Devónico

devonico

El Devónico es la cuarta etapa del Paleozoico. Comenzó aproximadamente hace 415 millones de años, con una extinción a finales del Silúrico pero sin una gran pérdida de biodiversidad.

En el Devónico ocurren grandes apariciones, como los primeros peces con dientes verdaderos como los tiburones y el comienzo de los vertebrados en tierra firme, además de los primeros bosques.

Características del Devónico

El periodo Devónico consta de unos niveles de agua altos, con una concentración de oxígeno atmosférico aproximadamente 20% menor a la actual.

Esta concentración de oxígeno supuso un bloqueo para los artrópodos, ya que su tamaño está en función de la cantidad de oxígeno que adquieren, por eso en los océanos podían alcanzar grandes envergaduras mientras que en tierra firme los anteriores escorpiones comenzaron a ser similares en tamaño y forma a los actuales.

Con respecto al Silúrico, no hay grandes diferencias, solamente que la concentración de oxígeno atmosférico está en aumento debido a que las plantas vasculares están comenzando a alcanzar grandes envergaduras. Pero con respecto a los niveles de aguas, siguen siendo similares.

En cuanto a la tierra emergida, los continentes siguen moviéndose, formándose una “pre-Pangea”. Este predecesor del supercontinente de finales del Paleozoico y principios del Mesozoico se comenzó a formar hace aproximadamente 390 millones de años, debido a que los continentes del norte como Baltica y Laurentia seguían colisionando y juntándose, y ahora también se comienza a fusionar Siberia, y juntos comienzan a acercarse a Gondwana, provocando que el mar del Tethys sea cada vez menor.

Un día duraba aproximadamente 22 horas, y un año tardaba 399 días.

Vida vegetal del Devónico

A finales del Silúrico, la vida vegetal estaba formada por pequeñas plantas de ramificación dicótoma que pronto darían lugar a los helechos simples.

En el Devónico, estos helechos llegaron a alcanzar grandes dimensiones en etapas posteriores como Lepidodendron, un helecho arborescente de gran envergadura.

Los helechos eran ya las primeras plantas vasculares, aunque habría que esperar millones de años para que aparecieran las coníferas y las primeras semillas.

Los helechos provocaron un aumento de los niveles de oxígeno atmosférico durante y a finales del Devónico, lo que facilitó la salida de vertebrados del agua a tierra firme.

Animales acuáticos del Devónico

Durante el Devónico, los peces sufren grandes cambios.

Uno de ellos es que desarrollan verdaderos dientes, aunque aún existen gigantes sin dientes pero con placas duras y mandíbulas poderosas al principio del Devónico como es el Dunkleosteus.

Los peces comenzaron a tener envergaduras mayores, debido a que el océano es un sumidero de oxígeno y de otros gases, de modo que si aumentaba el oxígeno de la atmósfera, el del océano también.

Entre las especies que aparecieron en los mares del Devónico cabe destacar uno de los mayores depredadores que ha sobrevivido hasta nuestros días: los tiburones.

Estos peces de esqueleto cartilaginoso comenzaron su radiación hace 390-370 millones de años, con formas muy similares a las actuales pero que aún debían de mejorar para poder llegar a ser los grandes cazadores oceánicos actuales.

En esta época aparece un pez que ha sobrevivido hasta nuestros sin prácticamente ningún cambio: el celacanto Latimeria chalumnae. Este pez de cerca de 1’8 metros de longitud es un fósil viviente, un pez mandibulado con placas óseas prácticamente igual que los peces del Devónico.

Animales terrestres del Devónico

La tierra firme comenzó a ser un ambiente propicio para la vida de los animales vertebrados. Los peces primitivos evolucionaron, y de sus aletas pectorales y pélvicas se formaron las patas anteriores y posteriores.

Los primeros vertebrados que pudieron recorrer tierra firme fueron anfibios, y ya poseían unos pulmones para poder captar oxígeno de manera directa de la atmósfera.

Los primeros anfibios poseían unas extremidades con muchos dedos, como en el caso de la Ichthyostega y del Hynerpeton.

Estos anfibios podían vivir en tierra firme, pero no podían independizarse del agua. Los anfibios tienen un ciclo de vida en el cual el agua juega una parte muy importante, ya que las crías nacen y crecen en ella.

Las crías, al contrario que los adultos, poseen branquias y no pulmones, por lo que tienen que pasar por una metamorfosis similar a la que sufren las larvas de ranas para llegar al estado adulto.

Sin embargo, los ejemplares adultos de Ichthyostega no se asemejaban en nada con respecto a los ejemplares adultos de las ranas actuales.

Fin del Devónico

El periodo Devónico llega a su fin hace aproximadamente 360 millones de años, debido a una serie de extinciones que duraron aproximadamente 20 millones de años.

En estas extinciones, se perdieron gran cantidad de invertebrados marinos, entre ellos una gran pérdida de los arrecifes de estromatoporoideos que se formaron durante el Silúrico.

Las causas de estas extinciones pudieron ser debido a que, como hemos dicho al principio, el océano es un sumidero de gases. Las plantas comenzaron a formar más oxígeno pero a su vez aumentaron la cantidad de otros compuestos, principalmente diferentes ácidos orgánicos y compuestos de carbono.

Estos ácidos orgánicos y compuestos carbonatados entrarían al océano por pérdida de hojas, la diseminación de semillas, con la muerte de estos ejemplares o difusión de gases sobrantes de su metabolismo a la atmosfera, provocando una acidificación de éste que afectaría a la vida marina, ya que su medio de vida estaba cambiando y no solo les dificultaba la supervivencia sino que les dañaba.

Esta acidificación y pérdida de coral se puede observar a día de hoy con los grandes arrecifes de coral, que están sufriendo una acidificación del entorno de un modo similar al que ocurrió hace 360 millones de años.