Eoraptor: un peculiar dinosaurio digitígrado

Nombre: Eoraptor
Dieta: Carnívora
Peso: 10 kilogramos
Periodo: Triásico Tardío
Encontrado en: Argentina

Este conocido ejemplar habitó en nuestro mundo hace más de 230 millones de años, época a la que los científicos denominan como Triásico, su denominación oficial es la de Eoraptor, cuya significación viene a ser algo parecido a “ladrón del alba”.

Solo se ha llegado a conocer a una sola especie de este animal, a la cual se le ha denominado bajo el nombre de Eoraptor lunensis, y se le proporcionó dicha denominación porque precisamente fue hallado en un territorio que hoy es identificado bajo el nombre de Valle de la luna.

Además de esto, se ha llegado a presumir de que este animal podría ser un prosaurópodo, no obstante, es algo que todavía no se ha demostrado de forma fehaciente, por lo que existe aún mucha incertidumbre sobre ello.

Su terreno habitual pertenece a lo que hoy conocemos como la zona sur del continente americano, este es además uno de los ejemplares de mayor edad que se han logrado hallar de entre todos los ejemplares conocidos hasta el día de hoy, y existe un gran grupo de investigadores que ha llegado a afirmar que este espécimen podría ser un ancestro o pariente que sería el denominador común de una gran cantidad de ejemplares hallados.

Taxonomía del dinosaurio

Reino División Clase Superorden Orden Familia Género
Animalia Chordata Sauropsida Dinosauria Saurischia Eusaurischia Eoraptor

  • El ejemplar pertenece al Reino Animalia.
  • El animal se encontraba dentro del Filo o la División Chordata.
  • La clase de Eoraptor es el Sauropsida.
  • Pertenece al superorden Dinosauria.
  • Su orden es la denominada Saurischia.
  • Su familia es Eusaurischia.
  • Su género es el Eoraptor.
  • Pertenece a la especie denominada Eoraptor lunensis.

Características del Eoraptor

Descripción del Eoraptor

Sobre las dimensiones de este ejemplar se puede decir que tuvo casi 100 centímetros de longitud, y en cuanto a su altura se puede afirmar que tuvo alrededor de 30 cm, por otro lado, su volumen se ha llegado a calcular y pudo ser de menos de 10 kilogramos.

Sobre sus extremidades, podemos afirmar también, que las extremidades que se situaban en la zona delantera del animal, presentaban unas manos que a su vez poseían un total de cinco dedos, además de ello dichas extremidades gozaban de una longitud bastante alongada, en cambio las extremidades que consideramos como piernas solo presentaban manos que poseían dos pares de dedos.

¿Sabías qué?...
Se ha llegado a presumir, debido al tamaño de dichas extremidades, que este animal era uno de los más veloces de su tiempo, la cola era igual de alargada e incluso se dice que fue parte elemental de toda la estructura del animal.

Por otro lado, la zona del cuello de este espécimen no era de gran dimensión, en cambio la zona del cráneo si disfrutaba de un tamaño mucho más prolongado, a pesar de que en realidad se trataba de un espécimen pequeño, en resumen, se puede llegar a afirmar con mucha seguridad que esta criatura era mucho más veloz que otros ejemplares que vivieron y habitaron en su mismo territorio y época.

Además de esto, hay que aclarar que esta criatura era realmente digitígrada (apoya únicamente los dedos, no la palma entera) por lo que solo necesitaba la zona de sus dedos para apoyarse durante el momento del desplazamiento, un hecho que confirma la afirmación mencionada en párrafos anteriores.

Descubrimiento del Eoraptor

Representación de un Eoraptor

El hallazgo realizado de modo inicial se llevó a cabo un año después de iniciada la década de 1990, por Ricardo Martínez, quien él mismo en aquel tiempo aseguró haber detectado un grupo importante de vestigios procedentes de la prehistoria.

¿Sabías qué?...
En aquel tiempo aquel investigador era solamente un estudiante que se encontraba realizando trabajo de apoyo para otro grupo de científicos ya de recorrido y fama mundial, el lugar de trabajo se encontraba ubicado en El Valle de la Luna.

Lo que es realmente anecdótico de este hallazgo es que los vestigios se hallaron por accidente, el mismo estudiante Martínez fue quien logró ver apenas un elemento óseo que tenía un brillo bastante extraño para terminar siendo una roca, con un poco de ayuda de los rayos solares, este mismo sujeto se encargó de revisar el área y efectivamente confirmó que en ese lugar podrían existir un número importante de vestigios fósiles.

A partir de ese momento se ordenaron y organizaron una serie de excavaciones que tenían que ser bastante cuidadosas, para evitar dañar al material fósil, ya que desde un principio se sabía que estos vestigios iban a resultar ser bastante importantes para la ciencia, desde aquel instante el mismo individuo se encargó también de desenterrar un elemento óseo perteneciente al cráneo y en seguida logró hallar una estructura totalmente intacta.

Luego de diversos estudios se comprobó que su ambiente natural estaba realmente favorecido por diversas condiciones propias del clima, por lo que su territorio probablemente se encontraba repleto de una vasta vegetación e incluso tenían a su alcance un enorme río que les brindaba el agua necesaria para la vida y la existencia.

Alimentación del Eoraptor

Alimentación del Eoraptor

Este animal era un espécimen que basaba su alimentación en el consumo de otros animales, es decir, en el consumo de carne de las presas que lograba capturar y asesinar, este detalle se conoce debido a que se ha logrado estudiar de forma detenida los elementos dentales de este individuo, los cuales gozaban de la forma y el diseño adecuado para el consumo de carne, además de que también presentaba un conjunto de garras que resultaban ser letales para otros ejemplares de su tiempo.

¿Sabías qué?...
Una de sus víctimas podría haber sido los reptiles de menor tamaño que se encontraban deambulando por el lugar, así como también algún que otro insecto que lograba capturar, sin dejar de mencionar que probablemente la presa más frecuente que este dinosaurio lograba atrapar eran los populares mamíferos de dimensiones menores.

No obstante, existe un gran número de investigadores que también ha estudiado la estructura dental del animal y que han comprobado, según sus fuentes, que la heterodoncia era una cualidad presente en el Eoraptor, por lo que ellos sugieren finalmente que en realidad este individuo era un omnívoro, ya que no solo vivía de comer carne, sino de comer todo tipo de producto que le suponga proteínas y vitaminas para su organismo.

Como ya hemos señalado, este es probablemente uno de los animales de mayor antigüedad, la cifra es realmente magnífica, hace más de 200 millones de años que la existencia de este ejemplar se llevó a cabo, lo que indica que este probablemente es el antepasado común de todos los demás dinosaurios que hemos estudiado a lo largo de este tiempo.

Hasta el momento la ciencia no ha podido determinar la verdadera edad a la que pudo haber llegado este animal, existen numerosos trabajos teóricos que argumentan sin mucha convicción supuestas edades pero en realidad no se ha determinado una cifra exacta.

En nuestra cultura actual aún no podemos ver muchas muestras de la popularidad de este animal, debido a que su hallazgo y su posterior estudio se ha efectuado de forma reciente, tan solo podemos verlo de forma casual en algunos juegos para niños que de forma reciente están tomando en cuenta la forma y la estructura anatómica de este magnífico y viejo ejemplar.

Ahora solo toca a esperar que en algunos de los filmes de cine se llegue a tomar más en cuenta a este común denominador de todos los dinosaurios.

Para concluir este artículo, te dejamos con un vídeo sobre el Eoraptor. En este vídeo se cuentan bastantes detalles, curiosidades y la historia sobre este peculiar animal, esperamos que te guste.