Maiasaura: instintos maternales en la prehistoria

Nombre: Maiasaura
Dieta: Herbívora
Peso: 4,7 toneladas
Periodo: Cretácico Superior
Encontrado en: USA

El Maiasaura fue un género de dinosaurio que habitó en nuestro planeta durante el periodo Cretácico (hace unos 70 millones de años atrás). Se trata de un ejemplar que está clasificado dentro del grupo de los dinosaurios ornistiquios hadrosáuridos.

Este género habría sido capaz de desplazarse utilizando dos de sus cuatro extremidades. Y eso que era relativamente un dinosaurio pesado, de unas 5 toneladas y unos 10 metros de longitud (hay que tener en cuenta que la mitad es debido a la cola).

El Maiasaura es un dinosaurio relativamente popular y conocido, tanto que ha aparecido en la famosa saga de películas Jurassik Park.

¿Quieres saber más? En nuestra página encontrarás una información completa acerca del Maisaura. ¡Sigue leyendo y descúbrelo todo acerca de este dinosaurio herbívoro del cretácico!

Taxonomía del Maiasaura

Reino División Clase Orden Suborden Infraorden Familia
Animalia Chordata Sauropsida Ornithischia Neornithischia Ornithopoda Hadrosauridae
  • El ejemplar pertenece al reino Animalia.
  • Este dinosaurio corresponde al filo Chordata.
  • Su clase es Sauropsida.
  • El animal pertenece al superorden llamado Dinosauria.
  • Su orden es el denominado Ornithischia.
  • El Maiasaura corresponde al sub orden designado Neornithischia.
  • Es parte del infraorden Ornithopoda.
  • Se ubica dentro de la familia denominada Hadrosauridae.
  • Pertenece a la subfamilia Saurolophinae, específicamente a la tribu Brachylophosaurini.
  • Su género es el Maiasaura.

Como ya mencionamos, desarrolló su vida durante el período identificado como Cretácico, precisamente en la etapa superior de éste, lo curioso de todo ello es que cuando se realizó el primer gran hallazgo de este enorme ejemplar se lograron encontrar también un grupo enorme de nidos.

Por ello al lugar se le conoce hoy en día por muchos grandes y prestigiosos científicos, como la famosa Montaña de los Huevos, la cual se encuentra situada obviamente en la primera potencia del mundo.

Desde entonces todo el mundo científico de la Paleontología llegó a reconocer su error sobre el hecho de que los ejemplares de grandes dimensiones no se encargaban de brindarle el alimento necesario a sus crías, ahora todos saben que ciertamente ocurre de ese modo, comprobado por el último hallazgo que acabamos de mencionar en el párrafo anterior.

Características del Maiasaura

Este singular ejemplar podía llegar a alcanzar un largo de más de 10 metros, cuyo volumen podía ser como máximo de 3 toneladas. Por otro lado, la estructura ósea y la posición de aquella nos parece indicar claramente que este animal tenía la gran capacidad y habilidad de poder desplazarse desde un punto hacia otro con la utilización de solo dos de sus extremidades.

De igual forma, una de las partes de este enorme ejemplar era su cola, la cual cumplía una función realmente necesaria, la de mantener el equilibrio mientras este espécimen se encargaba de desplazarse de un lugar hacia otro.

Descripción Maiasaura

Otro detalle que conocemos acerca de esta extraña criatura es que usaban su forma bípeda para poder alcanzar los vegetales que se encontraban a una altura mucho más considerable, de este modo el alimento para ellos estaba siempre disponible, no obstante, también se sabe que pudieron usar sus cuatro extremidades para poder colocarse en una posición que les permita alimentarse de vegetales que se encontraba en alturas poco prominentes.

Alimentación del Maiasaura

Como ya adelantamos anteriormente, este enorme animal basaba su principal alimentación en el consumo de vegetales, entre los cuales podemos mencionar a algunas frutas y semillas, no obstante se sabe que también era muy frecuente que el animal escogiera de cual fruto o semilla comer.

