Evolución de los vertebrados – Los primeros peces

Desde que apareció el pequeño Myllokunmingia fengjiaoa por los océanos no cesó su cambio y evolución. Era un pez pequeño, una presa, pero eso cambiaría.

Aumentó de tamaño, pero no de manera descomunal, pues las aguas seguían subyugadas por artrópodos gigantes. Se diferencian dos tipos de peces, pero no aparecieron al mismo tiempo: los condrictios (“chondrictios” – esqueleto cartilaginoso) y los osteíctios (esqueleto óseo).

Es un error frecuente pensar que los condrictios como los tiburones aparecieron primero, pensando que un esqueleto cartilaginoso al ser más flexible que uno óseo es más frágil y menos “evolucionado”, pero es todo lo contrario: los condrictios aparecieron después. Como se indicó en el anterior artículo, a partir de los peces se comienza a dividir los vertebrados en agnatos y gnatostomados (sin y con mandíbulas, respectivamente). Esta es una de las razones de por qué los condrictios aparecieron más tarde (son gnatostomados).

También te puede interesar: Lista de dinosaurios completa

De nuevo con los osteíctios, los que surgieron a partir de Myllokunmingia fengjiaoa seguían sin poseer una mandíbula pero desarrollaron un gran cráneo duro, eran los ostracodermos. Este duro cráneo le protegía el encéfalo, pero le impedía subir o nadar a grandes velocidades, lo que le hacía presa fácil frente a los grandes artrópodos que poblaban los mares.

CEFALOSPIDOMORFOS

Varios millones de años después, en el período conocido como Carbonífero, los osteíctios desarrollaron una mandíbula, siendo los primeros agnatos, y dieron lugar a los placodermos. Esta mandíbula era muy rudimentaria, no poseía dientes sino unas protuberancias afiladas de las placas que la formaban. Estos peces poseían no solo una mandíbula real, sino que casi toda la parte troncal estaba formada por placas óseas, de ahí su característico nombre. Estas placas formaban un gran caparazón, pero no como el de artrópodos sino que era articulado, permitiendo un movimiento entre las placas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con este avance, pasaron de ser presa a depredador. Para ser el depredador no solo es necesario una mandíbula, necesita músculos potentes que controlen el movimiento, por lo que su tamaño aumentó y sus necesidades alimenticias también, obligando a algunos grupos de artrópodos a huir a otro medio (el terrestre), convirtiendo así al Carbonífero en el período de conquista acuática de los vertebrados y conquista terrestre de los artrópodos.

dinichtysbritish

Los agnatos radiaron, dieron gran variedad de peces y desarrollaron los dientes. Pero no solo desarrollaron dientes, sino que la estructura ósea de las aletas era diferente entre grupos. Podemos diferenciar hasta tres tipos de estructura de las aletas:

  • Monobasal biseriado. Una base ósea larga que ocupa toda la aleta
  • Pluribasal. Una base ósea grande y pequeñas bases de las que surgen las radiaciones de la aleta
  • Monobasal dicotómica. Una base de la que surgen 2 huesos, así continuamente

Esta diferencia es importante, ya que de uno de ellos va a surgir la pata andadora de los tetrápodos, de los futuros animales terrestres

Pero eso, queridos lectores, es otra historia.