Pterodactylus: un alado de la prehistoria

Nombre: Pterodactylus
Dieta: Carnívora
Peso: 3 a 10 libras
Periodo: Jurásico
Encontrado en: Sudáfrica y Europa

El Pterodactylus fue un género de reptiles que habitaron en nuestro planeta durante el periodo Jurásico (hace unos 150 millones de años aproximadamente). Este género está clasificado dentro de los reptiles pterodáctilos.

Este género habría tenido un tamaño pequeño, propio de las aves. Los adultos medían aproximadamente un metro y medio de largo o algo menos. En cuanto a su peso habría sido entre el kilo y los cuatro kilos.

El Pterodactylus poseía una estructura de dientes bastante peculiar, siendo los centrales muy largos y haciéndose los dientes cada vez más pequeños en forma de harmónica.

Si te ha resultado interesante… Debes saber que a continuación encontrarás una información sobre Pterodactylus muy completa. ¡Descúbrelo todo acerca de este reptil carnívoro del Jurásico!

Taxonomía del Pterodactylus

  • Este espécimen pertenece al Reino de Animalia.
  • Este animal se encuentra dentro del Filo Chordata.
  • La Clase de este ejemplar es Sauropsida.
  • El Orden de este animal es Pterosauria.
  • El Suborden de este espécimen es Pterodactyloidea.
  • La Familia de este individuo es Pterodactylidae.

Descubrimiento del Pterodactylus

Este animal resulta estar colocado dentro de los pterosaurios, y resultan ser uno de los géneros de mayor fama en nuestra cultura actual, además de ello resulta ser el primero de todos los reptiles voladores que fueron descubiertos.

Dibujo de un Pterodactylus

Los vestigios de este ejemplar fueron hallados en Baviera, en las calizas de Solnhofen de la formación con mismo nombre, Alemania.

Dichos restos encontrados pertenecen al período Jurásico, esto equivale a decir a que este ejemplar desarrolló su vida hace más de 150 millones de años, en un territorio situado en lo que hoy pertenecería al continente europeo, aunque también se han encontrado diversos vestigios en África.

Este género basaba su dieta en el consumo neto de carne de pescado, aunque los científicos tampoco descartan la posibilidad de que también se haya alimentado de otros animales terrestres de reducido tamaño.

Además de ello, al igual que sucedía con otros ejemplares considerados también como pterosaurios, las alas se encontraban en realidad provistas de una membrana muscular, de igual forma la piel que cubría dichas alas se llegaba a distribuir desde el dedo número 4 hasta el final de las extremidades.

De modo adicional también se pudo detectar diversas fibras de colágeno y queratina, precisamente en los bordes de las alas.

Desarrollo biológico del Pterodactylus (referido a grupos de edades)

De igual forma que en otros ejemplares conocidos como pterosaurios, el animal protagonista de nuestro artículo era diferente dependiendo de la edad en el que estaba, por ello mismo se ha llegado a saber que los elementos óseos que conformaban las extremidades disfrutaban de tamaños diferentes de acuerdo a la edad del animal.

De igual forma sucedía con otras regiones de su estructura, como por ejemplo el cráneo e incluso el tamaño de los dientes. Pero las variaciones no solo se podían ver gracias al tamaño sino también a la forma de estos elementos, incluso el número de dientes era mayor cuando este animal llegaba a la cúspide de su madurez.

habitat-pterodactylus

Incluso se ha podido dar el caso de que en varios años se ha tomado a algunos especímenes de este animal que no habían llegado a la edad madura como si se tratara de otra especie e incluso de otro género, y es que las variaciones en algunos casos pueden ser considerables,  un ejemplar joven podría ser muy distinto de un ejemplar adulto, es por eso que las confusiones no eran escasas.

Dicho esto, en la actualidad se ha vuelto a revisar los elementos óseos que pertenecen a este género en distintas edades, se han estudiado nuevamente distintos individuos que tenían diferentes edades, y debido a esto es que se ha logrado definir tan solo una especie que es considerada como válida en el mundo de la Paleontología, especie que recibe el nombre de Pterodactylus antiquus.

Además de  ello se ha podido conocer que los individuos que tenían menos años contaban con elementos dentales escasos, en total eran tan solo decena y media de dientes, además de que la forma de la base de estos mismos elementos era mucho más amplia a diferencia de los elementos dentales de los ejemplares adultos. En estos ejemplares adultos podemos ver que existen más de nueve decenas de elementos dentales, los cuales también resultaban ser mucho más estrechos, sobre todo la base de estos dientes.

Es por todo ello que los científicos han tomado la decisión de dividir a estos animales de acuerdo a sus edades, y es que resulta fundamental establecer este tipo de diferencias para luego no confundirlos con otras especies del mismo género.

En un grupo tenemos los Pterodactylus que presentan un pequeño cráneo que no alcanzaba el medio metro de longitud.

En otro grupo aparecen los ejemplares de mayor envergadura en la que el cráneo resultaba ser el doble del tamaño que los del grupo anterior, casi un metro de longitud.

Debemos dejar en claro que ambos grupos de animales siguen siendo todavía especímenes jóvenes.

El error que se cometió hace muchos años era considerar que el primer grupo que mencionamos eran los ejemplares de menor edad, mientras que el segundo grupo eran en realidad los especímenes maduros, y es que luego de haber realizado una serie de estudios científicos se llegó a confirmar de que estos animales considerados como adultos no lo eran en realidad, debido a que todavía se encontraban en una etapa juvenil por la corta edad que tenían.

Y en un tercer grupo aparece la especie válida antes mencionada, Pterodactylus antiquus. En este grupo también podemos encontrar a otros ejemplares de gran tamaño que en principio se creyó que eran otra especie, ahora totalmente invalidada, la cual recibió el nombre de Pterodactylus kochi.

Lo que es realmente curioso es que incluso este grupo ahora se encuentra considerado como un grupo compuesto por ejemplares jóvenes, ya que todavía no se encontraban en la cúspide la madurez.

No se han hallado ejemplares en la etapa cúlmen de madurez (el tercer grupo son jóvenes sub-adultos como mucho), y se sabe debido a la “calidad” de los huesos y las porosidades que estos presentan (cuanto más cementado y menos porosidades presente, más joven es el ejemplar).

Esperamos que hayas disfrutado tanto del artículo como nosotros escribiéndolo. Aquí nos despedimos y te dejamos con un vídeo sobre el Pterodactylus… ¡Esperamos que te guste!