¿Cómo se reproducían los dinosaurios?

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo nacen, crecen y se reproducen los dinosaurios. Estos enormes animales eran reptiles así que su forma de reproducción era ovípara, esto es, nacían de huevos y mediante fecundación interna.

La reproducción de los dinosaurios

Obviamente, para que haya huevos antes debe existir un contacto íntimo entre el macho y la hembra. Si has pensado en cómo se reproducían los tricerarops, por ejemplo, quizá no alcances a entender cómo lograban copular dos animales de semejante tamaño.

También te puede interesar: Lista de dinosaurios completa

Pues bien, los expertos tampoco saben cómo se produciría el momento de la cópula aunque seguramente sería un proceso bastante complejo. Aquí intervendría además no solo el tamaño del dinosaurio sino también su forma. Si hablamos de cómo se reproducían los velociraptors seguramente les resultaría más sencillo que a los diplodocus.

Al no haberse conservado tejidos blandos que nos ayuden a comprender la anatomía de los dinosaurios, los científicos han tenido que hacer conjeturas. Por ello, se tiende a creer que el momento de la cópula se produciría por detrás como suele ser habitual en animales voluminosos como los elefantes y las jirafas.

Al ser reptiles, seguramente el proceso sería similar al de éstos: tanto machos como hembras dispondrían de un orificio llamado “cloaca” que serviría tanto para las relaciones sexuales como para la micción y la deposición. En el momento de la cópula, tan sólo tendrían que alinear sus cloacas para que el macho, que tendría pene retráctil aunque algunos expertos no están de acuerdo, pudiera penetrar a la hembra.

A pesar de todo, los científicos aún desconocen la posición concreta que usaría cada dinosaurio según su anatomía, la duración de la cópula y el comportamiento de los dinosaurios antes, durante y después de la misma.

Es posible que existiera un cortejo previo durante el cual los machos exhibirían sus dimorfismos como por ejemplo, grandes crestas, protuberancias craneales y otros elementos poco útiles en realidad para defensa pero llamativos para atraer a las hembras.

El dimorfismo sexual en los dinosaurios

El dimorfismo sexual son las diferencias físicas y externas entre machos y hembras de una misma especie. Aparece en prácticamente todas las especies animales y tenemos ejemplos bien conocidos como por ejemplo, la melena del león, ausente en la hembra, o la gran cresta de los gallos que no tienen las gallinas.

Este dimorfismo sexual puede ayudarnos a comprender cómo se reproducían los dinosaurios ya que está muy relacionado con el momento del cortejo, tal como decíamos antes.

Algunos ejemplos de dimorfismo sexual en los dinosaurios son:

  • El Protoceratops macho tiene un cuerno frontal del que carece la hembra.
  • Los oviraptorosaurios macho tienen protuberancias en la cola que se cree que servían para sostener las supuestas plumas de colores que exhibirían para llamar la atención de las hembras
  • El Stegosaurus macho tiene en su espalda placas grandes y redondeadas mientras que las de las hembras serían más alargadas y estrechas
  • El Anchiceratops macho tiene el cráneo más grande, con hocico grande y robusto y cuernos largos y en posición más vertical que los de la hembra.

Huevos de dinosaurio

Los dinosaurios ponían sus huevos dentro de nidos cavados en la tierra con este fin que después recubrían con tierra para protegerlos. Algunos de estos montículos de tierra podían llegar a medir hasta dos metros.

Por lo general, se estima que el número de huevos que ponía un dinosaurio en cada puesta era de aproximadamente una veintena aunque se han encontrado hasta cuarenta.

Se desconoce el tiempo que tardaban en eclosionar los huevos aunque seguramente fuera diferente según el dinosaurio del que estuviéramos hablando.

Los huevos de dinosaurio solían ser redondos u ovalados y sus medidas dependían de cada especie ya que podían ser desde pocos centímetros a unos 60 centímetros aproximadamente.

Si supiéramos cómo se reproducían los Tyrannosaurus Rex, por ejemplo, seguramente encontraríamos que sus huevos eran más grandes que los de otros dinosaurios de tamaño más pequeño.

¿Sabías que...
Según la especie de la que estemos hablando, las crías de dinosaurio nacían prácticamente desarrolladas para que pudieran comenzar de inmediato su vida más allá del nido en el que nacían. Otras, sin embargo, debían permanecer un tiempo en el nido bajo la protección de sus padres.

Tipos de huevos de dinosaurio

Los huevos de dinosaurio se clasifican según la composición y la estructura de su cáscara. La forma de estudiar la cáscara es usando un microscopio para poder observar las capas que la componen.

En ocasiones, los huevos de dinosaurio conservan restos del embrión, lo cual ha resultado de mucha utilidad para conocer más acerca de cómo se reproducían los dinosaurios.

Los huevos y embriones del Massospondylus, un dinosaurio que vivió en el Jurásico, son los más antiguos que se conocen.

Las tres grandes categorías de huevos de dinosaurios son:

  • Esferulítica: cáscara gruesa con unidades cristalinas poco fusionadas. Son propias de saurópodos y hadrosaurios.
  • Prismática: cáscara fina con unidades cristalinas alargadas y más fusionadas
  • Ornitóide: tienen dos capas con distintas estructuras. Son propias de los terópodos.

Nidos de huevos de dinosaurio

Se cree que los dinosaurios tenían lugares específicos para poner sus huevos. En 1997 se descubrió cerca del volcán Aucamagüida, en la Patagonia, un “santuario” bautizado como Aucamahuevo, una extensión de varios kilómetros con cientos de miles de restos de huevos de dinosaurios pertenecientes a los saurópodos, los dinosaurios hervíboros de cuello largo como el diplodocus.

¿Cuál es la explicación a lugares como éste? Los científicos creen que los dinosaurios acudían a poner sus huevos de forma masiva para evitar que los depredadores acabaran con las crías. Además, era posible que estuvieran protegidos por un grupo de dinosaurios adultos.

Los lugares en los que se han encontrado depósitos de huevos de dinosaurio son:

  • Arenas de playa. El motivo por el que los dinosaurios ponían sus huevos en la playa es porque su arena absorbe y mantiene el calor necesario para incubar los huevos. En la playa de Batús, Lleida (España) se encontró la cantidad de 300.000 huevos fosilizados.
  • Terrenos anegados como pantanos. En estos lugares se han producido depósitos de roca sedimentaria que han ayudado a la conservación de los huevos fósiles.
  • Dunas. En antiguas dunas de China y Mongolia se han realizado hallazgos de huevos de dinosaurio conservados gracias a la roca sedimentaria.