Glyptodon: el ancestro de los armadillos

Nombre: Glyptodon
Dieta: Herbívora
Peso: 1,2 toneladas
Periodo: Plioceno - Pleistoceno
Encontrado en: USA, Argentina, Uruguay y Brasil

El Glyptodon fue un género de mamíferos prehistóricos que habitaron en nuestro planeta durante la Era Cenozoica, concretamente en el conocido periodo cuaternario (hace unos 2 millones de años aproximadamente). Se le ha clasificado dentro del grupo de los mamíferos cingulados.

El aspecto general de este mamífero de la prehistoria era muy similar al de los actuales armadillos. De hecho, es un antepasado del armadillo, sólo que éste era un armadillo gigante. Otra diferencia con los armadillos actuales es que tenía la cola cubierta.

Las dimensiones que poseía el Glyptodon es comúnmente comparado con el tamaño de un Volkswagen Escarabajo. En números, unos 3 metros de longitud y nada menos que unos 2 metros de altura. En cuanto a su peso, era de aproximadamente unas 2 toneladas.

Si te ha resultado interesante esta breve información sobre el Glyptodon ¡Anímate a seguir leyendo para descubrirlo todo acerca de este armadillo gigante!

Glyptodon

¿Que significa el nombre Glyptodon?

El significado del nombre Glyptodon es “Diente tallado” o “diente esculpido”, este nombre proviene de las palabras griegas “Γλυπτός” (Glyptós), que se entiende como “tallado o escultura” y la palabra “δόντι” (dónti) que se entiende como diente.

Historia de su descubrimiento

Muchos apunta a que la primera persona en descubrir y describir a tan peculiar animal, fue el reconocido explorador Charles Darwin. Sin embargo, la historia apunta al año de 1774, señalando a Thomas Falkner como el primer descubridor de esta criatura.

Falkner encontró los primeros restos en argentina más exactamente a las orillas del Río Carcarañá ubicado en la provincia de Santa Fe. Dicho hallazgo fue de un cuerpo acorazado, con unas placas óseas en forma hexagonal que medía aproximadamente unos 2.7 metros de largo.

Glyptodon fosil

Pero fue hasta 1814 que el biólogo y naturalista Dámaso Antonio Larrañaga, lo describió por primera vez; siendo este hasta entonces el primer integrante de la familia de los gliptodontes en ser descrito.

En un principio se creyó que era un oso perezoso gigante acorazado y se clasificó como un Megatherium, sin embargo, en el año de 1833 con el análisis de restos óseos recientemente descubiertos el arqueólogo Eduard José d’Alton descarta que se tratase de un oso perezoso y los relaciono con los armadillos de hoy en día debido a su gran similitud.

Luego de analizar estos mismos restos óseos, el geólogo y paleontólogo Heinrich Georg Bronn, lo clasificaría en un género que él mismo llamó Chlamydotherium, pero la comunidad científica no tomó en cuenta dicha clasificación, ya que antes se había clasificado como un Chlamyphoridae por el investigador Peter Wilhelm Lund. Dejando entonces el término Chlamydotherium como sinónimo taxonómico para esta especie.

Más adelante en 1838 se encontraron más restos, esta vez por parte de una expedición liderada por Teodoro Vilardebo, en dicha expedición se encontraron varios huesos y un caparazón. Estos restos fueron enviados al Muséum national d’histoire naturelle en Francia, donde los restos fueron analizados.

Finalmente sería nombrado como Glytodon por primeras vez en el año de 1839 por el ya reconocido paleontólogo Richard Owen. Además, también confirmo que esta especie estaba estrechamente ligada con los armadillos.

En paralelo a Owen el reconocido naturalista de origen inglés Charles Darwin, viajó hasta Argentina en busca de restos fósiles para estudiar. En dicha exploración halló restos del caparazón de un Glyptodon, que le servirá para explicar y fundamentar su teoría sobre la mutualidad de las especies y sobre todo explicar su teoría sobre la evolución.

Para finalizar, cabe resaltar que más adelante se siguieron encontrando más restos fósiles de esta especie que ampliaron mucho más la información sobre la misma.

