¿Qué es la Paleobiología?

Uno de los errores comunes entre los amantes de los dinosaurios es confundir el término “Paleontología” con el de “Paleobiología” lo cual es un error, porque se tratan de disciplinas diferentes. En este artículo vamos a contarte exactamente en que consiste la Paleobiología.

dinosaurio y paleontologo

La paleontología y la paleobiología son dos disciplinas muy cercanas. Mientras que la paleontología es el “estudio de seres orgánicos que vivieron en épocas geológicas pasadas”, la paleobiología se encarga de extraer la información biológica de ese organismo. Es decir, esta ciencia es la encargada de estudiar los procesos puramente biológicos de los organismos prehistóricos y se centra, tal y como decimos, exclusivamente en la parte “más biológica” como puede ser el crecimiento y desarrollo natural de dichos organismos, alimentación, comportamiento social… Por lo tanto la podríamos calificar como: “la biología de la Paleontología”.

La paleobiología y el estudio de los animales extintos

La paleobiología se centra en extraer la máxima información de la vida del organismo extinto: su fisiología, su alimentación, su desarrollo, sexualidad… Para ello, se basan en los registros fósiles del animal y junto a otras disciplinas de estudios de diferentes edades geológicas (“paleo-estudios”) permite conocer más del animal: con la paleontología obtiene los fósiles y estructuras óseas del animal; y con la paleoclimatología conoce el ambiente en el que pudo vivir el organismo y con ello suponer el comportamiento del animal (tipo de sangre, comportamiento social, ritmos diurnos o nocturnos…). Además, junto a otras disciplinas como la biocronología permite conocer el estado de desarrollo del animal (es decir, en qué punto del árbol filogenético se encontraría), y junto a la tafonomía permite saber la edad aproximada en que vivió (la tafonomía estudia la formación de fósiles, por lo que ayuda a clasificar al animal en una edad geológica).

La paleobiología no es una ciencia estática (en realidad la ciencia en sí no lo es), ya que parece ser que nunca va a poder demostrarse el aspecto real de muchos animales del pasado. Basándose en fósiles, estudios de diferentes estratos geológicos y los conocimientos de animales actuales, se puede obtener una idea apróximada de cómo fue el animal, aunque siempre cambia.

Un ejemplo es el Iguanodon: cuando fue descubierto (1825) se encontró junto a un marcado “cuerno” y su primera representación fue la de una iguana gigante (de ahí su nombre), pero estudios posteriores junto a nuevos fósiles del mismo animal permitieron obtener una representación mejor, y es que ese “cuerno” en realidad era una especie de garra de las extremidades anteriores, y no tenía forma de iguana sino de un reptil enorme de cola ancha.

compoIguanodon

Otro ejemplo de cómo la paleobiología cambia es mucho más reciente, y de mucha polémica en un principio, y fue el asegurar que los dinosaurios son los ancestros de las aves actuales. Al principio se les imaginaba como lagartos gigantes y torpes, ahora que se han hecho grandes avances en todos los ámbitos de ciencias y con mucho más conocimiento se sabe que eran animales muy inteligentes y muchos de ellos emplumados.

Digamos que esta nueva ciencia se centra en profundizar más sobre un determinado animal, una vez este es hallado en un yacimiento. Es una disciplina que trata de ir más allá de la simple identificación del hueso en cuestión (tarea que por cierto en ocasiones puede ser muy complicada) y busca dar respuesta a cuestiones tales como ¿Qué edad tenía ese dinosaurio? ¿Cuánto media? ¿Cómo evolucionó?

paleobiología

Dientes fósiles

Los dientes fósiles de los animales extintos arrojan más luz e información del animal que otras partes de su cuerpo. Muchos de los restos de algunos antecesores del Homo sapiens son solamente huesos de las extremidades y dientes, siendo los dientes los que indicaban su dieta e incluso edad.

Algunos dinosaurios y otros animales, fueron introducidos en un grupo alimentario pero después fueron recolocados por los datos que atribuyeron los dientes. Por ejemplo el caso del Therizinosaurus, un terópodo de largas garras. Como era un terópodo, y junto a esas afiladas garras de hasta 1 metro de longitud, se le incluyó en el grupo de carnívoros. Recientes estudios indican que no era carnívoro, sino herbívoro, pero debido a que no se ha encontrado un cráneo completo y con escasos restos de dientes, no se da aún una respuesta a su dieta.

Therizinosaurus

La paleobiología por tanto se encarga del estudio de los fósiles, de conocer cómo era el animal de la manera más aproximada y real posible, y de aportar la mayor cantidad de datos que ayuden al conocimiento del ecosistema del pasado y que pueda además ayudar al actual.