Kakuru: el dinosaurio serpiente

Un dinosaurio muy singular, del mismo se tiene poca evidencia fósil.

Sin embargo, esto no fue obstáculo para que los habilidosos paleontólogos, en su ferviente deseo por conocer cada día más la vida de estos gigantes de antaño, no descubrieran quien fue el Kakuru .

Sigue leyendo para conocer más sobre este dinosaurio.

Que significa el nombre Kakuru

Este nombre proviene de Lenguas aborígenes de Australia, y hace referencia o significa “serpiente de la luz”.

Hay que tener en cuenta que los restos de este dinosaurio fueron encontrados en Australia y de hay su nombre.

Historia del descubrimiento

Los restos fósiles hallados de este dinosaurio constan de una tibia fosilizada, que de hecho fue fosilizada en un proceso inusual, en este método los huesos se convierten en ópalo como resultado de la hidratación, los fósiles de este dinosaurio fueron hallados en los campos de ópalo de Andamooka ubicado en Australia del Sur.

La tibia que se opalizó fue conservada para la venta en una tienda de gemas en el año de 1973, para luego ser comprada por un coleccionador privado asesorado por el paleontólogo Neville Pledge.

El titular de la tibia opalizada dio permiso para tomar fotos y también para tomar de muestras de yesos, pero después de algún tiempo este espécimen fue comprado por un comprador aleatorio en una subasta.

Se pensó que estaba fuera del alcance de la ciencia y no iba a ser posible llevar a cabo más investigaciones.

No obstante más tarde en el año de 2004 fue comprada por el South Australian Museum.

Para luego ser descrito y nombrado por Pledge y Ralph Molnar en el año 1980.

¿Cuando vivió y que comia?

Este animal vivió en lo que se conocía como el cretácico inferior, hace aproximadamente unos 116 millones de años.

Dada su poca evidencia fósil es difícil determinar cual era su dieta, pero se cree que era principalmente carnívora.

Características de este dinosaurio

¿Cómo se puede reconstruir un dinosaurio a partir de un solo hueso incompleto? El extremo distal (inferior) de la tibia es muy común en la mayoría de los terópodos.

La tibia del Kakuru, aunque única, se parece mucho a la de Avimimus portentosus.

También es similar a la de los celurosaurios y a la de las aves de patas largas y delgadas modernas. Como se puede ver que se parece a Avimimus e Ingenia, con proporciones similares a Microvenator.

Dadas estas similitudes para los paleontólogos se le fue un poco mas fácil determina su aspecto físico.

Para ello se tomó las reconstrucciones de Avimimus y Microvenator (un oviraptorosaurio de aproximadamente la misma edad que Kakuru) y se usó software para generar una reconstrucción esquelética teórica a hibrida entre los dos dinosaurios con los que compartía características.

El resultado es una interesante reconstrucción de un pequeño terópodo de patas largas, quizás carnívoro, de unos 1,5 a 2 metros de largo y aproximadamente unos 1,7 metros de alto, con una cola corta similar a la de Avemus.

La estructura de la tibia sugiere que pertenece a una familia completamente nueva de dinosaurios terópodos, desconocidos de cualquier otra parte del mundo.

Aunque por supuesto basándose en un solo hueso su precisión puede variar.

En términos generales la tibia es similar a la del Microvenator celer y Ornitholestes hermanni.

La reevaluación del material puede sugerir una similitud entre la tibia de Kakuru y la del oviraptorosaurio Ingenia yanshi, quizás indicando que Kakuru puede pertenecer a la orden de la oviraptorosauria.

También se dice que una tibia no descrita y un astrágalo de África se parecen mucho al material Kakuru.

Arturo Cabarcas