Triceratops: el más poderoso del cretácico

Nombre: Triceratops
Dieta: Herbívora
Peso: 7 toneladas
Periodo: Cretácico Superior
Encontrado en: USA

Vamos a hablar de uno de los dinosaurios más conocidos y emblemáticos de todos los tiempos: el Triceratops.

Conocido por todo el mundo cuando hablamos de “dinosaurios” como uno de los más famosos que jamás han existido.

El Triceratops es un género que engloba al menos dos especies de ornitisquios ceratopsianos que vivieron a finales del período Cretácico, en la actual Norte América, por lo que se encontraban en el continente Laurasia.

Vas a poder leer todo lo que se ha escrito y conocido sobre él a continuación en Dinosaurioss.com

Volvamos por un momento al periodo Cretácico y conozcámoslo en profundidad.

ORDEN Ornithischia
SUBORDEN Neornithischia
INFRAORDEN Marginocephalia
CLADO Ceratopsia
SUBCLADO Coronosauria
SUPERFAMILIA Ceratopsoidea
FAMILIA Ceratopsidae
SUBFAMILIA Chasmosurinae
GÉNERO Triceratops
ESPECIE Triceratops horridus (especie tipo)

Triceratops prorsus

Del Triceratops destacan sus 3 grandes cuernos que aparecen en la cabeza, de ahí su nombre. Aunque este aspecto es muy conocido por prácticamente todo el modo, de manera similar a como todos conocen la gran garra del Velociraptor o los pequeños brazos del Tyrannosaurus, el Triceratops ha sufrido diferentes cambios, al igual que ambos terópodos, a lo largo de la historia desde su primer hallazgo hasta el día de hoy.

Dibujo de un Triceratops

Anatomía y morfología del Triceratops

Aunque aún no se ha descubierto un esqueleto completo de Triceratops, se han descubierto suficientes restos desde su primer descubrimiento en 1887 en Norte América como para asegurar de manera exacta que hay, al menos, dos especies: Triceratops horridus y Triceratops prorsus, aunque se resumen sus características bajo el nombre de Triceratops, debido a que las diferencias son muy específicas.

El Triceratops se estima que medía cerca de 9 metros de longitud, y llegar a una altura de hasta 4 metros. El Triceratops es bien conocido por sus 3 cuernos, uno de ellos en el morro apuntando hacia arriba y dos de ellos muy largos y totalmente macizos, llegando a medir más de metro y medio de longitud, uno sobre cada ojo.

Otro aspecto representativo del Triceratops es el volante óseo que sale del cráneo hacia atrás. Sobre este volante o corona ósea a veces han aparecido una serie de huesos puntiagudos denominados occipitales, que pudieron ser más grandes en los machos para la atracción del sexo opuesto.

Reconstrucción del Triceratops

El Triceratops fue un cuadrúpedo que se estima llegó a pesar entre 6 y 12 toneladas. Este peso podía moverlo con cierta facilidad debido a unas patas fuertes y musculosas. Las patas delanteras tenían 5 pezuñas mientras que las traseras solamente tenían 4, un esquema bastante conservado entre los ceratopsianos.

Aunque en un principio se representó con las cuatro patas dispuestas hacia los lados de manera similar a los reptiles actuales como las iguanas, los nuevos hallazgos, estudios y reconstrucciones han descubierto que la posición era semi-flexionada hacia delante, de una manera similar a la de rinocerontes actuales.

Este cambio no ha supuesto ninguna repercusión con respecto a cómo comía y otras actividades estudiadas, simplemente una representación más actual.

Junto a las patas hubo otro gran descubrimiento. A diferencia de otros cuadrúpedos como los saurópodos o ankylosaurios, las patas traseras del Triceratops y todos los ceratopsianos eran más largas que las delanteras, lo que significa que el antecesor de los ceratopsianos era un dinosaurio bípedo y no cuadrúpedo.

Además, la estructura de las patas delanteras muestra una forma diferente a las traseras, indicando que en su origen su función era otra diferente a la de soporte de la masa corporal.

Subfamilias Chasmosurinae y Centrosaurinae

Aunque ambas subfamilias se encuentren bajo la descripción de ceratopsianos, tienen una serie de diferencias.

La primera diferencia y más clara es en el número de cuernos que poseen. La subfamilia Chasmosurinae posee 3 cuernos en su cráneo, mientras que la subfamilia Centrosaurinae posee únicamente uno o incluso éste puede no aparecer como tal sino como una gran protuberancia.

Mientras que la subfamilia Centrosaurinae tiene un aspecto más robusto y pequeño, las especies de la subfamilia Chasmosurinae poseían un cráneo con menos protuberancias robustas y más puntiagudas.

Las plumas y el Triceratops

En un hallazgo reciente de restos de Triceratops se encontraron una serie de impresiones que revelaban la presencia de fibras en la extinta especie. Estas fibras se han encontrado, al menos, desde la cadera hasta el extremo de la cola, pero no cubrían toda la cola sino que solamente se encontraban en una región dorsal, formando una fila de fibras.

Estas fibras podrían parecerse a las plumas, pero no se ha confirmado que sean tales. Son unas fibras largas que pudieron no estar relacionadas con la termorregulación sino con, como muchas estructuras que se han descrito, la atracción sexual.

Aunque parezca un aspecto raro del Triceratops, no lo es. En diferentes restos de ceratopsianos jurásicos encontrados en China también aparecen estas impresiones de fibras en las mismas regiones, llegando en algunos a ser más numerosas e incluso frondosas.

