Abrictosaurus: Un reptil demasiado despierto

Nombre: Abrictosaurus
Dieta: Omnívora
Peso: 30 kilogramos
Periodo: Jurásico Inferior
Encontrado en: Sudáfrica

El género Abrictosaurus consiste en un grupo de dinosaurios pertenecientes a los ornitisquios, siendo de los primeros dinosaurios que apareció en el planeta, datado del Triásico (principios de la Era Mesozoica). Su nombre significa “reptil muy despierto” debido a que de su fisionomía se han hecho suposiciones de que era un animal rápido y astuto.

El Abrictosaurus fue un animal de pequeño tamaño que se encontró en la actual Sudáfrica, y debido a diferentes estudios paleontológicos en aquel entonces el clima era similar al actual en cuanto a que existía una estación húmeda y otra seca, y que pudieron realizar grandes migraciones en busca de alimentos como hacen actualmente los ñues.

Taxonomía del Abrictosaurus

Reino División Clase Orden Suborden Familia
Animalia Chordata Sauropsida Ornithischia Neornithischia   Heterodontosauridae
  • El Abrictosaurus  perteneció al Reino Animalia.
  • El Abrictosaurus  se encontraba dentro del Filo o la División Chordata.
  • Su Clase fue Sauropsida.
  • La Superorden del Abrictosaurus fue Dinosauria,  la Orden fue Ornithischia, la suborden: Neornithischia.
  • El Abrictosaurus  pertenece a la Familia denominada como Heterodontosauridae.

¿Sabías qué?...
A este dinosaurio se le bautizó con el nombre de “Reptil muy despierto”,  debido a su comportamiento muy avispado y perspicaz, además de que este Abrictosaurus tenía la “costumbre” de llevar a cabo estivaciones durante ciertas épocas del año.  Hablaremos sobre ello más adelante, con mayor detalle.

¿Dónde vivió el Abrictosaurus?

El Abrictosaurus vivía generalmente dentro de lo que es hoy el actual Reino de Lesotho, el cual se encuentra incluido de forma política dentro del propio país de Sudáfrica. La palabra Lesotho (o Lesoto) tiene un curioso significado: “el país de la gente que habla la lengua del sesotho”.

Además de ello este reino se encuentra considerado como miembro oficial de la Mancomunidad de Naciones.

¿Cuándo vivió el Abrictosaurus?

El Abrictosaurus, como ya lo habíamos mencionado,  tuvo su papel en la Tierra hace 200-190 millones de años, precisamente en el inicio del período denominado como “Triásico Inferior”.

Además, diversos científicos de trayectoria muy prestigiosa afirman con seguridad que este dinosaurio subsistió entre las edades denominadas como Hettangiense y el Sinemuriense.

Tengamos en cuenta que el Hettangiense es nada menos que una división precisa en la escala de tiempo geológico, esta edad es en realidad la primera del período Jurásico Inferior, y es la que precede al Sinemuriense, la cual viene a ser la segunda edad del mismo período, dentro de la escala temporal geológica.

¿Quién descubrió a este dinosaurio?

Este dinosaurio de nombre Abrictosaurus, fue descubierto por en un paleontólogo de afamada trayectoria llamado Richard Thulborn, precisamente en el año de 1974.

La primera vez que se supo acerca de este espécimen en realidad fue gracias a los misteriosos fósiles de solamente dos individuos, uno de estos individuos fue encontrado en Qacha’s Nek, un distrito ubicado dentro de Lesoto.

El segundo individuo fue hallado en un lugar mejor conocido con el nombre de “Provincia del Cabo”,  aún dentro del propio país de Sudáfrica.

Resaltemos que además, ambos fósiles se catalogaron dentro de la Formación Elliot Superior, la cual es precisamente una formación geológica que tuvo su lugar en el tiempo hace 200 millones de años, y pertenece al Grupo Stormberg.

La Formación Elliot Superior es sencillamente una formación que se encuentra compuesta principalmente por dunas de arena, así como también podemos encontrar de forma poco frecuente algunos pantanos, y se encuentra ubicada de modo específico en una zona no tan árida en la que las lluvias aparecen solamente por períodos, llegando a ser muy escasas.

También existen otros dinosaurios que se han logrado descubrir en Formación Elliot Superior, como ejemplo podemos citar al Megapnosaurus (de unos 3 metros de largo), al Massospondylus (mejor conocido como “vértebra alongada”), al Heterodontosaurus (de unos 1,30 metros de longitud) y al Lycorhinus (de solo un metro veinte de largo).

Si deseamos ver en directo al Abrictosaurus tendremos que visitar al University College, situado en la ciudad de Londres, Inglaterra, debido a que los dos individuos se encuentran en ese lugar.

¿Sabías qué?...
El dinosaurio Abrictosaurus  en realidad en un principio fue denominado como Lycorhinus, en el año de 1974, por su propio descubridor, Richard Thulborn. Pero tiempo después el error fue corregido por James Hopson (antiguo profesor de la Universidad de Chicago), gracias al descubrimiento de un cráneo con más piezas completas.

Características del Abrictosaurus

Este espécimen medía tan solo un metro de longitud, llegando incluso hasta el metro con veinte centímetros. De ancho lo máximo que podía alcanzar era de 40 centímetros y su peso por lo general rondaba los 25-30 kilogramos.

Sus brazos se caracterizaban por ser no tan largos, cualidad diferente a la de su cola, la cual si era bastante larga. Por otro lado, su pico tenía la particularidad de ser córneo, es decir, un pico parecido al de las aves.

Este dinosaurio no tenía ningún problema para andar en cuatro patas, ya que lo hacía generalmente cuando se encontraba bastante cansado o le resultaba más cómodo, sin embargo, la mayor parte del tiempo el Abrictosaurus  prefería andar en solamente dos patas, pero no era totalmente bípedo.

Esto debido a que sus patas delanteras eran casi tan largas como las patas traseras, además de que conservaban diversas similitudes, lo que le permitía a este espécimen caminar tanto en dos como en cuatro patas, dependiendo de las circunstancias.

En cuanto a los dedos de sus patas podemos encontrar un total de cuatro, de los cuales tres tenían la característica de ser muy largos, además de que ostentaban la forma de una garra, y el último dedo era considerablemente de menor longitud.

Enfocándonos ahora en su cabeza, podemos divisar que entre los dientes superiores contaba con al menos cuatro incisivos, los cuales se mantenían siempre muy afilados y prestos para la acción, estos peligrosos incisivos eran bastante usados para arrancar los vegetales, de los cuales se alimentaba el Abrictosaurus, mientras que en la parte lateral de su mandíbula contaba con dientes de forma plana, los cuales tenían el único objetivo de triturar dichos vegetales.

Por último, el tiempo medio de vida que este dinosaurio podía tener era de tan solo 13 años, muy alejado de otros ejemplares que ya hemos estudiado con anterioridad en este sitio web.

¿Sabías qué?...
El Abrictosaurus muy probablemente poseía un plumaje especial que solo se encargaba de cubrir la parte de la cola y la espalda, esto como un mecanismo de defensa bastante peculiar, que le ayudaba a parecer más grande ante la amenaza de otros temidos depredadores, recordemos que el tamaño sí importaba en aquel mundo prehistórico lleno de grandes especímenes.

Alimentación del Abrictosaurus

Este dinosaurio por lo general se alimentaba de vegetales, por lo que evidentemente era un herbívoro, pero existen estudios e investigaciones recientes que indican que en realidad era un animal omnívoro, ya que también pudo haber incluido la carne y otros elementos dentro de su dieta.

Comportamiento del dinosaurio

El comportamiento del Abrictosaurus

Existe un serio debate o una seria discusión acerca del comportamiento o de la conducta de este dinosaurio, y afirmamos esto porque existe un grupo no pequeño de científicos que aseguran que este espécimen realizaba de forma frecuente la estivación para evitar muerte.

Para aclarar, hacemos un paréntesis y explicamos en qué consiste la estivación, para este cometido buscamos un poco y encontramos que no es nada menos que un “estado de inactividad que algunos animales adoptan para afrontar las dificultades en los meses (o años) en los que existen sequías, un clima demasiado caluroso o circunstancias similares”.

En otras palabras, el Abrictosaurus permanecía dentro de un estado de inactividad durante algún tiempo, sin hacer prácticamente nada, sin comer, sin moverse, todo con el único e inteligente objetivo de ahorrar energía, ahorrar recursos y aguardar una mejor época en la que pueda desarrollar su vida de modo natural.

Sin embargo, esta es solo una teoría que hasta el momento no se ha logrado comprobar, pero permanece dentro de los libros de Paleontología debido a que no es descabellada por ninguno de sus ángulos, de hecho muchos otros animales recurrían a la estivación en diversas ocasiones y tuvieron un mayor éxito y menos pérdidas.

Esta estivación en momentos era bastante efectiva, ya que lograba que el animal llegase al punto de que los latidos de su corazón estuvieran al borde de detenerse, y luego de la estivación, como ya lo mencionamos, aprovechaban toda la vegetación propia de una época menos seca.

Por otro lado, se sabe que este dinosaurio contaba con un cuerpo que le facilitaba alcanzar grandes velocidades, y uno de sus principales mecanismos de defensa era el correr rápido para escapar de sus depredadores, entre estos depredadores tenemos al Megapnosaurus (conocido mejor como el “grande y mortal lagarto” y también tenemos al Dilophosaurus (mayormente conocido en el mundo de la Paleontología como el “lagarto de las dos crestas”).

Se dice que el Abrictosaurus se organizaba en grupos no tan numerosos y que uno de los miembros actuaba en los casos en los que los depredadores, antes mencionados, atacaban.

El Abrictosaurus y su parecido con el Heterodontosaurus

Debido a que se pensó en un momento inicial que el Abrictosaurus no había tenido ningún tipo de colmillos, se le llegó a comparar de forma bastante frecuente con el dinosaurio mencionado en el título, con el Heterodontosaurus.

Pero luego de diversas investigaciones se llegó a la conclusión de que el Abrictosaurus tenía una particular forma de comer, o mejor dicho, de masticar.

Esto porque sus grandes mandíbulas tenían la capacidad y la facilidad de deslizarse de atrás hacia delante de forma muy sintonizada, este tipo de acción repetida muchas veces era lo que ocasionaba que sus dientes se desgasten mucho más de lo normal.

Es por ello que se le confundía mucho, tanto con el Heterodontosaurus como también se le confundió en diversas ocasiones con el Lycorhinus.

El Abrictosaurus y sus diferencias con el Lycorhinus

En la actualidad sabemos a ciencia cierta que el Abrictosaurus tenía los dientes con un grado de separación mucho más pronunciado, incluso se asegura que contaba con muchas menos coronas de las que se pensaba en un principio, esto es lo que lo asemeja con otros ornitisquios tempranos.

En un principio también se llegó a presumir  que el Abrictosaurus no tenía ningún tipo de colmillos, pero tiempo después se llegaron a encontrar caniniformes en uno de los individuos encontrados. Recordemos que los caniniformes son en realidad caninos de un tamaño superior que llegan a parecerse mucho a los colmillos comunes.

Las características de los caniniformes del Abrictosaurus eran las siguientes: el canino superior cuenta con una altura exacta de 10 milímetros y medio, por otro lado tenemos al caniniforme inferior, el cual superaba al superior con sus 17 milímetros.

La gran diferencia entre el Abrictosaurus y el Lycorhinus eran precisamente estos caniniformes, ya que en el Abrictosaurus estos mismos se encontraban dentados solo y únicamente en la parte anterior de dichos caninos, pero en el Lycorhinus la cosa iba a cambiar, ya que se encontraban dentados tanto en la superficie anterior como en la superficie posterior.

El Abrictosaurus en el cine

Este dinosaurio Abrictosaurus aparece en la película que lleva por nombre “El cazador de dinosaurios”, la misma que se llegó a estrenar en el año 2005, y en la que podemos observar que las escenas se desarrollan en el futuro, para ser más precisos en el año 2054, año en el que el mero hecho de viajar en el tiempo es una actividad que las personas de esa época realizaban con mucha frecuencia.

Por esa razón muchas personas viajaban a la “prehistoria” con el fin de conocer y cazar a algunos dinosaurios, y entre estos dinosaurios se pueden observar a algunos Abrictosaurus.

Te recomendamos esta película, muy especial para aquellos que disfrutamos del estudio y el conocimiento de los dinosaurios.

¿Sabías qué?...
En el año 2015 se inauguró un nuevo Parque de Dinosaurios en la ciudad de Rasnov, ubicada en el país de Rumania, un parque de diversiones que roza lo científico y que ahora mismo cuenta con 45 exposiciones  de dinosaurios con sus tamaños reales, además de que este grandioso parque se encuentra certificado científicamente.

Te contamos esto porque una réplica del Abrictosaurus también es mostrada en este grandioso parque, y además sabemos que estos dinosaurios fueron diseñados y construidos en la propia Rumania, conjuntamente con un equipo técnico que se encuentra construyendo un parque de similares características en el país de Alemania.

Un promedio de 100 000 personas por año visitan este hermoso parque, parque representa una verdadera fantasía para que los que disfrutamos y nos sentimos intrigados por los dinosaurios. Si algún día te encuentras en esta misteriosa ciudad puedes entrar a este parque desde las 9:30 horas hasta las 20:00 horas.

¿No te parece increíble la historia del Abrictosaurus?

Te dejamos con un vídeo sobre este dinosaurio que puedes reproducir a continuación: