Megalania: el carnicero más antiguo

Nombre: Megalania
Dieta: Carnívora
Peso: 1,6 - 2 toneladas
Periodo: Pleistoceno - 40 000 años atrás
Encontrado en: Australia

Un gigantesco ejemplar que tiene por denominación oficial la de Megalania, una palabra que también proviene del mismo griego, al igual que otros nombres de animales prehistóricos y que su significado vendría a ser algo parecido a “gigantesco deambulante” o “errante grande” o “gran errante”.

Habitó en nuestro planeta durante lo que conocemos como la Era Cenozoica (la actual) y dentro de esta era, vivió en el periodo cuaternario (la más reciente).

Aunque también ha sido conocido bajo su otro nombre sinónimo, el cual es el de Varanus priscus, este animal resulta estar colocado dentro de una interesante familia identificada como Varanidae, y como ya mencionamos resultaba ser un animal de tamaño exorbitante.

El territorio en el que se encontró a este ejemplar es lo que hoy en día conocemos como el país de Australia, dentro del alejado continente de Oceanía, precisamente en la región meridional de dicha nación, y además se ha llegado a conocer que el ejemplar habitó en este territorio hace unos 40 mil años, a mediados del Holoceno.

Por este gran motivo es que se cree que las primeras personas que vivían en ese lugar tal vez tuvieron la suerte o la mala suerte de haber convivido con estos enormes ejemplares que realmente resultaban ser muy imponentes.

Taxonomía del Megalania

Este animal recibió dicha denominación gracias a un afamado científico e investigador conocido bajo el nombre de Richard Owen, y como ya mencionamos su significado era algo que hacía referencia a la característica de errante que ese animal presentaba, además de que también hacía referencia al gran tamaño que este ejemplar poseía.

Para poder colocar el nombre a este animal, el propio científico tuvo que realizar algunas deformaciones a ciertas palabras de origen griego, y debido a ello a que estas palabras griegas se confunden con otras palabras de origen latín y en diversas ocasiones la traducción a los idiomas actuales han sido confusas, incluso llegaron a pensar que dicha la palabra “lania” hacía referencia a una palabra latina, la cual significaba “carnicero”.

  • El Reino de este ejemplar es Animalia
  • El Filo de este espécimen es el de Chordata
  • La Clase de esta criatura es Sauropsida
  • El Superorden de este ejemplar es Lepidosauria
  • El Orden de este espécimen es Squamata
  • El Suborden es el de Lacertilia
  • El Infraorden es el de Platynota
  • La Familia de este animal es Varanidae
  • Una de las especies es M. prisca

Megalania dentro de la Megafauna

Cuando decimos que este animal pertenecía a la megafauna nos estamos refiriendo a que se trataba de un animal de grandes dimensiones, de hecho la propia palabra “mega” proviene del griego, la cual significa grande, y el término fauna tiene su origen o raíces latinas, la cual viene a significar algo parecido a “animal” o “animales”.

habitat-megalania

Pero para poder conocer que un animal antiguo sea considerado dentro de este grupo de la megafauna hay que tomar en cuenta que este debe tener al menos una tonelada en cuanto a su masa.

Pero también debemos tener en cuenta que según científicos se les considera dentro de la megafauna a todos aquellos individuos cuyo peso sea superior a los 100 kilogramos, algo que desencaja un poco con lo de “grande” debido a que hasta un ser humano puede alcanzar ese volumen en su vida, por ello la anterior referencia es tomada en cuenta con más frecuencia en el mundo de la ciencia al clasificar a todo tipo de animales.

Sin embargo, cuando un científico se refiere a que un animal es un miembro de la megafauna se está refiriendo seguramente a un ejemplar que resulta tener una dimensión mayor que la de nosotros los seres humanos, y que además estos ejemplares no se encuentren domesticados.

Estos individuos colocados dentro de la megafauna los asociamos directamente con todos los ejemplares que vivieron durante un período conocido como Pleistoceno, y algunos a principios y mediados del Holoceno, aquellos animales de gran tamaño, entre los cuales podemos mencionar por ejemplo al mamut y a otro cuyo nombre es el de gliptodontes.

Además de todo ello, en textos de índole científica también se ha usado este término para dar a conocer a otros animales grandes pero no precisamente demasiado grandes, como por ejemplo las jirafas e incluso algunos alces, estos también fueron considerados como parte de la megafauna a pesar de que sus tamaños no sean tan considerables como el de los mamutes u otros mamíferos prehistóricos.

Tal vez los elefantes si se encuentren dentro de lo que nosotros asociamos como megafauna, pero si comparamos a un elefante con un mamut probablemente el elefante se vea como un ejemplar diminuto, lo mismo puede llegar a suceder con los cóndores y otros ejemplares que se han mencionado que forman parte de esta famosa y polémica megafauna.

Descripción del Megalania

Hasta el momento no existe ninguna estructura ósea completa que hubiera podido ser hallada y que perteneciese al gran Megalania, debido a este detalle es que los estudios y análisis han sido mucho más complicados en comparación con el estudio de otros animales de la misma época que también formaron parte de la megafauna.

Descripción Megalania

No obstante, los científicos trataron de realizar algunos cálculos teniendo en cuenta y partiendo como base de los restos fósiles que tenían a su alcance, logrando determinar de forma aproximada que este ejemplar no pudo sobrepasar los 700 centímetros de longitud, mientras tanto su peso no pudo ser mayor a los 620 kilogramos.

Esas medidas fueron publicadas de forma oficial hace algunos años, pero existen estudios recientes que poco a poco van arrojando nuevas luces y existe el rumor de que esas proporciones se encuentren totalmente equivocadas.

Tanto es así que ya en nuestro siglo, en el año 2002, Stephen Wroe se encargó de indicar que la verdadera longitud de este animal no pudo ser mayor a los 450 centímetros, a diferencia de los 700 mencionados anteriormente, y que su peso era poco más de la mitad de lo que se había pensado de modo inicial, en total unos 331 kilogramos.

De igual forma este investigador se encargó también de criticar las malas metodologías que los científicos de siglos pasados utilizaban para determinar el tamaño de los objetos de estudio, por lo que recomienda tomar este detalle en cuenta y volver a realizar estudios usando las nuevas tecnologías e incluso tomando en cuenta las nuevas metodologías, las cuales terminan siendo más exactas y mucho más eficientes.

Este artículo ha llegado a su fin. Aquí nos despedimos aunque no sin antes dejarte con un video sobre el Megalania realmente explicativo e interesante y que esperamos que sea de tu agrado 😉