Mesozoico

mesozoico

La Era Mesozoica es la etapa que comprende desde el fin del Paleozoico con la gran extinción del Pérmico (hace 252 millones de años) y finaliza con la entrada en el Cenozoico hace 65 millones de años (gran extinción del Cretácico).

Etapas

La Era Mesozoica se comprende de tres etapas:

  • Triásico. Comienza hace 252 millones de años y finaliza hace 200 millones de años.
  • Jurásico. Comienza hace 200 millones de años y finaliza hace 145 millones de años.
  • Cretácico. Comienza hace 145 millones de años y finaliza hace 65 millones de años. Es la etapa más larga del Mesozoico.

Clima del Mesozoico

El Mesozoico se caracteriza por una Tierra cálida y húmeda. Los niveles de oxígeno eran muy similares a los actuales, gracias a grandes bosques de coníferas que proliferaban al principio del Triásico pero que fueron sustituidos por bosques de angiospermas a principios del Cretácico.

Vamos pasando de un clima seco y árido a principios del Triásico ya que salimos de una extinción que dejó seco los continentes, hacia unos climas aún cálidos pero de mayor humedad a principios del Jurásico, y se quedan así hasta finales del Cretácico. Se piensa que en el Cretácico, el Polo Norte pudo albergar hielos en invierno.

Comenzamos la Era Mesozoica con un supercontinente “macizo” Pangea, con un gran desierto y sin agua en el centro del continente, rodeado por el gran océano Panthalassa. Comienza a abrirse por la derecha, dando una forma de C, dando lugar a dos supercontinentes Laurasia (al Norte) y Gondwana (al Sur), separados en el centro por el Mar de Tethys.

Vida en el Mesozoico

La entrada al Mesozoico es tras una gran extinción, una de las tres mayores que ha ocurrido en La Tierra. La vida volvió a resurgir solo con un pequeño porcentaje de especies anteriores a la gran extinción del Pérmico, algo increíble.

Estudios recientes demuestran que, tras una catástrofe que deja pocos supervivientes (pero diferentes entre sí lo suficiente como para tener varias especies, no solo animales sino también vegetales), la evolución se acelera, es decir, hay una gran cantidad de nichos y espacios vacíos que pueden albergar cualquier tipo de vida, por lo que las especies compiten por ser las primeras en llegar y quedarse en ese territorio.

Este proceso es el que ha permitido que La Tierra siga con vida después de cada extinción, y que tras la extinción la vida haya cambiado y variado. Además, en el Mesozoico se dan dos hechos importantes, uno en las plantas y otro en los animales.

En las plantas aparecen las angiospermas. En el Carbonífero (hace aproximadamente 359 millones de años) aparecieron las gimnospermas, y desplazaron a los helechos de los ecosistemas terrestres. Durante el Paleozoico los bosques de coníferas eran muy abundantes, cubriendo prácticamente toda La Tierra, pero en el Cretácico aparecieron las angiospermas (plantas con flores), y comenzaron a desplazar a las gimnospermas.

Se sabe con certeza que este hecho fue en el Cretácico, obteniendo una planta fósil completa, pero algunos autores piensan que las plantas con flores pudieron aparecer antes (en el Jurásico) y que posteriormente en el Cretácico comenzarían a desplazar en gran medida a las coníferas.

En los animales aparecen las aves. Aunque el Mesozoico es conocido como la “Era de los Dinosaurios”, y es un hecho muy llamativo ya que serian los mayores animales terrestres que dominaron La Tierra, a nivel evolutivo y mirando a un punto más actual en el Mesozoico encontramos el origen de las aves, los actuales descendientes de los dinosaurios (y que, por tanto, podemos considerarlas sin temor a dudas como dinosaurios).

Las aves surgen de una familia de dinosaurios saurisquios terópodos, es decir, dinosaurios con cadera similar a la de un reptil y carnívoros.

La aparición de la pluma fue esencial para que los dinosaurios pasaran a ser las actuales aves. La pluma no se originó como un instrumento para el medio aéreo, sino que se originó para la termorregulación.

La pluma es un gran aislante del calor y permite regular la temperatura corporal, además de estar recubierta en una cera que impermeabiliza al animal. La pluma primitiva (proto-pluma) es más similar a un pelo que a una pluma actual a nivel macroscópico, pero si miramos un poco más de cerca podemos observar el raquis (varilla central) de la que se bifurcan los hilillos que componen las plumas.

Fin del Mesozoico

El Mesozoico finaliza hace aproximadamente 65 millones de años en la gran extinción del Cretácico, finalizando la “Era de los Dinosaurios” y dando paso al Cenozoico y a la “Era de los Mamíferos”.

Esta extinción es la más conocida, y en ella no solo se extinguen los dinosaurios no avianos sino otros grupos de Archosaurios como son los pteranodones (reptiles aéreos) o los plesiosaurios e ictiosaurios (reptiles acuáticos). Por tanto, la gran extinción del Cretácico afecta sobre todo al clado de Archosauromorpha, aunque también hubo extinción a nivel vegetal y de otros taxones animales como anfibios, peces o mamíferos (aunque en menor medida comparado con los reptiles).