De hecho se lograron identificar cuatro especies distintas a parte de la primera hallada, en el año de 1866, se hallaron restos que ayudaron a identificar la especie G. elongatus descrita por Burmeister, en 1839 se describió la especie G. euphractus, finalmente también se hallarían restos que hacían parte de la especie G. munizi y G. reticulatus.

¿Cuándo y dónde vivió?

Este mamífero vivió hace aproximadamente 48 millones de años atrás en la llamada era del Pleistoceno.

Hábitat natural del Glyptodon

Su hábitat era exclusivo de Sudamérica, lugar donde fueron hallados gran cantidad de sus restos. Sin embargo, desde ese punto logró llegar a otras regiones más el centro y norte del mismo continente.

Su hábitat generalmente de clima frío, en espacios abiertos y desérticos. Por otro lado también podía ser encontrado en valles, montañas e incluso en climas tropicales. Definitivamente era un animal que se podía adaptar a cualquier clima con facilidad.

¿Qué comía?

Debido a la anatomía de sus dientes y cráneo, muchos investigadores llegaron a la conclusión de que estos grandes mamíferos se alimentan generalmente de plantas es decir que eran herbívoros.

De hecho su estructura bucal y la forma de masticar, es comparada muchas veces en la forma como algunos mamíferos mastican en la actualidad. Por ejemplo, las vacas y el rinoceronte. Que al igual que el Glyptodon tienen una forma de mordida que literalmente muele y tritura el alimento en su boca. Solo basta con recordar la forma en cómo comen las vacas.

Por otro lado esta animal tenía un metabolismo bastante lento, por lo que no necesitaba consumir grandes cantidades de comida para satisfacer sus necesidades. Su planta favorita eran los pastos, arbustos y flores.

Características generales

Con respecto a su apariencia física creo que ya está más que claro su gran parecido con los armadillos, la única diferencia era su gran tamaño, forma de cráneo y una cola totalmente cubierta.

El Glyptodon, podía alcanzar un tamaño de hasta 2.6 a 3 metros de largo, una altura de aproximadamente unos 1.5 a 2 metros y un peso promedio de más de 2 toneladas. Uno de los más grandes ejemplares de esta especie encontrados, llegó a medir unos 2.5 metros de largo y se calcula que pesaba unas 2 toneladas. Sin duda era uno de los Xenarthra que mayor tamaño tenían.

Esqueleto sobre Glyptodon

Sobre su cráneo podemos decir que era relativa más pequeño en comparación a su robusto cuerpo. El más grande hallado medio unos 42 centímetros de largo. En cuanto a sus dientes estos en su parte delantera eran aplanados facilitando el corte y los de atrás tenían una forma cilíndrica que ayudaban a la trituración. Por otro lado no tenía muy buena vista de hecho era malo viendo con poca luz, desventaja que seguro compenso con su tamaño y armadura.

Sus patas traseras eran muy parecidas a la de los elefantes hoy en día, adaptadas perfectamente para soportar todo su peso. Por otro lado sus patas delantera estaban provistas en cuatro garras que facilitaban la excavación.

Sobre el esqueleto, hay que resaltar que tenía movilidad en su cuello, por lo que odia mover su cabeza con relativa facilidad a pesar de estar acorazado. Además, tenía una fuerte columna vertebral que le servía como apoyo para cargar su caparazón, que entre otras cosas estaba compuesto de osteodermos.

Como dije antes la armadura de este mamífero extinto, estaba compuesta por una formación ósea, llamadas osteodermos, que estaban dispuestas en un patrón central y en forma concéntrica, placa por placa que poco a poco formaba la gran armadura. Esta estaba compuesta de millones y millones de osteodermo.

La armadura podía llegar a tener un grosor de hasta 2.5 centímetros, era rígida y fuerte, muy diferente al de los armadillos en la actualidad. Esta capa hecha de osteodermos recubría a este animal desde la cabeza hasta la cola convirtiéndolo así en un bunker viviente.

La cola también estaba blindada, pero en esta parte del cuerpo la armadura consistía en una serie de anillos óseos, dejando espacio entre ellos en la buscar de no mermar la movilidad total de la cola. Aunque por lo general esta cola era corta.