Además de ello, este raro ejemplar utilizaba su dentadura sólida y resistente, la cual conservaba la forma del pico que poseía, el que era bastante similar al de los animales que hoy en día conocemos como patos, un pico bastante común en los ejemplares conocidos como hadrosáuridos, dicha dentadura la usaban de forma frecuente para poder hacer trizas al alimento y posteriormente digerirlo con mucha mayor comodidad.

¿Sabías qué?...
Lo curioso de su estructura es que precisamente en la zona del cráneo este animal enorme poseía una extraña prominencia conformado por tejido óseo de igual forma, esta extraña prominencia se situaba justo por encima del par de cuencas que albergaban los elementos visuales del animal.

Otro interesante dato de este ejemplar es que se afirma que para que desarrollase una buena plena y con buena salud, este al menos debía de comer una cantidad de casi 100 kilogramos de alimento vegetal, una cantidad realmente ridícula pero necesaria.

 Historia del Maiasaura

El principal hallazgo del Maiasaura fue efectuado por un sujeto conocido como dinosaurios Jack Horner, quien resultó ser en realidad uno de los mejores científicos de la Paleontología, y quien además fue el individuo que participó de forma activa en una de las películas de dinosaurios más famosas de todos los tiempo, la súper conocida Parque Jurásico.

Historia del Maiasaura

Este gran científico, conjuntamente con el prestigioso Makela, se encontraban explorando una formación rica en vestigios prehistóricos, una formación identificada bajo la denominación de “Dos Medicinas”, situada en Montana, precisamente un año antes de llegar a la década de 1980.

¿Sabías qué?...
Fue en esa formación que encontraron vestigios de este enorme ejemplar, en ese entonces le brindaron la denominación de Maiasaura debido a la buena reputación que este animal tenía como madre, ya que se hallaron una serie de nidos cerca del lugar.

Estos nidos tenían la característica de ser en realidad depresiones de tamaño medio que se encontraban en el barro, tenían forma ovalada y albergaban en su interior un conjunto de cáscaras de huevo que se encontraban fracturadas.

Este detalle nos indica que los Maiasaura cuidaban de su descendencia hasta que estos pequeños ejemplares puedieran desarrollar su vida de forma independiente sin ningún tipo de problema, aunque en un principio existieron diversas conclusiones equivocadas sobre esta situación.

Lo realmente interesante del hallazgo de estos famosos nidos es que se encontraron ejemplares del mismo dinosaurio de casi todas las edades, esto permitió a toda la comunidad científica realizar una extensa y fructífera labor de investigación, llegando a diversas conclusiones que hoy en día se exponen en diversos museos y diferentes universidades en todo nuestro planeta, un hallazgo que resultó ser uno de los más importantes en toda la historia de la Tierra.

Se cree además, por el mismo hecho, que este ejemplar se agrupaba en manadas para poder protegerse de cualquier amenaza, ya sea que esa amenaza signifique el clima o algunos otros depredadores que deseaban alimentarse de ellos o de sus crías.

Por ello mismo realizaban un recorrido por largos y extensos territorios para luego volver al lugar inicial en el que nacieron y criar a su descendencia, es así como el proceso o ciclo se repetía de forma incansable una y otra vez, los nuevos y jóvenes ejemplares reemplazaban a los antiguos y nuevamente todo empezaba desde cero.

Sobre sus sólidas defensas podemos decir que este animal contaba dentro de su repertorio una serie de recursos que le ayudaba a protegerse del acecho de otros feroces depredadores, uno de estos recursos era la veloz huida para evitar convertirse en el alimento de otro dinosaurio más fuerte, otro de los recursos era que increíblemente este dinosaurio tenía la capacidad de poder camuflarse con el ambiente en el que se encontraba, de este modo los depredadores no podían detectar sus presencias de casi ningún modo.

Además de ello, se ha llegado a conocer que este animal era acompañado por los demás miembros de su familia, los cuales incluso se ha detallado que pudieron llegar a ser miles, una cifra exacta que los científicos han podido determinar es la de 10 mil, un detalle que realmente ha logrado sorprender a más de un investigador, debido a que se trataría de una de las mayores aglomeraciones de animales en toda la prehistoria.

Por otro lado, se ha podido demostrar también que estos ejemplares se encargaban de la crianza de sus descendientes gracias a la fabricación de nidos que ellos mismos realizaban, pequeños lugares en los que sus propios hijos estarían mucho más seguros, muy bien protegido de las desfavorables condiciones climáticas que podrían llegar a darse como de otras amenazas que existían en aquel tiempos.

Estos lugares que conocemos particularmente como nidos, se encontraban dispuestos uno del otro a una distancia de más de 700 centímetros, esto quiere decir que todos estos pequeños hogares se encontraban también muy cercanos, sobre la profundidad de estas construcciones podemos ver que era de unos 200 centímetros, lo cual le daba la apariencia de un cráter, una depresión que había sido cavada por estos increíbles especímenes.

Dentro de cada nido probablemente habrían alcanzado más de tres o cuatro decenas de huevos, y todos estos se pudieron haber encontrado en posiciones bastante bien ordenadas, los huevos estaban colocados en un orden con forma de círculo, además de que se ha podido determinar que el tamaño o las dimensiones de estos elementos eran similares a los huevos de los avestruces.

dibujo-maiasaura

En este punto tal vez muchos de ustedes se preguntarán cómo es que estos huevos llegaban a desarrollarse, lo que llegó a suceder es que en realidad estos elementos llegaron a ser incubados debido a las condiciones climáticas y a las circunstancias ambientales de aquel tiempo.

De hecho estos especímenes se encargaban de colocar una serie de productos vegetales en el propio para que luego el propio calor intenso que existía en aquel territorio llegue a facilitar la tarea de calentar dicho elemento, de tal forma que ninguno de los especímenes tendría que sentarse en dicha estructura para brindarle su calor corporal.

Sobre este ejemplar además, se ha podido conocer que cuando era un ejemplar de muy pocos meses de edad, las extremidades que presentaba no se encontraban desarrolladas en su totalidad, por lo tanto la habilidad de caminar o de desplazarse de un lado hacia otro era en realidad solo un deseo para este ejemplar.

Otro científico llegó a interpretar y extraer más datos sobre los vestigios de estos ejemplares, y llegó a dar a conocer que utilizaron sus elementos dentales desde muy pequeños, por lo que podemos deducir que los padres de dichos ejemplares les proporcionaban comida mientras ellos no podían moverse hacia otros lugares para buscarla por ellos mismos, algo que tiene mucho sentido si analizamos todo el cuadro en general.

Estos pequeños y jóvenes dinosaurios llegaron a medir un total de 16 centímetros, mientras que algunos otros alcanzaban el tamaño de 58 centímetros tan solo en unos meses, por lo que cuando llegaba a tener dicho tamaño probablemente el ejemplar se disponía a dejar el nido para poder hacer su propia vida de modo independiente, aclarando que eran muchos los que llegaban hasta ese punto de su vida, siendo pocas las muertes o pérdidas en este tipo de dinosaurio.

Siendo así que eso sucedía tan solo en algunos géneros que tenían la sangre caliente, debido a ello es que la tasa de mortandad era relativamente baja en comparación con otros dinosaurios de aquella época.

Por  otro lado, estos descendientes de Maiasaura también presentaban diversas diferencias en cuanto a sus características físicas, si les comparaos con un ejemplar que ha llegado a la madurez total, un Maiasaura joven probablemente contaba con unos elementos oculares de mayor dimensión y sobre todo la zona del hocico no se encontraba tan desarrollada como la zona del hocico de un adulto, toda una serie de especificaciones que en realidad son propias de criaturas que viven con sus padres durante un buen tiempo, para lograr la meta de la independencia y la supervivencia.

