Chirostenotes: El que cazaba sin dientes

Nombre: Chirostenotes
Dieta: Carnívora
Peso: 60 kilogramos
Periodo: Cretácico
Encontrado en: América del Norte

El género Chirsotenotes engloba a una serie de especies de dinosaurios saurisquios terópodos ovirraptóridos que vivieron en el planeta hace aproximadamente 70 millones de años.

Esta etapa es conocida como el Período Cretácico, y este grupo de animales extintos habitó en la zona que  actualmente conocemos como  América del Norte.

Se trata de un ovirraptórido que tenía las características clásicas del grupo pero otras más distintas que aún están en estudio ya que son muy diferentes a la de los ovirraptóridos que se han hallado en Asia como puede ser el conocido Oviraptor.

En cuanto a sus extremidades, las anteriores eran más largas que la de sus parientes asiáticos, mientras que las traseras parece ser que fueron más fuertes.

Es posible que este género, Chirostenotes ,estuviera formado por especies más fuertes que las asiáticas, muy parecidas a los casuarios actuales.

Las dimensiones de este animal llegaron a los 3 metros de longitud y los 50 kilogramos de peso. Aunque pareciera más pequeño que los asiáticos, su fuerza pudo ser mayor.

¿Quieres descubrir más sobre este dinosaurio? Entonces no dejes de leer este artículo donde te mostramos toda la información sobre el Chirostenotes.

Taxonomía del Chirostenotes

ReinoDivisiónClaseOrdenSubordenInfraordenFamilia
AnimaliaChordataSauropsidaSaurischiaTheropodaOviraptorosauriaCaenagnathidae

  • El Chirostenotes pertenece al reino Animalia.
  • Este dinosaurio corresponde al filo Chordata.
  • Su clase es Sauropsida.
  • El Chirostenotes pertenece al superorden llamado Dinosauria.
  • Su orden es el denominado Saurischia.
  • El Chirostenotes corresponde al suborden designado Theropoda.
  • Es parte del infraorden Oviraptorosauria.
  • Se ubica dentro de la familia denominada Caenagnathidae.
  • Su género es el Chirostenotes. 

Es importante mencionar en este punto que este género está representado por una única especie, C. pergracilis, es esta la especie tipo en base a la cual se han realizado todas las descripciones científicas.

No obstante esta clasificación podría cambiar si se llegan a encontrar nuevos restos fósiles del mismo género pero con suficientes evidencias como para considerarse una especie distinta.

Historia de este dinosaurio

Este es un ejemplar cuyos vestigios fueron hallados en una formación identificada bajo la denominación de Dinosaur Park.

Se trata de una famosa formación situada en al región de Alberta que durante largos años ha brindado grandiosos aportes al mundo de la ciencia, sobre todo en el ámbito de la paleontología.

A pesar del importante hallazgo, la denominación y la trabajosa clasificación de este dinosaurio, no es algo que haya sido sencillo de realizar.

Esto es debido a  que los científicos hasta el día de hoy presentan ciertas confusiones y controversias muy difíciles de poder aclarar o solucionar.

¿Sabías qué?...

La denominación oficial de este animal le fue brindada en el año de su increíble hallazgo, recordemos que en aquella época solo se tenían huesos de las manos del ejemplar, y hay que resaltar que esto sucedió hace poco menos de un siglo, en 1924.

Luego de largos años de duro trabajo y esfuerzos invertidos en exploración e investigación, al fin se pudieron hallar los huesos de las patas del Chirostenotes, precisamente ocho años después del “primer contacto” con los vestigios iniciales.

En ese entonces un grupo de prestigiosos científicos tuvo el atrevimiento de colocarle una nueva denominación oficial, la cual es recordada como Macrophalangia, cuya significación es nada más y nada menos que “dedos largos”. En la actualidad este término es considerado como sinónimo.

A partir de ese momento, la comunidad científica se percató de los innumerables errores que estaban cometiendo al nombrar o denominar a estos extintos especímenes, por ello trataron al menos de ser más cuidadosos en cada exploración, estudio o descripción.

Es entonces cuando este animal fue descrito como un dinosaurio que basaba su alimentación en el consumo de carne de otros animales de su época.

Esta conclusión finalmente fue correcta y comprobada con el paso de los años, pero ahora la duda surgía a partir del hecho de clasificar a este animal como una misma especie o como una especie totalmente diferente de la que habían pensado anteriormente.

Es importante mencionar que aún en la actualidad diversos restos encontrados no han sido correctamente asignados a ninguna especie en concreto.

Características del Chirostenotes

El nombre Chirostenotes proviene del griego antiguo y significa literalmente ” con manos estrechas”,  haciendo referencia a sus largas extremidades superiores que acababan con fuertes garras pero también con dedos delgados.

Otro aspecto importante que cabe mencionar de este dinosaurio es que poseía una cresta y un pico y que finalmente las piezas dentales halladas no se correspondían con los demás vestigios fósiles, por lo tanto se determinó que Chirostenotes no poseía dientes.

El largo de estos dinosaurios era de aproximadamente 2,85 metros de largo y desde el suelo hasta la cadera alcanzaban una longitud de 90 centímetros, teniendo un peso aproximado de 50 kilogramos.

Características del Chirostenotes

En cuanto a sus mandíbulas, esta es una parte importante de la estructura del extinto animal, podemos afirmar que se encontraron vestigios de aquellas e inmediatamente se le brindó la denominación de Caenagnathus.

Esta denominación oficial es la que hoy en día viene a ser la denominación de la familia que contiene al dinosaurio protagonista de este texto.

Debido a ello, al hallazgo de dichos huesos mandibulares, muchos expertos por error pensaron que en realidad se trataba de algún ave prehistórica, pero pronto recapacitaron y corrigieron su error sin ningún retraso.

Pronto otro grupo de prestigiosos investigadores se percataron de unos restos que habían sido extraídos justo un año antes del descubrimiento de este animal, lo cual les pareció bastante extraño, ya que esos huesos aún no habían sido estudiados ni reseñados.

No obstante, de todos modos se tomaron la licencia de hacerlo, logrando una serie de importantes avances para lograr conocer un poco mejor a este animal.

¿Sabías qué?...

Todo ello ocurrió justo dos años antes de llegar a la década de 1990, lo que al final benefició mucho a las investigaciones de varios paleontólogos en general, debido a que ayudó a aclarar dudas y enlazar especímenes dentro de una misma especie.

Para finalizar, te dejamos con un vídeo del Chirostenotes donde se recopila información acerca de este peculiar dinosaurio: