Spinosaurus: voracidad carroñera

Nombre: Spinosaurus
Dieta: Carnívora e Ictiófaga
Peso: 4 a 6 toneladas
Periodo: Cretácico
Encontrado en: Marruecos, Niger, Tunez y Egipto

Uno de los grandes dinosaurios del Cretácico fue la especie Spinosaurus aegyptiacus, cuyo nombre significa “lagarto espinoso” debido a su gran aleta dorsal.

Aunque actualmente se han encontrado restos de una posible segunda especie, denominada Spinosaurus maroccanus, se piensa que ambas pueden pertenecer a la misma especie.

Al Spinosaurus se le conoce, en rasgos generales, como un terópodo semi-acuático, con un cráneo similar al de un cocodrilo y una gran vela dorsal.

Un gigantesco carnívoro todoterreno, aunque no siempre tuvo esta imagen, sobre todo cuando sus primeros restos fueron hallados.

ORDEN Saurischia
SUBORDEN Theropoda
INFRAORDEN Tetanurae
SUPERFAMILIA Megalosauridea
FAMILIA Spinosauridae
GÉNERO Spinosaurus
ESPECIE Spinosaurus aegyptiacus

 

 

Vamos a hablar en profundidad sobre él.

Características del Spinosaurus

El Spinosaurus fue un terópodo que media entre 12 y 15 metros de longitud, aunque algunos estiman que llegase a medir los 18 metros. Tiene una característica aleta dorsal, que hace que su altura llegue hasta los 4 metros de longitud.

Descripción del Spinosaurus

Estudios de restos recientemente encontrados en Marruecos de un ejemplar de Spinosaurus indican que el terópodo poseía unas patas traseras más pequeñas de las que se estimaron, pero que estaban muy desarrolladas para la natación, ya que las patas constaban de un hueso totalmente solido similar al de aves acuáticas actuales como el pingüino, de modo que sus patas traseras habrían actuado como unos gigantescos remos que impulsarían su cuerpo en el agua.

Además, la estructura del pie (tarso, metatarso y falanges) era más larga que las de terópodos terrestres, y también más plana, de modo que sus patas tenían una característica más similar a las aves semi-acuáticas, e incluso se ha pensado que entre los dedos tuviera membranas similares a las que poseen los patos, de modo que la pata actuase como una pala y fuera igual de efectiva tanto en agua como en tierra para su desplazamiento.

Aunque no eran como las que se estimaron en un principio, estas patas pudieron haber soportado su peso en tierra, aunque no se piensa que habría realizado largas carreras tras su comida como la habría hecho un Carcharodontosaurus.

Con los nuevos hallazgos se ha destacado que la cola poseía más vértebras de lo que se pensaba, de modo que una cola de terópodo normalmente tiene entre 40-50 vertebras que van descendiendo de manera constante y simétrica, mientras que la cola del Spinosaurus poseía unas vertebras que descendían en tamaño a medida que llegaban a la punta pero con menor diferencia, llegando a estimarse que tenía al menos 55 vértebras en la cola.

Este hallazgo indica que la cola era bastante larga, y además musculosa, por lo que podría haberla usado para la propulsión moviéndola a los lados de manera similar a como lo hacen los cocodrilos.

Posee un cráneo similar al de un cocodrilo de aproximadamente 2 metros de longitud. El cráneo del Spinosaurus ha aportado grandes conocimientos sobre su estilo de vida y también de caza. Al ser similar al de un cocodrilo, pero que llegase a medir casi 4 veces más, han facilitado su estudio.

El cráneo del Spinosaurus posee una mandíbula que encaja perfectamente por debajo del paladar, de modo que quedaba “herméticamente cerrado”, similar a la de cocodrilos. Aunque el morro del Spinosaurus es diferente del cocodrilo ya que se curva ligeramente hacia abajo, algo especial ya que impide la escapatoria de la presa, sobre todo si son escurridizas como los peces.

