Sarcosuchus: el cocodrilo prehistórico gigante que comía dinosaurios

Nombre: Sarcosuchus
Dieta: Carnívora
Peso: 250 kilogramos
Periodo: Cretácico Inferior
Encontrado en: Desierto de Sáhara

El género Sarcosuchus engloba a una serie de reptiles cocodrilianos que existió a la par de los dinosaurios, durante el Período Cretácico, hace aproxiamdamente 112 millones de años. Los restos han sido hallados en África y Sudamérica, cuando en el Cretácico aún se encontraban unidos en Pangea.

Este género de cocodrilos no tuvo nada que envidiar a los grandes dinosaurios con los que convivía, ya que llegó a ser uno de los mayores cocodrilos y depredadores que han existido en la Tierra.

Especies

Reino División Clase Infraclase Superorden Clado Familia
Animalia  Chordata  Sauropsida  Archosauromorpha Crocodrylomorpha  Mesoeucrocodylia Pholidosauridae

Sarcosuchus pertenece a la Clase de los saurópsidos, Superorden de los Crocodrylomorpha y familia de los polisáuridos (Pholidosauridae). Hasta ahora se han encontrado fósiles de dos especies, Sarcosuchus imperator y S. hartti.

 

Los primeros fósiles de estos animales fueron hallados en Brasil por el naturalista canadiense Charles Hartt. Eran dos dientes fosilizados, que envió al paleontólogo Othniel C. Marsh (el de la Guerra de los Huesos). Marsh los clasificó como pertenecientes a una nueva especie, el Gonhipolois, ya conocida. No fue sino hasta 1977 que se descubrió que esos dientes pertenecían a una nueva especie, que fue debidamente bautizada como S. hartti.

Cocodrilo Gigante

Entre 1946 y 1954, el francés Albert-Félix de Lapparent encontró varios fósiles de crocodyliformes en el norte de África. Había dientes, fragmentos de cráneo y vértebras que ayudaron a distinguir una nueva especie. En 1964, otro equipo francés encontró otro cráneo, casi completo, al norte de Níger. Dos años después, los franceses bautizaron la nueva especie como Sarcosuchus imperator, del griego sarchos, carne, y suchus, cocodrilo.

A finales del siglo XX, el paleontólogo de la Universidad de Chicago, Paul Sereno, excavó numerosos cráneos y esqueletos de S. imperator también en Níger.

Características

El cocodrilo moderno más grande, el de agua salada, puede llegar a medir hasta 7 metros, aunque por lo general no pasan de 6 m. Sarcosuchus pasaba de los 10 metros, y se cree que llegaban hasta los 12 m. Tan sólo la mandíbula podía llegar a medir tres metros, todo un super cocodrilo.

cocodrilo prehistórico

Cien millones de años después, un espécimen grande y viejo del cocodrilo de agua salada, Crocodylus porosus, puede llegar a pesar una tonelada. Sarcosuchus podría llegar a ocho toneladas. Lo dicho, un monstruo.

Claro está, Sarcosuchus vivió en una era de titanes, un tiempo en el que las características de la atmósfera y la falta de depredadores permitían a los seres vivos alcanzar dimensiones poco vistas en nuestra era. El hecho de que también hubiese herbívoros gigantes ayudaba a que los carnívoros como Sarcosuchus pudiesen encontrar comida abundante. Y ya que una imagen dice más que mil palabras, os dejo esta gráfica de la wikipedia comparando a Sarcosuchus con otros cocodrilos, y con el ser humano.

Apariencia de miedo

De ninguna manera te hubiese gustado encontrarte con este cocodrilo prehistórico. No sólo era extremadamente peligroso, era más feo que un par de anginas infectadas. A la ya de por sí apariencia desagradable de cualquier reptil, Sarcosuchus tenía una trompa que bien podríamos describir como deforme.

La parte superior era más grande que la inferior, por lo que al cerrar la boca siempre quedaba un trecho al descubierto. Era como si ambas secciones pertenecieran a animales diferentes.

Algunos de los dientes encontrados de sarcosuchus llegan a los 15 centímetros de largo, tanto como los de un T. rex. Al tamaño añadimos la cantidad, más de 100 de ellos entre la mandíbula superior y la inferior. Una mordida mortal sin paliativos. No quiero ni imaginarlo.

Por si fuera poco, Sarcosuchus tenía una bulla en la trompa, esto es, una especie de ampolla o vejiga, algo así como una gran verruga en la punta de la nariz. Para qué servía, no estamos seguros. Algunos científicos creen que podría ser un amplificador olfatorio; otros sugieren que podría tener una función de vocalización.

La trompa de Sarcosuchus no sólo era fea, sino que le impedía llevar a cabo el “giro de la muerte”. ¿Has visto alguna vez cómo un cocodrilo, una vez atrapada la presa entre los dientes, se pone a girar sobre su propio eje? Eso lo hace para desgarrar los tejidos del animal y desgarrar sus miembros.

Pues bien, el hocico de Sarcosuchus era tan delgado que no podría haber hecho el “giro de la muerte”, pues se le podría romper.

Aún así, se cree que Sarcosuchus bien podría cazar a los muchos dinosaurios de su hábitat y época.

 

Hábitat

Y ya que estamos, hablemos del lugar donde vivían estos gigantescos bichos. Según los datos conocidos hasta ahora, cada una de las dos especies de Sarcosuchus conocidas vivía en una zona: S. imperator en África, y S. hartti en Sudamérica.

A pesar de que el área en el que los fósiles encontrados en África es ahora el desierto del Sahara, hace 100 millones de años, era una llanura fluvial. Donde ahora todo es arena, antes era una jungla.

