Argentinosaurus: un gigante con miedo a pocas cosas

Nombre: Argentinosaurus
Dieta: Herbívora
Peso: 70 toneladas
Periodo: Cretácico
Encontrado en: Argentina

El Argentinosaurus fue un género de dinosaurio con un tamaño realmente enorme. Habitó durante el periodo cretácico que pertenece a la conocida era de los dinosaurios. Se trata de un gigantesco dinosaurio que pertenece a la familia de dinosaurios saurópodos titanosaurianos.

Este género habría tenido un tamaño realmente enorme en comparación a los demás dinosaurios, tanto que es considerado como el dinosaurio más grande que jamás haya existido con unos 16 metros de altura y unos 33 metros de longitud.

El gran tamaño que tenía le mantuvo a salvo de los grandes depredadores que existían en su ecosistema. Su cuello habría sido muy alargado y con él podría haber alcanzado fácilmente todo tipo de vegetación, pues se trataba de un animal herbívoro.

Si te ha parecido interesante esta pequeña introducción… Sigue leyendo este texto obtener la información más completa del Argentinosaurus que hay en la red. ¡Descúbrelo todo acerca de este dinosaurio herbívoro del cretácico!

Descubrimiento del Argentinosaurus

Descubrimiento del Argentinosaurus

Como bien mencionamos, este animal pertenece o es parte de los gigantescos saurópodos, por lo que el tamaño de este espécimen es algo digno de admirar, es un ejemplar gigantesco, tanto así que es uno de los animales de mayor tamaño que hasta nuestros días se han llegado a conocer y a estudiar de forma profunda.

No obstante, los vestigios fósiles de este animal no resultan ser variados, de hecho son pocos en realidad, y debido a esto las dimensiones exactas de este ejemplar no pueden ser determinadas a fondo, así como tampoco muchas de sus características físicas, pero los esfuerzos y avances de la ciencia nos han permitido conocer mucho más sobre este dinosaurios, a pesar de los obstáculos como este.

Mientras que algunos científicos afirman que mide más de 40 metros y otro grupo de investigadores afirma que su longitud no sobrepasa los 25 metros, la media que se ha llegado a establecer para este ejemplar es de unos 33 metros en cuanto a su longitud, y sobre el volumen podemos afirmar que tuvo más de 70 toneladas.

Como podemos observar y analizar, estas medidas en realidad son monumentales, por lo que incluso puede que estemos hablando de uno de los animales prehistóricos de mayor tamaño en todo nuestro planeta, sin embargo, no se puede realizar dicha afirmación de forma oficial por los detalles que ya hemos señalado anteriormente, falta de pruebas fehacientes que lleguen a comprobar las hipótesis realizadas.

Es por esta misma razón que existen diversos y candentes debates acerca del tamaño y la descripción física de este espécimen, durante largos años este debate ha permanecido y no creemos que se extinga dentro de poco.

Los restos que se pudieron conservar fueron hallados gracias a un personaje conocido como Guillermo Heredia, todo empezó cuando este personaje se encontraba realizando una singular caminara por un campo y de repente se percató de la existencia de algunos elementos extraños y de gran tamaño que eran bastante extraños.

En seguida optó por comunicar a las autoridades correspondientes de dicho lugar, conocido ahora bajo el nombre de la Patagonia, en un punto específico conocido como Plaza Huincul, luego de que las autoridades reconociesen que se trataba de un hallazgo legítimo de restos fósiles, estos tomaron las medidas necesarias para poder realizar la extracción en el menor tiempo posible, y efectivamente así lo hicieron.

Estos vestigios ahora se encuentran bajo conservación y cuidado del personal calificado de un Museo identificado como Funes, además de que otro conjunto de restos fósiles fueron llevados hasta un lugar conocido como La Plata, en el museo correspondiente por supuesto.

A partir de este increíble descubrimiento se lograron realizar una serie de estudios y análisis que han permitido sacar algunas conclusiones y emitir algunas hipótesis sobre la vida y el desarrollo de este animal, de ese modo se han logrado obtener valiosos datos sobre algunas de sus cualidades del tipo biológico y algunos detalles sobre la morfología del ejemplar, sin dejar de mencionar que la taxonomía o clasificación de este espécimen es algo sobre lo que también se ha logrado avanzar mucho desde que se realizó su descubrimiento.

Tengamos en cuenta también que hace millones de años, el ambiente en el que se encontraron los restos de este animal, era bastante diferente al ambiente que hoy en día podemos ver en La Patagonia, en aquellos años el clima era mucho más caluroso y con mucha mayor vegetación, a diferencia del enorme desierto que hoy en día podemos encontrar en aquel lugar que ya hemos señalado.

Taxonomía del Argentinosaurus

  • Este animal pertenece al Reino de Animalia
  • Este ejemplar forma parte del Superfilo Deuterostomia
  • El Filo de este espécimen es Chordata
  • El Subfilo de este ejemplar es Vertebrata
  • La Clase de este dinosaurio es Sauropsida
  • El Orden de este ejemplar es Saurischia
  • El Suborden de esta criatura es Sauropodomorpha
  • El Infraorden de este ejemplar es Sauropoda
  • La Familia a la que pertenece este ejemplar es Andesauridae

Características del Argentinosaurus

Descripción del Argentinosaurus

Como ya hemos podido resaltar, a este animal se le considera como uno de los ejemplares de mayores dimensiones que han vivido en nuestro planeta, por lo que la extensión de los restos fósiles que se encontraron realmente sorprendieron al público en general y sobre todo a los científicos que se encargaron de analizarlos, por lo que en resumen este animal era excepcional realmente.

Su longitud se acercaría a los 33 metros en promedio, pero en realidad es que este animal incluso pudo haber llegado a medir en total unos 40 metros, lo mismo sucede con su peso o su volumen, el cual pudo ser de aproximadamente unas 90 toneladas, pero el promedio que se llegó a señalar tan solo es de 70.

Sobre la altura de este increíble ejemplar podemos decir que si el animal lograba enderezar su cuello totalmente, esta pudo ser de más de 16 metros fácilmente.

Este tamaño que poseía el animal probablemente le habría sido de gran ayuda cuando se trataba de defenderse de otros depredadores bastante feroces, los cuales eran abundantes en aquel tiempo y en aquel territorio, por lo que su tamaño imponente le habría salvado la vida no solo una sino varias veces durante toda su vida, ya que depredadores feroces como el Giganotosaurus seguramente se encontraban al acecho de su presa, sin olvidar también a otro depredador que vivió en el mismo tiempo y en el mismo lugar que el Argentinosaurus, el famoso Mapusaurus.

Lo que sí resultaba aparentemente diminuto en la estructura de este gigantesco animal, era la zona craneal, ya que esta precisamente no era enorme, sino que en realidad se veía minimizada y ridiculizada por el enorme tamaño de su cuerpo, esta cabeza además presentaba una serie de coronas dentarias que resultaban ser bastante alongadas y disfrutaban de la forma de lo que hoy conocemos como tubo, sepamos además que estas coronas se encontraban diseñadas perfectamente para realizar cortes directos a la vegetación que se encontraba dispuesta en los árboles de aquel entonces.

Este dinosaurio presentaba un cuello bastante alargado, lo que le era bastante útil cuando se trataba de extraer alimento de lo alto de los árboles, este cuello además se encontraba sostenido por un cuerpo provisto de muchos músculos y de mucha fuerza, por lo que su apariencia general era de un animal sólido y resistente.

En total este animal presentaba un conjunto de cuatro extremidades, las cuales las utilizaba todas para poder sostenerse y desplazarse, en otras palabras, era un ejemplar del tipo cuadrúpedo, y sobre su cola podemos decir que también era de una cualidad alongada, la cual, como en otros ejemplares, tenía la funcionalidad de brindar equilibrio a la estructura total de la criatura.

Sobre las vértebras de este dinosaurio no se ha llegado a conseguir mucho, pero de las pocas que fueron halladas y conservadas se puede decir que la más grande de todas las vértebras que se conocen presenta una altura de 1 metro con 59 centímetros, mientras que el espesor de este elemento óseo es de aproximadamente 1 metro con 29 centímetros.

Sobre estas vértebras podemos ver claramente que presentan unas extrañas protuberancias que los científicos han denominado como crestas, mientras que otros prefieren la denominación oficial de apófisis transversal, las cuales en realidad son elementos óseos necesarios para que las costillas puedan sostenerse en el cuerpo del animal.

El Argentinosaurus tenía un cuello largo

Además de ello se tienen en conservación un elemento óseo conocido como peroné y algunas costillas que se encuentran casi destrozadas, de la misma forma que un hueso conocido como sacro.

Sobre el elemento óseo del peroné podemos afirmar que este resultaba tener una longitud de 1 metro con 55 centímetros, y debemos resaltar además que en un principio se pensó que este elemento óseo era en realidad una tibia, para que luego análisis desarrollados de forma posterior desmintieran tal afirmación equivocada.

Lo que llega a sorprender es que este animal resultaba tener una figura esbelta, a pesar del enorme tamaño que presentaba, la cara medial era en realidad plana, algo que resulta bastante inusual en animales tan grandes como el protagonista de este artículo.

Por otro lado, se ha llegado a obtener un elemento óseo de gran tamaño que consiste en realidad en una costilla, la cual probablemente se habría situado en la región del tórax, lo único negativo de ello es que este elemento no se encontraba completo y en muchas áreas se había fragmentado, aún así los científicos realizaron un gran esfuerzo para tratar de describirla, y en primer lugar para tratar de definir de qué elemento óseo se trataba.

Sobre el elemento óseo del sacro podemos decir que se llegaron a obtener sus cuerpos vertebrales, los cuales estaban en un pésimo estado pero aún así era posible realizar un estudio profundo del material, estudio que llegó a la conclusión de que un total de cinco vértebras se encontraban fusionadas en esta zona del cuerpo-.

Por otro lado, podemos ver que este mismo elemento óseo identificado como sacro, presenta un extraño tejido óseo que en su zona presentaba un conjunto de macroceldas de dimensiones mayores que se encontraban divididas totalmente por una serie de láminas que resultaban ser bastante alargadas y sin mucho espesor.

Recordemos además que otros parientes directos del dinosaurio protagonista de este artículo, presentaban una serie de defensas en la zona de la espalda, unas estructuras conocidas como osteodermos, debido a ello se cree que este ejemplar también pudo llegar a presentar estas mismas estructuras en su cuerpo.

Otro elemento óseo que fue hallado consiste en un fémur, el cual tampoco resultaba estar completo y en un buen estado de conservación, pero debemos señalar que este hueso fue encontrado en un lugar un poco más alejado de la zona del descubrimiento inicial, no obstante, se le ha llegado a atribuir también al dinosaurio protagonista de este artículo, después de diversos estudios exhaustivos.

La longitud de este elemento óseo hallado era de un total de un metro con 18 centímetros solo en la zona del eje, pero la longitud total de este elemento resulta ser un misterio hasta nuestros días, debido a que la estructura en total no pudo llegar a fosilizarse por completo debido a las secciones distales.

Pero las hipótesis y las conclusiones nunca hacen falta en el mundo de la ciencia, por lo que uno de sus descubridores llegó a señalar que probablemente la longitud total de este elemento pudo haber sido de unos 2 metros con 40 centímetros, lo interesante de todo es que luego de unos años, precisamente cuatro años antes de entrar en el siglo XXI, un reconocido paleontólogo identificado como José Bonaparte se encargó de realizar la afirmación de que en realidad el tamaño real de este fémur era de 2 metros y medio.

De igual modo otros reconocidos científicos brindaron dimensiones que se aproximaban a la longitud de este último investigador mencionado, no obstante, estos datos resultan ser solo hipótesis y no se puede comprobar de forma fehaciente hasta la actualidad.

En resumen, el tamaño total y exacto del animal es algo imposible de determinar, debido a la falta de material y a la falta de conservación de los materiales hallados, por lo que resaltamos nuevamente que gran parte de las medidas y números que hemos brindado sobre su tamaño y las dimensiones de su estructura, resultan ser solo hipótesis que podrían acercarse a la realidad, o tal vez no.

Es debido a esto que los esfuerzos por encontrar más restos sobre este increíble animal se siguen realizando día a día, y todos estamos seguros que cada vez estamos más cerca de llegar a descubrir un nuevo conjunto de elementos que nos permitan conocer a fondo la vida y las verdaderas dimensiones, características y habilidades de este monumental animal, las cuales serán publicadas y reseñadas en este mismo sitio web.

Alimentación del Argentinosaurus

Este ejemplar resultaba tener una dieta basada en el consumo de hierbas o vegetales, por lo que se puede decir que era un ejemplar herbívoro, además  de que los vegetales de los cuáles más se alimentaban eran las famosas palmeras, las que hasta día de hoy han llegado a sobrevivir, y por supuesto las infaltables coníferas, aquellas que en la prehistoria destacaban por su abundancia, en especial una conífera indentificada de forma oficial como “Araucaria”.

Aunque no se descarta tampoco que este ejemplar pudo haberse alimentado de plantas bajas como los helechos e incluso de los propios arbustos, ya que tenía la capacidad de agacharse para poder extraer dichos vegetales del suelo.