En un principio se esperaba encontrar unos dientes duros, curvos y serrados similares al de otros poderosos carnívoros como el Tyrannosaurus, el Carcharodontosaurus o el Allosaurus.

Sin embargo, se encontraron una serie de dientes estrechos y agudos más comunes en los piscívoros como el Pteranodon, el emparentado Baryonyx o los actuales cocodrilos, y además se encontraban dispuestos de manera que la presa una vez enganchada no podía escapar, ya que algunos dientes estaban orientados ligeramente hacia delante y otros hacia atrás.

Esto indicó que los Spinosaurus estaban más cercanos al medio acuático que al terrestre, aunque podían mantenerse en ambos, pero su actividad de caza la realizaban en el agua.

Una de las características más llamativas del Spinosaurus es la gran aleta dorsal que tiene en la espalda, que sobrepasa el metro de altura, otorgando al Spinosaurus un aspecto gigantesco.

En un principio se pensó que podía ser usada para termorregulación de manera similar a como la pudo haber usado el Dimetrodon.

Con el conocimiento de su dieta acuática, se cambió el pensamiento a que pudo ser usada para la natación, de modo que controlase la dirección y ayudase a ser más hidrodinámico. Aunque no cabe olvidar que, como rasgo altamente llamativo, también pudo ser muy coloreada y por tanto usada para la atracción sexual de las hembras en la época de reproducción.

Una característica muy peculiar del Spinosaurus es que las fosas nasales no se encuentran en el extremo del hocico como ocurre no solo con la mayoría de dinosaurios terópodos sino con muchos animales modernos y su lejano parecido con el cocodrilo. Las fosas nasales del Spinosaurus se encuentran cerca de los ojos, prácticamente delante de éstos.

Además se han encontrado en estudios recientes una serie de oquedades denominadas forámenes que conectaban con las cavidades nasales, de modo que podían notar la presión en el agua.

Estos forámenes permitirían notar los cambios de tensión en el agua y el movimiento de animales cercanos, incluso estimando su tamaño para diferenciar entre presa o peligro, actuando como un “sentido del olfato acuático” para el Spinosaurus.

Por tanto, el Spinosaurus poseía unos forámenes muy buenos para detectar animales en el agua, pero sus fosas nasales no podían captar muy bien olores, por lo que su caza se centraba en agua, aunque se han encontrado restos de Iguanodon cercanos a algunos especímenes del terópodo, por lo que se piensa que en vez de haber cazado a este herbívoro de buen tamaño se habría alimentado de su carroña, valiéndose de su tamaño para intimidar a animales más pequeños.

Con todas estas adaptaciones, se ha indicado que el Spinosaurus era un animal principalmente acuático. Su vida se basaba en el agua, aunque podía mantenerse en tierra, como para que la hembra pudiera poner los huevos, o incluso para obtener carroña o descansar.

Habitat del Spinosaurus

Descubrimiento y cambios del Spinosaurus

Los primeros restos de Spinosaurus que fueron encontrados se hallaron en Egipto, de ahí su nombre específico Spinosaurus aegytiacus. Estos restos fueron trasladados al museo de Munich, pero desgraciadamente el museo fue destruido en la Segunda Guerra Mundial, con los restos en su interior.

Los restos de 1915 constaban de dientes, vertebras dorsales, hueso dentario (hueso de la mandíbula) y costillas, aunque no han sido perdidos del todo ya que se mantienen fotografías y representaciones a escala que a día de hoy siguen siendo usadas para la estimación del tamaño y el estudio junto a nuevos restos del Spinosaurus.

Aunque los restos fueron destruidos, en 1915 ya se hicieron algunas estimaciones y representaciones del Spinosaurus, pero no se aproximan mucho a las representaciones actuales.

El Spinosaurus descrito constaba de una aleta dorsal como el actual, pero lo más llamativo es el cráneo que se representó.