Al igual que muchas especies de cocodrilos modernos, Sarcosuchus prefería los ríos al agua salada. Así, podía variar su dieta entre peces, y los dinosaurios que se acercaban a beber a la orilla. No muy diferente de lo que los turistas pueden ver ahora en las orillas del Congo, o incluso del Nilo.

El sorpresivo y traicionero ataque de un cocodrilo sobre una cebra, es uno de los espectáculos más descriptivos que podemos ver en la naturaleza.

Y este cocodrilo prehistórico gigante ¿no tenía depredadores?

cocodrilo prehistórico

Seguramente sí, pero no muchos. Nuestro amigo el cocodrilo prehistórico no era sólo grande y feroz, sino que estaba bien protegido. La mayor parte de su cuerpo estaba protegido por osteodermos, las placas óseas que sirven de piel a muchos reptiles, y que son muy difíciles de romper.

No hace mucho hablamos de los osteodermos en el artículo dedicado a Ankylosaurus, échale un ojo también.

Hay un punto que creo vale la pena discutir. Se trata de una pregunta que a veces me hacen mis alumnos, y amigos. ¿Por qué los cocodrilos han cambiado tan poco desde hace cientos de millones de años? La respuesta está en la evolución, y en lo que la impulsa.

Sabemos bien que un animal, o una planta, evoluciona a través de ligeros cambios físicos provocados por la reproducción sexual o las mutaciones.

Estos cambios se perpetúan cuando las nuevas características representan una ventaja para el animal. Cuando estas adaptaciones ayudan a un espécimen a adaptarse mejor a un entorno en particular, dicho animal tiene más oportunidades de reproducirse y de pasar esas características a la siguiente generación.

Para no hacer el cuento largo, si los cocodrilos no han evolucionado mucho en 200 años, es porque desde entonces son una máquina de matar muy efectiva. Ya poco puede mejorar, a menos que cambie su entorno.

Clases de cocodrilos

De todos los reptiles vivos que nos podemos encontrar hoy en día, los cocodrilos son los que han cambiado menos con sus antepasados, hace más de 70 millones de años. Dentro de la familia de cocodrilos, pueden distinguirse 5 tipos:
DogCroc(Cocodrilo perro): El último tipo de cocodrilo, pero no por ello menos importante, se trata de esta especie con unas dimensiones cercanas al metro de largo, con una alimentación a base de pescado y larvas, cuya característica principal era su delicada nariz que tenía hacia fuera, parecida a la de los perros actuales. Se trataba de una especie muy veloz y con capacidad de nadar la cual podía sembrar el terror en cualquier superficie. Se han encontrado restos fósiles en la zona de Argentina.

 

PancakeCroc (Cocodrilo Plano): Con sus casi 6 metros de largo y sin ser carnívoro, este cocodrilo prehistórico de cabeza plana y delgada llegaba a ser el terror del pantano donde regularmente vivían esperando sus presas, a base de peces. Sus dientes estaban dispuestos en forma de pincho con maxilares muy finos para degustar a sus presas. Se han encontrado restos fósiles en Nigeria y Marruecos.

 

BoarCroc(Cocodrilo Jabalí): Es un tipo de cocodrilo de hasta 6 metros de largo, carnívoro con una boca desarrollada para golpear y con 3 colmillos en forma de puñal para poder desgarrar todo lo que se encuentre a su paso. Su principal característica era que podía caminar erguido. Se han encontrado restos fósiles en Nigeria.

 

DuckCroc(Cocodrilo Pato): Este tipo de cocodrilo, algo más conocido que los anteriores, podían alcanzar hasta el metro de largo y caminar erguidos, su alimentación al igual que PancakeCroc, se basaba en pescado, ranas prehistóricas y larvas. Con un pico ancho el cual le da la característica a su nombre, se trataba de un tipo de cocodrilo muy feroz, pues su agilidad y velocidad lo hacían un reptil implacable. Se han encontrado restos fósiles en la zona de Madagascar.

RatCroc (Cocodrilo Rata): Es un tipo de cocodrilo, que como bien dice su nombre, era muy pequeño, apenas superaba el metro de largo, al igual que los BoarCroc, podía caminar erguido, aunque este se alimentaba sobretodo de larvas y pequeños roedores. Se han encontrado restos en América del Sur.

 

 

SuperCroc (Super Cocodrilo): Este tipo de cocodrilo era el cocodrilo que comía cocodrilos, toda una bestia de la selva. Por desgracia sus grandes dimensiones impedian rápidos movimientos en ataque y a su vez de desplazamiento. Ello era la mayor limitación que tenía, por ello se deduce que era un dinosaurio que vivia en las orillas esperando a sus presas terrestres y acuáticas. Como no, el Sarcosuchus es una variedad de este cocodrilo. Se han encontrado restos en América del Sur.

Y terminando…

Hay unos detalles del cocodrilo prehistórico gigante que merecen ser mencionados:

  1. Los ojos de Sarcosuchus se movían de arriba a abajo, pero no lateralmente.
  2. De acuerdo con la evidencia fósil, el Sarcosuchus en ocasiones luchó con los dinosaurios.
  3. Sarcosuchus nunca dejaba de crecer. Aumentaba de tamaño hasta el último día de su vida…eso explica mucho su tamaño.

Y bien, aquí lo tienes, el cocodrilo prehistórico gigante, Sarcosuchus. Un bicho más a la colección de feroces criaturas del pasado que prefiero no haber conocido. Una especie extinta, que mejor está en un museo que en nuestros ríos. No sería el primer cocodrilo gigante ni el último, pero sí el más temible de todos.

Nos despedimos aquí y esperamos que te haya gustado toda la información que te hemos traído. Para finalizar, te dejamos con un vídeo del Sarcosuchus, el cocodrilo que comía dinosaurios.