurios aparecieron durante el periodo triásico, en una de sus últimas épocas. Eran una familia de reptiles bastante común por aquellos tiempos pero cuando predominaron estos ejemplares fue sin duda durante el periodo jurásico.

Desde ahí estuvieron habitando en nuestro planeta hasta la gran extinción que además de llevarse con el todos los dinosaurios, extinguió otras muchas especies, familias y órdenes como lo es el de los reptiles plesiosáuridos.

Estos espectaculares reptiles tenían unas dimensiones un tanto variadas entre las distintas especies. Nos podemos encontrar con especímenes que miden desde 1,5 metros hasta la increíble longitud de 15 metros.

Este tamaño obviamente varía en base al género de los reptiles, aunque como podemos apreciar, existía una gran diversidad entre los tipos de plesiosaurios en sus tiempos.

Los plesiosaurios eran unos animales mayormente marinos. Esta familia de reptiles se podía encontrar con más frecuencia en los océanos que llegaron a dominar como grandes depredadores acuáticos durante el periodo cretácico. Los orígenes de este extinto animal los podemos encontrar en un género que se asemeja mucho más al actual cocodrilo, el Nothosauridae.

Si profundizamos un poco más en los rasgos físicos de los plesiosaurios, lo primero que destacaría de ellos es su cuerpo amplío y plano. Estos reptiles tenían cuernos relativamente anchos pero no estaban dotados de mucho grosor. El final de su cuerpo estaba dotado con una cola relativamente corta.

Los plesiosaurios tenían cuatro extremidades que habían evolucionado a lo largo del tiempo para convertirse en cuatro aletas largas. Estas aletas habría podido moverlas gracias a las placas óseas dotadas de unos fuertes músculos que unían sus extremidades con su cintura escapular y la pelvis.

La posición de sus aletas es bastante extraña y se deduce en base a ello que probablemente utilizaban sus cuatro aletas para moverse y propulsarse debajo del agua. Para esto último, habría agitado sus extremidades de arriba hacia abajo, imitando el movimiento que harían las aves actuales para mantenerse en el aire, con la diferencia de que los plesiosaurios utilizaban las cuatro aletas y no dos como las aves y además de ello, lo hace en el agua.

Las características de sus aletas son un tanto extrañas, pues no eran planas como la de la mayoría de especies acuáticos. Las aletas tenían una forma un tanto curvada, con el punto de máxima curvatura en la parte superior, es decir, tenían una forma convexa. Esto es bastante curioso y da la impresión de que habría “volado” dentro del agua.

Como ya hemos comentado anteriormente, las colas de las especies de esta familia de reptiles eran relativamente cortas. Referente a la función, la cola de los plesiosaurios habría servido para mejorar el equilibro y controlar la dirección.

Esta deducción se realiza debido a que sus extremidades no habrían sido suficientes para tomar maniobras que gracias a la cola pueden realizar. Por ejemplo, en los ictiosaurios o en los mosasaurios habrían sido totalmente decisivas para propulsarse dentro del agua puesto que sus aletas no eran suficientes para ello.

Es conveniente resaltar que sufrían de hiperfalangismo. Los plesiosaurios tenían hasta dieciocho falanges en una fila.

Los plesiosaurios fueron evolucionando a lo largo del tiempo hasta tomar la forma final. Sus extremidades por ejemplo, al principio no eran unas aletas sino simples patas con los cuales se desplazaban por las orillas. Estas extremidades eran muy largas e incluso eran tan largas como su tronco.

La pelvis y su cintura escapular evolucionaron en gran medida, desarrollando una placa de huesos anchos por la parte inferior de su cuerpo. Esto último creció debido al aumento de músculos por esa zona con tal de poder “agitar de arriba hacia abajo” las aletas. Eso sí, este aumento de la placa de huesos inutilizó por completo las articulaciones de la rodilla y el codo, favoreciendo la unidad y robustez de las aletas.

Lo que menos ha cambiado entre todos los plesiosaurios es la construcción de su tronco. Si bien existe una gran diferencia en la forma del cuello y del cráneo en los distintos géneros de plesiosaurios, el tronco mantiene su estructura en la mayoría de los ejemplares. Con respecto a los cuellos, estos eran bastante rígidos y no habrían sido capaces de doblarlo.

Dentro de esta orden de reptiles podemos diferenciar notablemente dos grandes tipos de ejemplares. Esto depende de la morfología de su cuello, algunos ejemplares son clasificados como plesiosaurios de cuello largo y otros como plesiosaurios de cuello corto. El primer grupo, el de los largos, se clasifican como Plesiosauromorfos mientras que los de cuello corto son denominados Pliosauromorfos.

A pesar de lo que se podría pensar de primera mano, los cuellos largos no tienen unas vértebras más largas que los de cuello corto. Los de cuello largo, los plesiosauromorfos deben el gran tamaño de su cuello a la gran cantidad de vértebras cervicales y no por un aumento de tamaño de estas.

El que tiene el cuello más largo de todos es el Elasmosaurus y cuenta con la espectacular cifra de 76 vértebras cervicales nada menos.

Esta gran cantidad de vértebras podría confundirse con que estos ejemplares de cuello largo tienen una gran flexibilidad, pero esto no es cierto. A pesar de la gran cantidad de vértebras cervicales, sus cuellos eran realmente rígidos y eran incapaces de doblarlos.

Eso sí, los pliosaoromorfos sí que contaban con pocas vértebras cervicales, alrededor de unos 11, y aquí sí que se deduce con más facilidad que sus cuellos eran rígidos y robustos.

Descripción de los Kronosaurus

Bien, ya hemos visto algo más sobre la Orden Plesiosauria, la orden a la que pertenece el Kronosaurus. El Kronosaurus es un género de reptiles que pertenecen a la Orden Plesiosauria y como tal, adopta sus características. A continuación hablaremos sobre los rasgos generales de los Kronosaurus y las diferencias que guarda con respecto al resto de plesiosaurios.

Descripción del Kronosaurus

Antes de profundizar en los rasgos físicos de los Kronosaurus, dejemos bien claro la clasificación del extinto reptil. Como dijimos anteriormente, los plesiosaurios se subdividen en dos grandes grupos dependiendo del tamaño del cuello de los géneros.

En el caso del género kronosaurus, se trata de un reptil extinto de cuello corto. Esto último lo clasifica directamente dentro de la familia de pliosáuridos, los plesiosaurios de cuello corto.

Hablando más sobre su aspecto físico, el Kronosaurus poseía una cabeza larga, el cuello de éste era relativamente corto y el cuerpo que tenía era bastante rígido. Para entendernos, la cabeza del Kronosaurus no era muy alta en cuanto a grosor de altura, pero sí que era bastante alargada, terminando con un hocico situado en punta.

Se propulsaba dentro del mar gracias a las cuatro aletas que tenía. Para ayudar a sus aletas, también contaba con la ayuda de su cola, aunque debido a que era realmente corta, servía poco más que para controlar la dirección.

Las aletas anteriores eran de menor tamaño que las aletas posteriores. Se deduce que el Kronosaurus habría sido un buen nadador, pues contaba con unas costillas de vientre muy grandes y robustas entre las dos fajas de sus extremidades. Esto le habría dotado de una fuerza espectacular para nadar en los mares sin muchos problemas.

El Kronosaurus se diferencia de sus primos y hermanos por la estructura de sus dientes. Este género en concreto cuenta con dientes de más de siete centímetros de longitud. Además, el diente más largo que tiene es de treinta centímetros y éstos cuentan con unas coronas de doce cnetímetros de largo.

A pesar de ello, no son afilados para nada pues no tienen filos de corte. Los dientes de los Kronosaurus tenían una forma cónica, sin partes afiladas, algo bastante peculiar y que permite diferenciarlos fácilmente de otros géneros.

Descubrimiento del Kronosaurus

Ya han pasado dos siglos desde que hallasen los primeros restos que se atribuyen al Kronosaurus. A manos de Andrew Crombie de Hughenden, en el año 1899 se descubrió unos restos de este ejemplar. Entre estos restos se encontraban seis dientes cónicos que fueron llevados al Museo de Queensland.

Reconstrucción de Kronosaurus

Por aquel entonces no se sabía muy bien a qué animal pertenecía. La pertenencia de esos seis dientes cónicos fue toda una incógnita durante veinticinco años. El Director del Museo de Queensland, Heber Longman rompió con el misterio y atribuyó dichos restos a una nueva nueva especie que describiría y denominaría Kronosaurus queenslandicus.

Más tarde se consiguió encontrar más restos de este extinto animal. Por ejemplo, en 1929 se encontró en el mismo lugar que los dientes más restos de este reptil extinto entre los que se incluye un cráneo casi completo.

Este descubrimiento reavivó el interés de seguir investigando a este ejemplar, y en 1932 sale una expedición de búsqueda de la misma Universidad de Harvard encabezada por el profesor William E. Schevill.

Estos encontraron un montón de rocas de piedra caliza que contenían el esqueleto más completo de Kronosaurus descubierto hasta en la actualidad. Gracias a ello se pudo montar un esqueleto relativamente completo que fue exhibido en Harvard en el año 1959.

El segundo esqueleto más completo que hay del Kronosaurus fue hallado en Colombia. Lo curioso de este descubrimiento es que fue un simple campesino que quería labrar sus tierras el que lo descubrió.

Cuando estaba labrando, de pronto apareció una enorme piedra y al excavar se descubrió que era un esqueleto relativamente completo de un Kronosaurus. Este segundo esqueleto presenta diferencias con el primero por lo que Oliver Hampe decide en 1992 clasificarlo como un Kronosaurus boyacensis.

¿Por qué se llamó Kronosaurus?

La razón de su nombramiento no está del todo clara, aunque sin duda lleva el nombre del titán griego Cronos.  La palabra saurus vendría a hacer referencia a que es un reptil, pues saurus significa reptil. Por el contrario, el significado del nombre de la especie Kronosaurus queenslandicus tiene su origen en el Museo de Queensland. Como hemos mencionado, fue el director del propio museo el que le dio este nombre a la especie.

¿Cuándo vivió el Kronosaurus?

El Kronosaurus es un reptil extinto muy antiguo y para verle con vida tendríamos que volver muchos millones de años atrás. Llegó a compartir el hábitat con un montón de especies y géneros de dinosaurios. Su existencia se remonta hasta hace unos 125 millones de años en el pasado y desapareció completamente hace unos 99 millones de años.

Este reptil estuvo habitando en nuestro planeta desde la Edad Aptiense hasta la Edad Albiense. Estas edades son las últimas del Cretático Temprano, empezando hace unos 125 millones de años y terminando hace unos 100,5 millones de años. Como ves, la existencia de estos reptiles habría sobrepasado un tiempo el fin del Cretácico Temprano para habitar los primeros tiempos del Cretácico Tardío.

kronosaurus

¿Dónde vivió el Kronosaurus?

Las zonas donde habitó el Kronosaurus no se sabe a ciencia cierta. Hay que tener en cuenta que en cualquier momento se podría hallar nuevos restos de Kronosaurus en cualquier zona de nuestro planeta y que con ello aumentaría el área de su localización.

Actualmente los restos descubiertos del Kronosaurus fueron hallados en Australia y en Colombia. Es por ello que si tuviésemos que especular un área donde hubiese habitado este género de reptiles extintos, probablemente serían dichos países.

El Kronosaurus es un animal marino y como tal habría habitado en océanos y mares. Es por ello que su hábitat habría tenido que tener sí o sí alguna zona de agua. Según los datos que se tienen, esto corresponde con el caso de Colombia y Australia. En la Edad Aptiense y la Edad Albiense, las zonas de Colombia y Australia se correspondían con áreas cubiertas de mares interiores poco profundos.

¿De qué se alimentaba el Kronosaurus?

El Kronosaurus era un enorme y espectacular reptil que habitaba en los mares. No sólo era temible por su aspecto, sino también porque era un cazador. En los restos fósiles del Kronosaurus hallados en Queensland, se encontró restos de tortugas y plesiosaurios. También podría haberse alimentado de más animales como calamares gigantes, aunque no existe prueba de ello.

Dieta del Kronosaurus

Esperamos que esta entrada con información sobre el Kronosaurus te haya servido de ayuda. Cualquier duda, recomendación o aporte que quieras hacer es bienvenido. Si te ha parecido interesante la historia del Kronosaurus te invitamos a pasarte por nuestra página y descubrir muchas más animales prehistóricos extintos.