Apatosaurus: un animal de muy largo cuello

Nombre: Apatosaurus
Dieta: Herbívora
Peso: 38 toneladas
Periodo: Jurásico Tardío
Encontrado en: USA

El Apatosaurus fue un género de dinosaurio realmente grande y pesado que habitó nuestro planeta durante el jurásico tardío. Este pesado y enorme dinosaurio se ha clasificado dentro del grupo de los dinosaurios saurópodos diplodócidos.

Este género habría tenido unas dimensiones realmente grandes, con una altura nada despreciable de 4,5 metros y una longitud de 23 metros. Además, lo realmente destacable de este dinosaurio es que podría haber pesado hasta 38 toneladas. Este último dato sin duda le posicionaría dentro de un posible ranking de los dinosaurios más pesados que han existido.

Si te ha parecido interesante esta breve presentación… A continuación encontrarás la información completa del Apatosaurus. ¡Quédate aquí y descúbrelo todo acerca de este dinosaurio herbívoro del jurásico!

Taxonomía o clasificación

Familia Infraorden Suborden Orden Clase División Reino
Diplodocidae Sauropoda Dinosauria Saurischia Sauropsida Chordata Animalia
Es la siguiente:

  • Reino: Pertenece al reino Animalia
  • Filo: Chordata
  • Clase: Sauropsida
  • Suborden: Dinosauria
  • Orden: Saurischia
  • Suporden: Sauropodomorpha
  • Infraorden: Sauropoda
  • Superfamilia: Diplodocoidea
  • Familia: Diplodocidae
  • Subfamilia: Apatosaurinae
  • Género: Apatosaurus

Historia del Apatosaurus

Un detalle no menor de este animal es que el hallazgo representó para el mundo de la Paleontología un hallazgo sin igual, se logró encontrar una estructura completa por primera vez, un detalle que llevó a los científicos a mostrar dicha estructura ante todo el público, un hecho sin precedentes hasta ese tiempo.

¿Sabías qué?...
Sobre los elementos vertebrales podemos decir que los que estaban situados en el cuello y los elementos óseos que se hallaban en las extremidades, disfrutaban de una mayor longitud y un volumen mucho más considerable, si le comparamos con otro ejemplar denominado de modo oficial como el diplodoco.

Los vestigios de este espécimen fueron hallados en un lugar denominado bajo el nombre de Cantera Quarry, además de que se han encontrado también otro conjunto de restos en estados como el de Wyoming y el estado denominado como Colorado.

No obstante, según recientes noticias se han llegado también a encontrar algunas otras estructuras en otros estados de los Estados Unidos de América, como por ejemplo Utah e incluso el gran estado de Oklahoma.

Características del Apatosaurus

Descripción del Apatosaurus

Este animal necesitaba sus cuatro extremidades para poder moverse de un lugar hacia otro, además de ello contaba con un cuello de gran longitud como ya habíamos podido señalar, su cola disfrutaba de un tamaño también considerable e incluso gozaba de la forma de un gran látigo, con el que seguramente podía golpear a sus enemigos más frecuentes de un modo u otro, causando daños o heridas graves.

Sobre sus extremidades situadas en la zona delantera, podemos observar claramente que estas disfrutaban de un tamaño menor en comparación con las extremidades de la zona trasera.

¿Sabías qué?...
Este ejemplar realmente era enorme, se encuentra dentro del registro de dinosaurios de mayor tamaño de toda la historia de nuestro gran planeta, de hecho se ha llegado a calcular que este ejemplar gigantesco llegaba a tener una altura de casi 450 centímetros solo hasta la zona en la que se encuentra ubicada la cadera, una dimensión majestuosa.

Todas estas cifras y cálculos acerca de la verdadera dimensión de este espécimen se encuentran basados en un individuo que se encontró en uno de los lugares mencionados anteriormente, llegando a presentar casi unos 23 metros de longitud y un volumen aproximado de 22,4 toneladas.

Luego de unos años diversos estudios se realizaron para saber más sobre el verdadero tamaño de este animal y los resultados no fueron muy diferentes a los ya señalados, se llegó a demostrar que este animal habría tenido un peso máximo de 38,2 toneladas y un volumen mínimo de 21,8.

Las cifras mencionadas han logrado que este espécimen sea comparado de forma frecuente con otro ejemplar de gran dimensión denominado bajo el nombre de Dreadnoughtus, quien en realidad fue un neto titanosaurio cuyos restos fósiles fueron encontrados en un país de la zona sur del continente americano, en Argentina.

Tamaño del Apatosaurus

Otros ejemplares hallados en otros estados diferentes también han sido estudiados con mucha paciencia, por lo que se ha llegado a determinar que dichos ejemplares mantienen volumen y dimensiones similares, por ejemplo, el elemento óseo que se logró encontrar en el estado de Oklahoma cuenta con un total de 1,35 metros de altura, el cual consiste en realidad en una vértebra, y tan solo es 27% más grande que el elemento óseo del espécimen estudiado anteriormente.

Sobre los otros elementos vertebrales de este nuevo sujeto que se encuentra aún bajo constante estudio, podemos decir que estos eran de una cualidad menos alongada y que por ello mismo resultaban ser mucho más resistentes o compactas, en cuanto a las extremidades de la zona trasera de la animal, estas resultaban ser de mayor longitud pero a su vez también disfrutaban de ser de mayor espesor, por lo que es fácil imaginarse a este ejemplar como un espécimen robusto.

Se ha llegado a calcular que la zona de la cola a menudo se mantenía flotando en el aire, sin la necesidad de que en algún momento toque el suelo, no obstante, esto solo pasaba si es que el animal se encontraba desplazándose de un punto hacia otro.

Una cualidad que le hacía parecerse a otros ejemplares también colocados dentro del grupo de los saurópodos, es que este animal poseía una peligrosa garra de un tamaño excepcional, la cual se encontraba situada en cada extremidad denominada como pata, además de ello en las otras extremidades presentaba garras más pequeñas en los tres dedos principales.

¿Sabías qué?...
Sobre el elemento del cráneo podemos decir que reconocido por primera vez cinco años después de iniciada la década de 1970, esto sucedió muchos años después de que el Apatosaurus tuviera ya un nombre oficial en el mundo de la Paleontología.

Este elemento de la cabeza no disfrutaba de una mayor dimensión, si le comparamos con el resto de su estructura ósea, resulta en realidad ser un cráneo de magnitudes mínimas.

Sobre la zona mandibular de este espécimen podemos ver claramente que se encontraban conformadas también por una estructura dental muy interesante para analizar, cuyos elementos tenían la forma de un cincel (herramienta), los cuales estaban completamente diseñados para extraer y triturar diversos tipos de vegetales, más no para desgarrar tejidos de otros animales de su época, lo que hace suponer con mucho criterio de que se trataba de una criatura de carácter herbívoro.

Otra característica que lo asimila con los populares saurópodos, es la forma en la que los elementos vertebrales de su cuello se bifurcan, los cuales forman en realidad una serie de estructuras a las que podemos denominar como espinas, es por ello que la apariencia de dicha zona es de robustez y resistencia.

Lo curioso de esta zona del cuello es que ésta necesitaba tener un volumen mucho menor, para poder facilitar el movimiento y desplazamiento del espécimen, por tal situación esta estructura llevaba dentro de sí misma una serie de sacos conformados por aire, de modo que efectivamente el peso de la zona del cuello se reducía en gran medida.

En cuanto a las costillas del Apatosaurus, podemos decir que estas eran de un tamaño mucho mayor si las llegamos a comparar con las costillas de otras criaturas consideradas como diplodócidos, de igual forma el pecho de este ejemplar era una estructura que gozaba de una gran profundidad, lo mismo sucedía con los huesos de las extremidades, las cuales presentaban una gran solidez en toda su estructura.

Alimentación del Apatosaurus

Sobre la alimentación de este ejemplar, se ha llegado a asumir que éste pudo haber ingerido un conjunto de piedras denominadas de forma frecuente como gastrolitos, lo mismo que realizaban algunas aves de nuestros días, de modo que pudieran procesar o triturar los alimentos de un modo más eficiente, ya que la zona mandibular no se encontraba adaptada lo suficiente para realizar tal función, solo de esa forma ellos podían asegurar extraer todo el elemento vital de dicho alimento.

Otros detalles sobre el Apatosaurus

Detalles sobre el Apatosaurus

La denominación de este animal es en realidad anecdótica, se le coloca dicho nombre debido a que en principio los vestigios de este espécimen fueron confundidos con otro ejemplar que resultó ser un lagarto marino de una época similar a la del Apatosaurus, es por ello que la cualidad de “engañoso” se encuentra plasmada en la denominación oficial de esta criatura, el animal con el que fue confundido llevaba el nombre de Mosasaurus.

