Encontrada la cola fosilizada de un dinosaurio en ámbar (impresionante)

¡Vaya un hallazgo! Se ha encontrado la cola de un dinosaurio en ámbar y de la forma más simple ¡en un mercadillo de ámbar! Seguro que te has quedado helado, no ya por el gran hallazgo de la cola de un bebé dinosaurio, sino por el lugar y la forma en la que se ha encontrado.

cola de dinosaurio en ambar

Si eres un apasionado del mundo de los dinosaurios seguro que algo has oído, si por el contrario todavía no te ha llegado la noticia aquí te lo desvelamos…

También te puede interesar: Lista de dinosaurios completa

El hallazgo de la cola de dinosaurio

La responsable de este histórico hallazgo fue el doctor Lida Xing de la Universidad de Geociencias de Beijing, China, quien iba paseando por el mercado de Myitkyina, en Birmania, cuando encontró el fósil el cual se vendía como una joya o curiosidad.

Y aunque el hallazgo tuvo lugar en 2015 ha sido el pasado diciembre cuando se hizo eco la noticia a raíz de la publicación de el propio doctor y de la Universidad de Bristol, siendo divulgado por la revista científica de biología Current Biology.

¿Y qué contenía finalmente el ámbar?

Pues nada más y nada menos que un bebé de celurosaurio, bueno, mejor dicho la cola de un Celurosaurio que mide unos 3,6 cm y de ahí se ha calculado que la cría tendría el tamaño de un gorrión, más o menos.

El Celurosaurio es un terópodo que vivió en el Cretácico hace unos 99 millones de años. Es un dinosaurio carnívoro de tamaño mediano en su edad adulta y poco más se sabe de él.

Pero volviendo al ámbar encontrado… Se le ha realizado un estudio bajo microscopio y tomografía computarizada y los resultados obtenidos han sido realmente ¡asombrosos!

Y es que sorprendentemente, además de los pequeños huesos y las plumas que fue lo que le llamó la atención realmente del doctor Xing para hacerse con la pieza, se han conservado en el ámbar la carne y la piel.

Pero es que además las pruebas realizadas han acabado revelando que se trata de un dinosaurio, eso sí con plumas, y no de un ave.

plumas celurosaruio en ambarSe llega a la conclusión de que es un dinosaurio por la disposición de las ocho vértebras que forman la cola hallada, resultando ser ésta flexible y estar rodeada por las plumas.

Otro dato que demostraría que es un dinosaurio es que estas plumas tienen un eje central o raquis muy bien definido, algo que no tienen las aves actuales.

Se estima además por la tomografía que el color de la cola en la parte superior sería de un color marrón o tono oscuro, mientras que en la parte inferior tendría un color blanco o lo que vendría a ser un tono de color claro o suave.

También en este ámbar se ha podido detectar en el tejido blando que rodea a los huesos hierro ferroso; esto sería debido a la descomposición de la hemoglobina de la sangre.

¿Sabías que...?
Desde 2013, tanto el doctor Xing como sus compañeros visitan de forma asidua los mercados de ámbar que hay en Myitkyina y Tengchong, en China, de manera que van sugiriendo al Instituto Dexu de Paleontología que vaya comprando más piezas de ámbar a través de joyerías.

Y es que el ámbar es un conservante magnífico a través del cual se han llegado a conocer invertebrados que quedaron fosilizados en el interior de esta preciada resina.

Otras curiosidades del ámbar

Que las hay…

En este ámbar en cuestión hay otra curiosidad, que seguro te ha parecido verla en la imagen. No te lo querías creer, pero lo has visto muy bien. Sí, hay un par de hormigas y pertenecen a una especie ya extinta, la Sphecomyrminae, y que vivió también en el Cretácico.

Y en la Península Ibérica, concretamente en Teruel y Álava, también se ha encontrado ámbar con plumas de dinosaurios, que se estima pertenecerían a avianos. Aunque en este caso hay que reconocer que en ninguno de los hallazgos encontrados en estas localizaciones han aparecido unas plumas con una conservación tridimensional tan clara que permitan ver las características morfológicas de las plumas y su colocación en la cola como el caso que nos ocupa.

Conclusión

alas de dinosaurio en ambarComo ya hemos dicho el ámbar o resina fosilizada es el mejor conservante para luego ser capaces de estudiar con mayor profundidad los fósiles que se encuentran en su interior.

Aunque en algunas ocasiones sea muy difícil llegar a determinar con toda la certeza de a qué dinosaurio corresponde la pieza encontrada, como por ejemplo, ya ha sucedido con unas pequeñas alas que también encontró el doctor Xing en la zona de Birmania, y que bautizaron como “Alas de Ángel”.

Hay que especificar que la zona de Birmania es muy rica en ámbar. Para puntualizar más diremos que la gran mayoría de los fósiles de ámbar proceden de las minas del Valle de Hukawng en el Estado Kachin, al norte de Birmania. Una zona que por desgracia lleva en conflicto más de cincuenta años, lo que supone el gran problema de no tener una regulación implantada sobre la extracción de ámbar, de ahí que todo lo que se obtiene se vende sin más y es utilizado como joyería y decoración.

El problema de esta venta “al por mayor” es que, por ejemplo, se pierden insectos y plantas fosilizadas que están en el interior del ámbar, porque son pulidas y cortadas sin miramiento; y es que para el joyero son una impureza que resta valor a la pieza, mientras que para el paleontólogo son todo un hallazgo y una riqueza de sabiduría y conocimiento de la época del Cretáceo, por ejemplo.

Pero no vamos a ser negativos y de momento y hasta que eso se pueda arreglar y regularizar, nos quedamos con la buena noticia de este nuevo descubrimiento realizado en China por el doctor Xing, su equipo y colaboradores con la que se podrá conocer un poquito más a los dinosaurios, su evolución y sus características y en este caso en especial además se podrá conocer un poco más el periodo del Cretácico.