Aunque choque con la imagen típica del Triceratops de piel escamosa lisa, ha sido bastante aceptado en la comunidad científica, de una manera más rápida y sencilla a la presencia de plumas en los terópodos.

Dieta del Triceratops

¿Qué comía el Triceratops?

El Triceratops era un gran herbívoro con un hocico que terminaba en un estrecho pico, que habría servido mejor para arrancar plantas que para morder. Lo curioso son los dientes, ya que no poseía una única fila de dientes sino por una batería de dientes que se encontraban entre 36-40 filas.

Esta gran cantidad de filas de dientes es debido a su carácter polifidonto, es decir, de tener varias generaciones de dientes como los tiburones, mientras que los humanos somos difidontos (2 generaciones: los de leche y los adultos).

Cuando un diente se había dañado o ya no podía moler el alimento bien, se caía y era inmediatamente reemplazado por el siguiente, de modo que siempre tenía una mandíbula perfecta para la alimentación.

Especies de Triceratops

Aunque en su descubrimiento por Charles Marsh lo hubiera nombrado como Bison alticornis, debido a que pensaba que era una especie que vivió en el Plioceno, descubrimientos posteriores cambiaron el nombre por el actual Triceratops.

Durante los años, se han descubierto infinidad de especies de Triceratops, pero solamente dos son catalogadas como tal: Triceratops horridus y Triceratops prorsus. Aunque no hay grandes diferencias a nivel fenotípico, como unos cuernos de diferente longitud o un tamaño total del animal, sí se encontraron a diferente nivel de estratos, lo que indica que vivieron en dos épocas diferentes y, por tanto, son dos especies diferentes.

Otras especies que se han introducido como Triceratops son T.hatcheri (actualmente conocido como Nedoceratops), T.albertensis, T.alticornis, T.flabellatus (en realidad un T.horridus), T.brevicornus (en realidad un T.prorsus) y así hasta 20 nombres más.

Solamente unos pocos están en estudio para saber si son diferentes especies de Triceratops o si, en realidad, son algún estadio en el desarrollo de joven a adulto de una de las dos especies reconocidas.

Controversia Triceratops – Torosaurus

A principios de esta década, hubo una controversia en cuanto a diferentes especies de ceratopsianos, pero la principal se centró en la de Torosaurus y Triceratops debido a la fama de este último. Jack Horner indicó, junto a otros paleontólogos, que el Triceratops “no existió” y que en realidad es la forma juvenil del Torosaurus.

Ambas especies convivieron en el mismo período y muchas veces se han encontrado en el mismo yacimiento, lo que les llevó a pensar que en realidad el Triceratops era un estado juvenil mientras que el Torosaurus era el adulto. Para ello se centran en las fenestras y en la solidez del volante óseo.

A medida que el animal envejece, las fenestras se hacen mayores y el volante óseo se vuelve de un tejido más esponjoso para poder aguantar mejor el peso del gran adulto. Este tipo de características eran observadas en los ejemplares de Torosaurus, pero no en los de Triceratops, por lo que comenzaron a poner en duda que las especies fueran diferentes.

En el 2012, los paleontólogos Field y Longrich realizaron otro estudio sobre estos ejemplares. Indicaron que ese cambio de aumento de las fenestras y paso a un tejido esponjoso era diferente entre lo que eran considerados ejemplares juveniles de Torosaurus y Triceratops hasta los estados adultos de los mismos.

Además, en algunos hallazgos se hallaron únicamente restos de una especie, no de las dos. Aunque hayan hecho estos hallazgos, no indicaron si estaban a favor o en contra de la posibilidad de que fueran la misma especie.

Junto a la transición Triceratops-Torosaurus, también fue introducida otra especie de ceratopsiano, el Nedoceratops, pero no ha terminado de ser aceptado ya que presenta un género independiente.

Función de los cuernos y volante óseo

Aunque siempre hemos visto al Triceratops en muchos documentales, series y películas, embestir a otro Triceratops de frente de manera similar a como lo hacen los ciervos o cabras, en realidad se encuentra lejos de la realidad.

Aunque posee un gran cráneo, al igual que el Pachycephalosaurus, no habría resistido ni siquiera un golpe. A diferencia del cráneo del Pachycephalosaurus, el del Triceratops no era muy grueso sino fino, por lo que una embestida a gran velocidad habría acabado con su vida.

Esto implica que, ante un ataque por un gran depredador como es el contemporáneo y famoso Tyrannosaurus rex, cómo se habría defendido. Se sabe que estos dinosaurios tuvieron encuentros, ya que hay restos de marcas de dientes en cuernos y huesos de Triceratops.

El Triceratopsno podría haberlo embestido, pero sí eran un método de intimidación y defensa, ya que el carnívoro no atacaría de frente si no quería verse empalado por su propio peso sobre 2 grandes cuernos que apuntaban hacia él.

Mientras que el volante óseo pudo ser simplemente ornamentación craneal, tanto para la atracción sexual como para la intimidación, ya que de frente haría el aspecto del Triceratops aún más grande y ancho, con huesos puntiagudos saliendo de todos lados. Además, se ha supuesto que esta corona podía tener colores llamativos en las fenestras, atrayendo la atención de las hembras.

Esperamos que te haya gustado el artículo que te hemos traido acerca de este dinosaurio de tres cuernos. Para finalizar, te dejamos con un vídeo del Triceratops bastante entretenido: