Diplocaulus: El del cráneo búmerang

Nombre: Diplocaulus
Dieta: Omnívora
Peso: 7 kilogramos
Periodo: Pérmico
Encontrado en: América del Norte

El Diplocaulus es un género extinto de anfibios que pertenece al grupo de los lepospóndilos, unos tetrápodos primitivos que habitaron la tierra durante más de 70 millones de años.

En ningún caso hay que confundir al Diplocaulus con un dinosaurio, pues incluso llegó a vivir antes que estos. Y es que este anfibio ancestral desapareció por completo de nuestro planeta cuando empezaron los dinosaurios a habitarlo.

Para ser concretos, habitaron durante lo que se conoce actualmente como Era Paleozoica. Esta era es la que aconteció justo antes de la aparición de los dinosaurios. El Diplocaulus, dentro de la Era Paleozoica, habitó concretamente en la subdivisión conocida como Pérmico.

El rasgo característico de los Diplocaulus eran sus espectaculares cabezas ya que tenían un aspecto un tanto impactante, con una dimensión muy grande y totalmente desproporcionada respecto al resto del cuerpo.

Además de ello, este prehistórico anfibio ostenta el título de ser uno de los lipospóndilos más grandes jamás hallados.  ¡Sigue leyendo para descubrir una amplia y detallada información sobre el Diplocaulus!

Taxonomía del Diplocaulus

 Reino  Filo  Superclase  Clase Subclase  Orden Familia Género
 Animalia  Chordata  Tetrapoda  Amphibia  Lepospondyli  Nectridea  Keraterpetontidae  Diplocaulus
  • El reino al que perteneció Diplocaulus es Animalia.
  • Lo encontramos clasificado en el filo Chordata.
  • Este ejemplar perteneció a la superclase Tetrapoda.
  • La clase en la que se clasifica es Amphibia.
  • Lo encontramos dentro de la subclase Lepospondyli.
  • El orden a la que perteneció es Nectridea.
  • Se encuentra clasificado en la familia Keraterpetontidae.
  • El género al que estamos haciendo referencia en este artículo es Diplocaulus.

Dentro del género Diplocaulus nos podemos encontrar con varias especies, veamos a continuación cuáles son:

  • D. Brevirostris.
  • D. Magnicornis.
  • D. Minimos.
  • D. Recurvatus.
  • D. Salamandroides.

No obstante debemos aclarar que en un futuro es posible que la lista aumente si se descubren nuevos vestigios fósiles que así lo pudieran indicar, o bien que disminuya  si se descubre que dos especies en realidad pertenecen a una.

Desde esta plataforma nos mantendremos informados para actualizar la lista ante posibles modificaciones en la taxonomía de este peculiar anfibio extinto.

Restos de Diplocaulus situados en el Museo de Historia Natural de Michigan

Información básica sobre este anfibio prehistórico

Como ya hemos advertido en la introducción el  Diplocaulus era un animal con una cabeza desproporcionadamente grande en relación con su cuerpo, siendo este uno de sus rasgos más característicos.

Se trata de un espectacular animal que habitó en el Pérmico y a pesar de su existencia ancestral en la actualidad contamos con un gran número  de documentos científicos sobre él.

Pero antes de empezar a aportar datos más específicos  acerca del mismo , veamos sus características básicas para hacernos una idea de su apariencia:

¿Cuánto medía de largo? – Entre 80 centímetros y 1 metro de longitud.
¿Cuál fue su altura? Aproximadamente unos 10 centímetros.
¿Cuál fue su peso? – Su peso estimado era de unos siete kilogramos.
¿Cuándo vivió? – Empezó a habitar hace unos 297 millones de años hasta hace unos 284 millones de años.

Su grupo, los lepospóndilos

Para conocer mejor a nuestro amigo anfibio, es recomendable empezar por el grupo al que pertenece este género, los lepospóndilos , el cual incluye a diversos animales anfibios prehistóricos y obviamente al género que ocupa el presente artículo, conocido como Diplocaulus.

Veamos a continuación algunos rasgos y características de los lepospóndilos.

Los lepospóndilos son muy diversos en cuanto a sus formas, hay algunos con forma de anguila, otros con forma de tritón, forma de lagarto o incluso forma de serpiente. Aunque hay algo en lo que todos coinciden, sea de la forma que fueren,  ninguno era bastante grande.

Existían distintos tipos de lepospóndilos, algunos eran acuáticos, otros semiacuáticos y otros completamente terrestres, aunque no totalmente independientes del agua.

El lugar donde habitaba este grupo de animales extintos eran zonas apartadas y totalmente especializadas para ellos, esto se debe a que existía un grupo de anfibios mucho más numeroso que abarcaba las demás zonas y que cohabitó con ellos, los temnospóndilos.

Lo que habría diferenciado totalmente a los lepospóndilos de sus primos es la morfología de su notocorda, una estructura embrionaria propia del filo Chordata.

En este caso, desde las vainas de la notocorda salían centros vertebrales osificados y los mismos estaban ligados con el arco neural. Estos centros vertebrales tenían una forma de cilindro y eran realmente alargados.

Como ves, son diversas las características genéricas que se han podido observar  claramente sobre este grupo, quizás no te parezcan muchas pero aún así, es realmente fascinante lo poco que sabemos de ellos si tenemos en cuenta lo muy antigua que fue su existencia en nuestro planeta.

Descripción de los Diplocaulus

Habiendo entrado un poco en situación y teniendo una idea general sobre el grupo al que pertenece, ya estamos listos para averiguar más cosas sobre el anfibio extinto que ocupa el artículo de hoy.

A continuación veremos cuáles fueron los rasgos característicos de los Diplocaulus .

Las dimensiones de este animal anfibio eran bastante grandes comparadas con el resto de su grupo. El Diplocaulus tenía un tamaño aproximado de un metro y habría sido un animal bastante plano, con una altura de apenas 10 centímetros.

Dada sus proporciones tampoco podemos esperar un gran peso corporal, tan sólo unos 7 kilogramos aproximadamente.

En su conjunto podemos afirmar que su cuerpo era bastante corto, ancho y robusto, guardando cierta similitud con el de otros anfibios acuáticos aunque lo realmente curioso del mismo son las dos grandes protuberancias que tenía a cada lado de su cráneo.

Esta es la causa de que su cabeza adoptara la forma de un búmerang, la cual es perfectamente visible y notoria en las imágenes reconstruidas que puedes observar.

Descripción sobre el Diplocaulus

Eso sí, el cráneo de un Diplocaulus joven se parece más al de una salamandra actual y a medida que va creciendo va adoptando progresivamente la característica forma de búmerang.

Las funciones de su extraña cabeza se están barajando. Algunos consideran que habría servido para ayudar al animal a moverse por el agua, actuando como un hidroplano.

Otros consideran que podría haber servido como método defensivo, por el simple hecho de que sería relativamente complicado para un depredador tragar la cabeza entera del Diplocaulus debido a su gran anchura, estamos hablando aproximadamente de 70 centímetros.

La forma que habría tenido para nadar era agitando sus brazos de arriba hacia abajo como hacen los delfines y las ballenas actuales. Esto se deduce debido a que poseía unas extremidades muy frágiles y débiles y una cola bastante larga.

La cabeza también habría ayudado a nadar cuando el animal la agitaba de un lado al otro.

La vida de los Diplocaulus sobre el planeta tierra

En esta plataforma estamos acostumbrados a hablar en referencia a la Era Mesozoica ya que todos los dinosaurios que han existido habitaron nuestro planeta durante este periodo, no en vano el mismo también se conoce como era de los dinosaurios.

Aún así, hacemos ciertas excepciones y también hablamos sobre animales prehistóricos, en el caso de los Diplocaulus, debemos volver aún más al pasado, justo antes de la Era Mesozoica.

Estos anfibios habrían aparecido en nuestro planeta hace unos 297 millones de años. Esto coincide con la Era Paleozoica, aún así, esta era abarca muchísimos millones de años y para concretar más debemos situarnos en el inicio del Periodo Pérmico.

Es decir, los Diplocaulus habrían empezado a habitar la tierra en el Pérmico y desarrollaron su existencia durante 13 millones de años antes de que se produjera su extinción, la que se estima que ocurrió hace unos 284 millones de años.

Este lapso de tiempo transcurre en la Época Cisuraliense (subdivisión del Periodo) y dentro de la misma podemos distinguir tres edades:

  • Edad Asseliense (hace 299 hasta hace 295 mill.)
  • Edad Sakmariense (hace 295,5 hasta hace 290 mill.)
  • Edad Artikiense (hace 290 hasta hace 279 mill.)

Durante todo el Periodo Pérmico (hace 299 hasta hace 251 millones de años) se aprecian varios cambios climáticos, donde predominaba el clima tropical.

Esto supuso la extinción de muchas especies de anfibios y helechos que requerían de la humedad para sobrevivir, ya que el clima tropical trajo consigo condiciones bastante secas y áridas.

El hábitat natural de los Diplocaulus habría sido el de grandes charcos y los pantanos situados en la actual América del Norte. Esto les proporcionaba la posibilidad de introducirse en el agua y salir a tierra firme como el animal anfibio que es.

¿Cuál fue su alimentación?

Los Diplocaulus se alimentaban de los distintos peces que había en las charcas y los pantanos. Para ello utilizaban la estrategia de camuflaje, se mantenían pegados al fondo del agua y esperaban a sus presas.

Al tener sus ojos situados en la parte superior de la cabeza podían ver perfectamente cuando un animal que podía ser cazado pasaba para así levantar y succionar (como una aspiradora) a la presa, como hacen actualmente las salamandras gigantes.

Principalmente se alimentaba de peces pequeños, no obstante, también se habría alimentado de otros anfibios más pequeños o de insectos.

Esperamos que esta información sobre los Diplocaulus te haya resultado útil. Estaremos encantados de recibir en nuestra caja de comentarios tus dudas, aportes y sugerencias relacionadas con este fascinante animal prehistórico . ¡Anímate!

 Para finalizar este artículo a continuación te dejamos con un vídeo sobre el Diplocaulus, el del cráneo con forma de búmerang: