Euoplocephalus: el bunker prehistorico

Nombre: Euoplocephalus
Dieta: Herbívora
Peso: 2 toneladas
Periodo: Cretácico
Encontrado en: Canadá

El Euplocephalus fue un género de dinosaurios ornitisquios tireóforos anquilosáuridos que habitó en nuestro planeta durante el Periodo Cretácico, hace aproximadamente de unos 145 a 65 millones de años.

Este género poseía una robusta armadura con pinchos así como una increíble cola con la que golpear a sus enemigos, por lo que resulta inevitable calificarlo como un auténtico búnker viviente.

A pesar de su robustez era  un dinosaurio herbívoro y muy calmado, aunque cuando estaba bajo amenaza de ataque adoptaba un comportamiento realmente agresivo que asustaba hasta los propios Allosaurus.

¿Quieres saber más? Aquí encontrarás una amplia y detallada información sobre el Euplocephalus.  ¡Descúbrelo todo acerca de este dinosaurio herbívoro del Cretácico!

Taxonomía del Euoplocephalus

 Reino Filo Clase  Superorden Orden  Suborden  Infraorden Familia  Género
 Animalia  Chordata  Sauropsida  Dinosauria  Ornithischia  Thyreophora  Ankylosauria  Ankylosauridae  Euoplocephalus
  • Este ejemplar perteneció al reino de Animalia.
  • Lo encontramos clasificado dentro del filo Chordata.
  • La clase donde fue englobado es Sauropsida.
  • Obviamente su superorden es Dinosauria.
  • Perteneció al orden Ornithischia.
  • Lo encontramos clasificado en el suborden Thyreophora.
  • Ha sido englobado en el infraorden Ankylosauria.
  • Fue clasificado dentro de la familia Ankylosauridae.
  • El género al que estamos haciendo referencia es Euoplocephalus.

En este punto es necesario mencionar que en la actualidad este género está representado por una única especie, E. tutus, siendo esta la especie tipo en base a la cual se ha realizado toda la descripción científico.

No obstante esto no significa que no existan más especies ya que el hallazgo de nuevos restos fósiles podría significar el descubrimiento de una nueva especie.

Por este motivo desde esta plataforma haremos todo lo posible por mantener actualizada esta información ante cualquier futuro cambio que pudiera darse en la taxonomía de este animal.

El descubrimiento de este dinosaurio

Como siempre sucede tras el descubrimiento de un nuevo género de dinosaurios es inevitable la denominación científica del mismo, en este caso hablamos del nombre Euoplocephalus.

En este caso el nombre deriva de la palabra griega στερεός (Stereo) , que significa “sólido”,  y κεφαλή (falus) , que se entiende como “cabeza”.

Por este motivo este dinosaurio fue también llamado Stereophalus, aunque este nombre sería cambiado finalmente a Euoplocephalus, que puede traducirse como “cabeza bien acorazada”.

Uno de los primeros descubrimientos de este acorazado fue llevado a cabo por el  paleontólogo canadiense Lawrence Morris Lambe en el año 1987, en el lugar que se conoce como Parque Provincial de los Dinosaurios.

Dicho parque está ubicado en un valle cercano al río Red Deer en Alberta,Canadá. En este primer hallazgo se encontró un cráneo y lo que parecía ser un una serie de cinco escudos.

Reconstrucción del Euplocephalus

En el año 1902, fue el mismo Lawrence Morris Lambe, el que describió este hallazgo, dándole el nombre de Stereocephalus, sin embargo, dicho nombre ya había sido dado a un escarabajo sudamericano por el naturalista argentino Enrique Lynch Arribalzaga en 1884.

Como ya advertíamos anteriormente esto obligó a Morris a cambiar este nombre a Euoplocephalus en el año 1910 .

Desde entonces se han descubierto un gran número de fósiles de Euoplocephalus, no solo en Canadá sino también en los Estados Unidos.

Esta gran diversidad de vestigios han hecho que este dinosaurio sea uno de los más conocidos en el mundo de la paleontología. Entre sus fósiles más notorios se encuentran dientes, cráneos, esqueletos completos, armaduras… Etc.

En 1971, el paleontólogo Walter Kubms dentro de su estudio llegó a determinar que todos los anquilosaurios hallados en Alberta, pertenecían al género Euoplocephalus.

Desde entonces el Anodontosaurus y el Dyoplosaurus  fueron considerados sinónimos del género Euoplocephalus. Dicha clasificación fue aceptada por la mayoría de los científicos dadas las similitudes evidentes entre estos  dinosaurios.

Sin embargo en 2009, tras una series de investigaciones, tanto el Anodontosaurus como el Dyoplosaurus, son reclasificados en un género diferente, dejando como único representante del género Euoplocephalus al Euoplocephalus tutus.

Características generales

Este dinosaurio fue uno de los más fuertes ya que llegaba a medir unos 6 metros de largo, aproximadamente unos 2 metros de alto y  alcanzaba pesos de hasta unas 2 toneladas.

Se movía apoyándose en cuatro patas cortas pero lo suficientemente fuertes, debido a su contextura y armadura, era un animal bastante lento, incluso era considerado unos de los dinosaurios más lentos que existieron.

Su cuerpo estaba dotado de pequeños cuernos óseos y una placa ósea que recubría todo el dorso, cuello y cola. Dicha placa recibe el nombre de osteodermo. Esta armadura le servía para protegerse de sus depredadores.

Así como otros dinosaurios evolucionaron para tener garras más grandes, más velocidad, más fuerza…etc., este tipo de ankylosáurido evolucionó para perfeccionar su armadura.

Sin embargo, no sólo perfeccionó esta importante estructura sino que también mejoró y especializó su principal arma de defensa, la cola, que  estaba dotada de una gran masa ósea, muy  robusta y pesada.

El Euoplocephalus tenía la facilidad de mover su cola a voluntad ya que poseía músculos y vértebras independientes que le facilitaban mover dicha estructura con buena precisión.

Descripción del Euplocephalus

Su cabeza era pequeña y tenía una forma triangular. El cráneo más grande registrado tenía un tamaño de 41,1 cm de longitud y anchura de 47,8 cm. Esta cabeza estaba protegida por espinas y placas óseas, además, poseía cuatros grandes cuernos alrededor de su cabeza.

Por otro lado, y en consonancia con su cabeza, tenía un cerebro pequeño, por lo que muchos investigadores lo catalogan como uno de los dinosaurios más “tontos” de su era.

Su boca tenía forma de pico y estaba ligeramente encorvada, sus dientes eran pequeños y estaban adaptados para comer plantas y tubérculos.

Tenía ojos diminutos, en los cuales también se encontraron pequeñas placas óseas en los párpados, que se creen servían para dar protección a los ojos. Se estima que funcionaban como una especie de persianas blindadas que cubrían sus ojos.

Este dinosaurio realmente puede ser definido como un tanque de guerra, ya que por ejemplo el cuello,  una de las partes más vulnerables de cualquier animal, también se encontraba protegido por unas placas óseas que parecían un collar.

Acechar al robusto Euoplocephalus con su peligrosa cola y su feroz cobertura representaba todo un reto para cualquier carnosaurio hambriento, y es que precisamente la robustez era la principal defensa de los dinosaurios herbívoros.

La vida del Euoplocephalus sobre el planeta tierra

El Euoplocephalus vivió en el período Cretácico, hace aproximadamente unos 145 a 65 millones de años, principalmente en el territorio que conocemos actualmente como Canadá y Estados Unidos.

Recordemos que sus restos fueron hallados en la provincia canadiense de Alberta y en la provincia estadounidense de Montana, creyéndose que su hábitat por lo general se caracterizaba por ser de espacios abiertos y ricos en vegetación, ya que era imprescindible para su alimentación.

Como hemos mencionado anteriormente era un dinosaurio que basaba totalmente su dieta en vegetales y que  con la ayuda de su pico era capaz de arrancar lentamente vegetación herbácea, comer pasto, semillas… entre otros alimentos de esta índole.

Además, se cree que con sus patas era capaz de cavar en la tierra en busca de raíces y tubérculos que estaban enterrados, siendo estos últimos su alimento favorito.

Debemos mencionar que sus dientes no eran del todo efectivos para triturar las plantas y demás, por lo que su sistema digestivo sí estaba diseñado para facilitarle la digestión.

En la era de los dinosaurios, no sobrevivía el más fuerte, si no el mejor adaptado y esto lo sabía muy bien el Euoplocephalus, que evolucionó para hacerle frente a cualquier depredador que quisiera convertirlo en su cena.

Enemigos del Euplocephalus

Sobre el comportamiento de este dinosaurio, podemos decir que en general era muy calmado y poco agresivo, prácticamente se concentraba en satisfacer sus necesidades básicas.

Sin embargo, cuando era atacado, tomaba una actitud muy agresiva y atenta, en la que mostraba su enorme cola en un intento de persuadir a los depredadores.

Cuando el depredador no desistía y seguía atacando podría ser gravemente herido por un golpe de dicha cola, la cual era capaz de romper huesos y causar heridas fatales.

Por otro lado las placas en su cuerpo estaban dispuestas de modo que los espacios que quedaban entre ellas, funcionaban como una filosa y poderosa trampa cortante que si atrapaba una garra la destrozaba en el acto.

Esto lo hacía un dinosaurio bastante difícil de cazar y muchos de los depredadores desistían en su ataque, por lo que muchos paleontólogos presumen que llevaba un vida tranquila y sin preocupaciones.

Aunque, el ejemplar protagonista de este artículo no era del todo invulnerable, se cree que era presa fácil del Leidyosuchus, ya que el Euoplocephalus cuando se acercaba a beber agua, dejaba en evidencia su parte inferior, la cual no poseía algún tipo de armadura protectora.

En la actualidad se cree que esto era aprovechado por el Leidyosuchus para atacar y arrastrarlo hasta las profundidades del agua donde no tenía ventaja alguna.

Por otro lado también pudo ser víctima de ataques de pequeños terópodos como el Troodon, Saurornitholestes, Dromaeosaurus o el Richardoestesia, que ayudados por su tamaño y agilidad, le causaban daños en sus partes inferiores donde era vulnerable.

En cualquier caso sí podemos concluir que atacar a este dinosaurio era muy peligroso, por lo que muchos depredadores ni se tomaban la molestia a menos que estuvieran verdaderamente hambrientos.

Algunas curiosidades sobre el  Euoplocephalus

  1. Este dinosaurio aparece en parte del programa “Mundo paleolítico” ,en el capítulo numero 27 titulado “Dinosaurios armados”, puedes ver el capítulo de este video aquí.
  2. El Euoplocephalus aparece en la novela de Michael Crichton titulada “Parque Jurásico”, novela en la que se cuenta cómo se crean dinosaurios a partir de su ADN con la intención de crear una parque temático.  Esta novela posteriormente sería llevada al cine por el destacado director Steven Spielberg
  3. Es uno de los dinosaurios de los cuales se han encontrado más restos fósiles, del mismo se han hallado cerca de 40 esqueletos.

Nos despedimos aquí de este artículo y te animamos a que realices cualquier aportación o sugerencia que consideres necesaria, estaremos encantados de recibir tus comentarios.

Finalmente, a continuación te dejamos un interesante vídeo sobre el Euoplocephalus para que puedas aprender más sobre este impresionante dinosaurio:

Arturo Cabarcas
Arturo Cabarcas
Soy ingeniero de alimentos y profesor de biología. Me defino como ese tipo de personas que sabe de todo un poco, ademas, que soy un apasionado por aprender cada día mas sobre cualquier tema. Por lo que es muy fácil encontrarme escribiendo sobre cualquier cosa.