Fueron 7 años después de iniciada la década de 1870, cuando el grande y famoso Charles Marsh se encargó de hacer públicos los hallazgos recientes que se habían llevado a cabo, dicho hallazgo consistía en un ejemplar que no había llegado aún a la etapa de la madurez, pero dos años después de dicho hallazgo, este reconocido investigador se encargó de realizar la reseña de otra estructura ósea mucho más conservada y la cual se encontraba completa, un ejemplar que hoy conocemos bajo la denominación oficial de Brontosaurus excelsus, denominación que le fue brindada por el propio investigador en el mismo año.

El verdadero significado de la denominación del Brontosaurus excelsus, es algo similar a “lagarto del trueno excedido en gran número”, debido a que este ejemplar presentaba un conjunto de vértebras muy abundante, incluso hasta aquel entonces se llegó a creer que era el animal que presentaba más de estos elementos en toda la historia del planeta, no obstante, en la actualidad es solo uno de los saurópodo que tienen esta cantidad de vértebras en su totalidad.

Ya iniciado el siglo XX, precisamente tres años después de dicho suceso, se llegó a la conclusión de que en realidad la estructura ósea hallada del Apatosaurus se trataba de un Brontosaurus que todavía no llegaba a la adultez, no obstante, debido a que la denominación inicial fue la de Apatosaurus, el mundo científico tomó la decisión de seguir llamándole de ese modo.

Es entonces cuando la denominación de Brontosaurus pasó a un segundo plano, como un simple sinónimo del dinosaurio protagonista de este artículo, y cabe agregar que dicha denominación se mantuvo en las publicaciones oficiales de la ciencia hasta más de 70 años después, cuando finalmente se decidieron por eliminar esa palabra.

Cuando se realizó la primera exposición de este ejemplar, todo el mundo científico y millones de aficionados se encontraban fascinados con la noticia, y para dicha misión se tuvo que preparar los elementos óseos hallados, de modo que se pudiera realizar el montaje de un modo exitoso.

Y para completar los elementos que faltaban se utilizaron elementos de otros animales que resultaron ser parientes directos del espécimen, para que finalmente se llevara a cabo dicha exposición justo 5 años después de iniciado el siglo XX, en un museo situado en Yale.

Incluso se ha llegado a conocer debido a fuentes confiables que las estructuras denominadas como pies, se pudieron colocar en el montaje gracias a que estos fueron elementos hallados en el mismo lugar en el que se hallo al Apatosaurus, además de esto, se había logrado encontrar una cola de otro ejemplar que resultaba muy similar a lo que hubiera sido la cola del dinosaurio protagonista de hoy, de igual modo pasó con el cráneo.

¿Sabías qué?...
Lo interesante de todo ello es que esta forma de reconstrucción completa de especímenes no se ha perdido, hasta nuestros días podemos ver como una serie de individuos son reconstruidos gracias a los restos de otros ejemplares que han sido hallados cerca del lugar o que han resultado estar emparentados de forma directa.

Recordemos también que este montaje realizado, el cual fue muy promovido por los medios de comunicación masivos de aquel tiempo, fue presentado bajo el nombre oficial de Brontosaurus, por lo que el público en general recordaría a este ejemplar bajo dicha denominación.

No obstante, luego de realizar los cambios en dichas denominaciones, varios científicos se encargaron de realizar publicaciones utilizando el nombre oficial de Apatosaurus, de modo que las personas pudieran reconocer a esta estructura bajo dicha denominación y no la anteriormente promocionada.

Un claro ejemplo de esto es el gran investigador Elmer Riggs, quien se encargó de realizar un serio de trabajo al reseñar a este ejemplar, lo trató siempre bajo la denominación de Apatosaurus, e incluso se encargó de crear un nuevo género que llevaría por nombre el de Apatosaurus excelsus.

No obstante, la discusión sobre el parecido de los dos ejemplares aún ha permanecido hasta nuestros días, por ejemplo un gran paleontólogo de nombre Robert Bakker, ha llegado a sostener que las denominaciones diferentes se deben a que se tratan en realidad de individuos diferentes, pero la comunidad científica no ha decidido apoyarle en ese sentido, debido a la falta de pruebas fehacientes.