Este cráneo era más similar al de un terópodo terrestre de gran tamaño como el Allosaurus que la representación actual más parecida a un cocodrilo, todo ello debido a que solamente se tenía parte de la mandíbula y algunos dientes, por lo que las suposiciones que por aquel entonces hicieron eran hacerlo lo más similar a los dinosaurios que conocían.

Con los restos hallados en Marruecos los años 1996 y 1998, que constaban principalmente de restos de la mandíbula, dientes y cráneo, se pudo hacer una representación más detallada del aspecto de este gigante acuático.

Aunque el material fue “pobre” en un principio, se comparó con los restos hallados del Baryonyx en Inglaterra y del Suchomimus en Nigeria, 2 especies que pertenecieron a la misma familia que el Spinosaurus, lo que permitió obtener una descripción mucho más aproximada del Spinosaurus y un tamaño colosal para los pocos restos que se tenían entonces.

La representación de finales del siglo XX se mantuvo hasta 2014, en la que un nuevo grupo de investigadores hicieron una representación en la que al Spinosaurus se lo representaba como un cuadrúpedo obligado, no como las anteriores que era un terópodo bípedo típico similar al Baryonyx.

Esta nueva representación fue debido a que los nuevos restos, junto a los anteriores y los perdidos, fueron reconstruidos en ordenador de manera tridimensional. En esta representación pudieron observar que la pelvis y las extremidades posteriores eran más pequeñas de lo que se pensaba, por lo que esas extremidades no habrían sido lo suficientemente robustas para aguantar ellas solas todo el peso del cuerpo del terópodo espinoso.

Reconstrucción de un Spinosaurus

Aunque esta representación no es muy aceptada aún, debido a que piensan que han usado restos de varios ejemplares y los han introducido en uno solo, de modo que han creado una “quimera” de Spinosaurus. Es decir, al introducir restos de diferentes ejemplares de un mismo animal, no todo iba a quedar perfectamente equilibrado, ya que algunos restos son más grandes que otros y han podido influir en la representación final.

Aunque también hay otros investigadores que apoyan la hipótesis del Spinosaurus cuadrúpedo. Estos investigadores indican que, aunque el Baryonyx y el Suchomimus fueran únicamente bípedos, los ejemplares encontrados fueron juveniles o de sub-adultos, de modo que los adultos pudieron tener una reducción del crecimiento de las extremidades posteriores de una manera similar a la de otros terópodos como el Albertosaurus.

Además, el Baryonyx y el Suchomimus datan de principios del Cretácico mientras que el Spinosaurus es de finales del Cretácico, por lo que tuvo millones de años de adaptación y pudo haber pasado de una posición bípeda a cuadrúpeda de manera similar a su mejor adaptación al medio acuático.

En un principio, los restos dorsales que actualmente conocemos como la vela dorsal del Spinosaurus, fueron imaginados como una gran joroba.

Con las posteriores reconstrucciones y nuevos hallazgos, la teoría de la joroba del Spinosaurus casi se ha desechado aunque aún hay algunos autores que la apoyan, pero la gran mayoría apoya que la estructura del dorso era en realidad una vela.

Aunque la vela dorsal se haya consolidado como la estructura que poseía el Spinosaurus en la espalda, aún se duda de las funciones que podía tener.

Aunque muchos apoyan que la vela pudo ser para mejorar la natación y dirección, una estructura tan llamativa es principalmente usada para la atracción sexual.

Estudios recientes han encontrado indicios de vasos sanguíneos entre los huesos de las expansiones de las vertebras que dan a la vela, suficientes como para regar la vela pero no para la termorregulación del animal, lo que lleva a pensar que podía cambiar su tono a un color más llamativo para la atracción de las hembras o por la lucha del territorio con otro Spinosaurus u otro terópodo de gran tamaño.

A continuación te dejamos un vídeo sobre el Spinosaurus donde se cuentan algunas curiosidades y cosas sobre este feroz dinosaurio. ¿Esperamos que te guste!