Cuál es la función exacta del caparazón

Se cree que en un comienzo dicha armadura, surgió como una solución para protegerse de otros depredadores, es decir, tenía una evidente función protectora, ante ataques de animales carnívoros y también fue una excelente protección contra plantas espinosas.

Por otro lado se cree que también tenía una función diferencial entre sexos, siendo el caparazón de una forma para las hembras y de otra para los machos. Incluso, muchos investigadores señalan que esta servía para llamar la atención de la hembra durante el cortejo.

Como se comportaba

Estos animales tenían un vida solitaria, ya que debido a su poderosa armadura no estaban en la necesidad de estar acompañados. Se sabe que solo se reunían con otros de su especie en la temporada de apareamiento.

Se sabe que este animal utilizaba su cola como arma, para pelear con otros de su misma especie, teoría que fue refutada después de que se analizarán los daños de un caparazón, en la cual se logró evidenciar que dichos daños fueron hechos por una cola de Glyptodon.

Por otro lado la hembra podía tener una camada aproximada de 4 a 5 pequeños Glyptodones, los bebés ya nacía con la armadura, aunque en un principio era algo blanda pero gruesa, se iba fortaleciendo paulatinamente con la maduración del pequeño.

Teoría sobre su extinción

Glyptodon extincion

Parece increíble que estos animales se extinguieron debido a su gran tamaño y armadura impenetrable. Ni siquiera los depredadores más temibles de su época como el ave del terror (Phorusrhacidae), el Thylacosmilus o el Borhyaenidae podían hacerle frente.

Una hipótesis señala que la extinción de este mamífero fue por la caza indiscriminada por parte de los primeros humanos en asentarse en la zona sur de américa. A pesar de su armadura, los primeros nativos se la idearon con armas y estrategias para cazarlos, todo con el fin de alimentar a sus aldeas. Además, que sus caparazones podían tener múltiples uso, como por ejemplo de escudos. Por lo que este animal era muy apetecido.

Cabe resaltar que se logró comprobar mediante pruebas de carbono que dicho animal convive con el ser humano cerca de unos 4000 mil años. Por lo que no se sustenta que solo por la caza estos se hayan extinguido. Y muchos investigadores le atribuyen su extinción total más a los cambios climáticos de la era a la cual ellos no se adaptaron.

Algunas curiosidades sobre el Glyptodon

  1. Un hecho curioso paso con el hallazgo de una coraza de Glyptodon, Este hallazgo fue hecho en Argentina por un hombre llamado José, al momento en el que dragaba un arroyo; con la intención de hacer una construcción, acción que hacía sin saber que dejaría al descubierto un enorme caparazón de Glyptodon, que lo sorprendió, sin embargo, José confundió el caparazón con un huevo gigante de dinosaurio. Informando a amigos y familiares de su gran hallazgo. Finalmente las autoridades se apersonaron del caso y un paleontólogo analizó el “huevo de gigante de dinosaurio” y aclaró que se trataba de una coraza de Glyptodon.
  2. Para finalizar me gustaría hablar sobre algo curioso, de este animal, como bien sabemos después de leído el artículo. Este animal es muy cercano al armadillo y de hecho se comprobó genéticamente que tienen dicha relación, por lo que el Glyptodon se considera una subfamilia en la familia que engloba a los armadillos, pero lo curioso del caso es que dicho estudio también arrojó que tanto el oso perezoso y el oso hormiguero, guardan cierta cercanía con este coloso de antaño.

Aquí termina este post y esperamos que te haya gustado. Para despedirnos, te dejamos con un bonito y hermoso vídeo sobre el Glyptodon donde se muestra una recopilación de información acerca de este extinto animal:

Arturo Cabarcas
Arturo Cabarcas
Soy ingeniero de alimentos y profesor de biología. Me defino como ese tipo de personas que sabe de todo un poco, ademas, que soy un apasionado por aprender cada día mas sobre cualquier tema. Por lo que es muy fácil encontrarme escribiendo sobre cualquier cosa.