Aetonyx: el dinosaurio aguila

Aetonyx es el nombre que recibe uno de los afamados dinosaurios que caminaron en esta tierra hace millones de años, y los registros encontrados de este dan una idea clara sobre su vida en la tierra.

¿Que significa Aetonyx?

El significado del nombre Aetonyx es “garras de águila” y deriva del griego αετός (aetós) que se entiende como garras y νύχια (nýchia) que se entiende como águila.

Historia del descubrimiento

Aetonyx es un género designado para los dinosaurios de especie única llamada prosaurópodo masospondílido.

En la actualidad no existen muchos datos que arrojan luz sobre este feroz animal, sin embargo el conocimiento que se tiene de él  ha sido proporcionado gracias a los registros fósiles de  la familia a la que pertenece.

A pesar de las muchas dudas que quedan por aclarar, se tiene información importante de este dinosaurio.

El primer fósil del Aetonyx fue encontrado en el año 1911 por el paleontólogo Robert Broom, inmediatamente este paleontólogo clasifico este fósil como un Carnosaurio.

Sin embargo, esto no fue del todo correcto, pues los descubrimientos posteriores refirieron por la forma física de este, a un dinosaurio de vertebra alargada parecido al Aetonyx llamado Massospondylus.

Este descubrimiento se realizo por primera vez en África, específicamente el la cercanía sur de esta. A pesar de que no se han encontrado más registros de este dinosaurio se busca detallar más información en los registros que se tiene hoy día.

A pesar de que los estudios no rinden el fruto esperado o deseado, este sigue siendo por su diseño uno de los dinosaurios más populares en la actualidad.

Registros fósiles

Cuando se halló el esqueleto del Aetonyx se pudo divisar que no estaba bastante completo, pues en este se encontraban algunas vertebras así como parte de la tibia, los brazos, manos y la mayor parte de su pie.

Gracias a este descubrimiento se logró reconstruir el resto de su esqueleto con el fin de tener un esquema más amplio de este animal.

A pesar de existir poca información que detalle todos los aspectos deseados de este animal jurasico, en la actualidad aún se siguen descubriendo datos importantes de dicho dinosaurio, lo que permiten tener un mejor entendimiento de este animal que resulta bastante interesante y llamativo.

Gracias a que en la actualidad se puede crear y desarrollar estructuras esqueléticas a partir de restos fosilizados, se han recreado muchas imágenes que sugieren la forma física exacta del Aetonyx.

Sin embargo, la mayoría de estas imágenes encontradas en muchas guías no son fieles a los fósiles originales.

¿Cuando vivió?

El increíble Aetonyx vio vida en el periodo jurasico, hace aproximadamente 195 millones de años, en lo que se conoce como el Heattangiense, periodo que se detalla en la división de la línea cronológica del tiempo.

Lo que actualmente se conoce como el Heattangiense se refiere específicamente al periodo de tiempo jurasico que comprende el primer piso de esta edad.

Este periodo va desde 199 hasta 196 millones de años atrás, y el  entorno preciso en el que vivió fue en toda áfrica.

¿Que comía?

Como los demás dinosaurios de su infraorden (Prosauropoda) no sabe sabe a ciencia cierta qué tipo de dieta tenían, aunque se ha llegado al consenso de que la mayoría son herbívoros algunas caracteristicas puede sugerir una dieta carnívora e incluso innovadora.

Tendremos que esperar si en un futuro se hallan fósiles más completos de estos dinosaurios para establecer a ciencia cierta qué tipo de dinosaurios era.

Características del Aetonyx

Tomando en cuenta lo difícil que ha sido la recreación del esqueleto de este animal, es increíble que gracias a los avances se pueda tener un mapa bastante completo y detallado de este.

Los fósiles muestran que el Aetonyx tenía un cuello moderadamente alargado, y poseía unas patas bastante delgadas que le permitían moverse sin mayor dificultad.

Anteriormente se creía que el Aetonyx era omnívoro, sin embargo descubrimientos recientes apuntan a que era carnívoro, pues poseía grandes garras  y afilados dientes que le permitían cazar y desgarrar a sus presas.

Su longitud rondaba ente los 4 y 6 metros, su altura entre los 2 y 2,5 metros y el aproximado de su peso era e 135 kilogramos.

Arturo Cabarcas