Otra de las características de este ejemplar era que su columna vertebral se encontraba dispuesta en forma de arco, además de que la zona de su cuello tenía la forma de la letra “U”, esta última cualidad sí era bastante similar a la de los especímenes adultos, pero no lo que mencionamos acerca de la columna.

Como es de suponerse la consistencia del animal no era tan importante y sus huesos no eran ten resistentes durante sus primeros meses de vida, no obstante, poco a poco iban adquiriendo mayor envergadura para lograr tener más resistencia y salir del nido finalmente.

Otro detalle más que podemos conocer de esta famoso ejemplar es que los padres se encargaban de llevar el alimento vegetal al nido, eso ya habíamos mencionado, pero lo que faltó detallar es que estos también se encargaban de masticar dicho alimento para que el hijo pudiera comerlo sin ningún tipo de problema.

De este modo se ha podido encontrar elementos dentales desgastados en los padres demostrando lo mencionado anteriormente, esto pasaba sobre todo cuando se trataba de vegetales de una consistencia muy rígida, ya que el alimento que ellos preferían, el de menor rigidez, no siempre se encontraba disponible en el territorio en el que desarrollaban su existencia, por lo tanto, las circunstancias podían ser muy difíciles para ellos.

Por otro lado, se ha llegado a suponer, lo cual indica que aún no está demostrado, que estos especímenes llegaban a realizar turnos de vigilancia durante la noche, para evitar las amenazas de otros maléficos depredadores que habitaban el lugar con el objetivo de comerse los huevos y a sus crías, por lo que podemos ver que se trataba de una estructura social muy organizada la de estos magníficos dinosaurios que cada vez más nos siguen sorprendiendo.

Otro dato que se ha llegado a comprobar es que estos jóvenes dinosaurios lograban crecer el doble de su tamaño inicial en un lapso de tiempo bastante corto, un lapso que solo consistía en 28 días aproximadamente, en aquel lapso de tiempo las extremidades tanto superiores como inferiores lograban ganar mucha más fortaleza e incluso la zona de la cadera empezaba a modificarse, todo ello con el único objetivo de que luego puedan desplazarse de forma independiente sin ningún tipo de problemas.

También se ha llegado a saber debido a últimos estudios científico, que estas criaturas jóvenes llegaban a salir del nido solo en ciertos momentos, cuando se encontraban acompañados de uno de los progenitores.

De ese modo el animal podía prepararse para lo que en algún momento tenía que enfrentar solo, y es que en tan solo unos meses este dinosaurio tendría que buscar el alimento necesario de forma totalmente independiente, pero mientras tanto lo hacía con la ayuda de otro dinosaurio adulto.

Cuando este animal llegaba a tener más de 20 meses de edad su longitud ya era bastante considerable, sobrepasando incluso los 300 centímetros, cabe resaltar que a la edad de 4 años ya se le considera como un animal adulto, en plena etapa de la madurez.

Un comportamiento habitual en estos dinosaurios Maiasaura es que precisamente la hembra se encargaba de regresar cada año al mismo territorio en el que se encontraban los nidos construidos, con el mismo objetivo de seguir perpetuando la especie, seguir poniendo huevos y criando a sus crías hasta que ellas anduvieran por sí solas en dichos territorios.

Por último, cuando estos animales alcanzaban la edad de la madurez, sabían que tenían que marcharse hacia otro lugar para evitar quitar el alimento a los demás miembros de su manada, por lo que tenían que conformar sus propias manadas en otros lugares muy lejanos, de ese modo el ciclo se llegaba a repetir de forma innumerable y se ha podido encontrar miles de restos en diversas zonas geográficas.

Aquí nos despedimos de este artículo puesto que ha llegado a su fin. Aun así, por si quieres repasar los datos básicos de este peculiar dinosaurio, te dejamos con un video del Maiasaura a modo de resumen: