Pentaceratops: el cuello de un macho alfa

Nombre: Pentaceratops
Dieta: Herbívora
Peso: 6 toneladas
Periodo: Cretácico Superior
Encontrado en: América del Norte

El Pentaceratops fue un género de dinosaurio de lo más robusto que ha habitado en la Tierra durante el cretácico superior (hace unos 75 millones de años atrás). Este género se encuentra clasificado dentro del grupo de los dinosaurios ceratopsianos ceratópsidos.

Este género habría tenido un aspecto robusto y feroz debido a los cuernos y el volante que poseía. Tenía dos cuernos que tenía estaban situados sobre sus ojos, un gran cuerno sobre su nariz y un gran volante alrededor de su cabeza.

Este ejemplar habría tenido un tamaño de aproximadamente 8 metros de largo, 4 de altura y más de 5 toneladas de peso. Todo esto le daba un aspecto robusto y grande y realmente también lo fue.

Si te interesa saber más información acerca del Pentaceratops ¡Quédate con nosotros porque tenemos mucho que hablar acerca de este dinosaurio herbívoro del cretácico!

Taxonomía del Pentaceratops

Reino División Clase Orden Suborden Infraorden Familia
Animalia Chordata Sauropsida Ornithischia Neornithischia Ceratopsia Ceratopsidae

  • El Pentaceratops pertenece al reino Animalia.
  • Correspondiente al filo Chordata.
  • De la clase Sauropsida.
  • Perteneciente al superorden Dinosauria.
  • El Pentaceratops corresponde al orden Ornithischia.
  • Este pertenece al suborden Neornithischia.
  • Siendo parte del infraorden Ceratopsia.
  • Dentro de la familia Ceratopsidae.
  • Es considerado correspondiente a la subfamilia Ceratopsinae.
  • Del género Pentaceratops.

Características del Pentaceratops

El tamaño del animal no sobrepasaba los 8 metros de largo, mientras que la altura de esta extraña criatura era de máximo 400 centímetros, cuyo peso se calcula que podría haber sido de más de 5 toneladas.

Descripción del Pentaceratops

Como ya mencionamos, este animal poseía tres raras protuberancias que en realidad vendrían a ser cuernos, los cuales se situaban en el área de la testa, además de ello podemos detectar de que también tenía una resistente estructura en forma de pico, pico que además de ser bastante sólido era de característica robusta, por lo que se puede presuponer que era capaz de ejercer una fuerte presión.

La estructura ósea que pertenece al volante se puede observar claramente recubierta de elementos espinosos, mientras tanto, las extremidades del animal debían ser lo suficientemente resistentes como para soportar el gran peso que poseía el cuerpo entero del mismo, y en efecto, de esa forma eran dichas extremidades.

¿Sabías qué?...
El detalle o la cualidad en común o similar que tiene este extraño ejemplar con otros dinosaurios denominados o identificados como ceratopsianos, era la conducta de estilo gregario que poseía, algo común en esa familia de especímenes.

Se conoce además que este animal basaba su dieta en el consumo de diversos vegetales, por consiguiente no consumía carne de ningún tipo, entre sus vegetales preferidos podemos encontrar a los helechos y a algunas coníferas que seguramente abundaban en aquel tiempo en el que este espécimen se desarrolló, debido a que los famoso vegetales que contaban con flores en su estructura aún no habían desarrollado de forma tan exitosa como lo iban a hacer después de unos cuantos millones de años.

El pico del animal era un elemento indispensable para el proceso de alimentación, tanto como para arrancar ciertos vegetales difíciles como para poder facilitar la masticación de dicho alimento, de otro modo las cosas hubieran sido mucho más complicadas de lo que ya eran realmente en aquel tiempo de la prehistoria.

Historia del Pentaceratops

Historia del Pentaceratops

Sobre los primeros vestigios que fueron hallados, de este enorme ejemplar, podemos afirmar que se situaban en Nuevo México, dicho hallazgo se realizó bajo el mando de Sternberg, al hablar de este territorio obviamente nos estamos refiriendo a la famosa formación Kirtland, la cual le ha brindado al mundo de la ciencia una serie de tesoros como éste último que acabamos de mencionar.

¿Sabías qué?...
Entre los ejemplares que también se encontraron en dicha formación podemos mencionar a uno que fue denominado oficialmente como Prenocephale, sin dejar de mencionar por supuesto al Parasaurolophus cyrtocristatus.

No obstante, fue otro paleontólogo el que se encargó de la reseña de este raro espécimen, un investigador Henry Osborn, quien en 1923, realizó el gran trabajo de detallar todo tipo de datos sobre este animal denominado como Pentaceratops.

Fue este mismo sujeto quien se encargó de crear la denominación oficial del animal, recordando y haciendo recordar a todos que el verdadero descubridor de los vestigios del ser habría sido en realidad el científico que mencionamos en primer lugar en párrafos anteriores.

Un detalle de este animal que suele ser comparado con otros ejemplares, es la famosa gola, ya que se conoce que dicha estructura en el Pentaceratops es de un tamaño mucho más alongado, mientras que en el Triceratops dicha zona resulta ser un poco más corta, además de ello el dinosaurio protagonista de este artículo posee dos aberturas de tamaño considerable en dicha estructura, cualidad que no detenta el Triceratops.

Ya en la década de 1930, hizo su aparición Carl Wiman, el cual se encargó de realizar la reseña de una especie nueva de dinosaurio que pertenecía al ejemplar que hoy detallamos, este nuevo ejemplar fue denominado oficialmente como Pentaceratops fenestratus.

No obstante, luego de percatarse de una serie de omisiones y errores del científico, se le consideró a este ejemplar de la misma clase que mencionamos en párrafos anteriores, por lo que la denominación oficial que mencionamos quedó totalmente invalidada.

¿Sabías qué?...
Han sido en conjunto casi 10 cráneos los que se han podido encontrar, los cuales pertenecen a este ejemplar, además de ello también se pudieron localizar vestigios de estructuras óseas incompletas que al fin y al cabo sirvieron de mucho para poder seguir estudiando y conocer más detalles sobre este extinto espécimen.

Ya en los últimos años, en 2006, en el famoso estado de Colorado, situado en los Estados Unidos de América del Norte, un grupo de científicos realizaron la labor de localizar un conjunto nuevo de vestigios que probablemente pertenecerían a este singular animal.

Si deseamos conocer personalmente los restos del espécimen probablemente tendríamos que realizar un viaje hasta el estado de Oklahoma, situado en los Estados Unidos, dentro del cual se encuentran las instalaciones de un museo de gran prestigio, en el que los vestigios de este ejemplar se encuentran en exposición.

Se afirma también que de entre todos los vertebrados que andaban en zonas terrestres, este ejemplar presentaba uno de los cráneos de mayor dimensión si le comparamos con otros especímenes, por lo que este detalle resulta verdaderamente fascinante.

Uno de sus parientes más cercanos es el famoso ejemplar identificado como Anchiceratops, aunque también se presume que lo sea del Torosaurus, no obstante, eso es algo que se encuentra lejos de ser comprobado científicamente, debido a que los estudios sobre este animal aún se encuentran en pleno proceso.

Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado. Aquí nos despedimos y como bonus final te dejamos con un vídeo sobre el Pentaceratops bastante entretenido.