Glyptodon: el ancestro de los armadillos

Nombre: Glyptodon
Dieta: Herbívora
Peso: 1,2 toneladas
Periodo: Plioceno - Pleistoceno
Encontrado en: USA, Argentina, Uruguay y Brasil

El Glyptodon fue un mamífero prehistórico que habitó en nuestro planeta durante la Era Cenozoica, concretamente en el periodo cuaternario, hace unos 2 millones de años aproximadamente y al que se ha clasificado dentro del grupo de los mamíferos cingulados.

Los mamíferos cingulados son aquellos incluidos dentro del grupo clasificado como mamífero placentario natural del continente americano.

Hecho ese pequeño paréntesis, seguimos con el Glyptodon que es el antepasado del armadillo, con una diferencia muy llamativa entre ambos y es que este antepasado es un armadillo gigante.

Su nombre viene del griego y significa “Diente tallado” o “diente esculpido”.

Pero esta y otras características y curiosidades de este animal prehistórico te las vamos a detallar a continuación:

Glyptodon

Historia de su descubrimiento

Como ya ha sucedido con otros dinosaurios o animales prehistóricos, en el momento de su descubrimiento fueron mal clasificados e incluso confundidos con otros.

Esto es justo lo que ocurrió con el primer fósil encontrado de Gyptodon, el cual fue confundido y catalogado como Megatherium.

Pasaron varios años y varios científicos con sus respectivos estudios hasta que finalmente se le consideró como un animal prehistórico único.

Historia que te vamos a detallar de forma más o menos resumida y esquematizada para que puedas ver todo lo que sucedió alrededor de este animal hasta que se le terminó de identificar y de dar un nombre ¡Ahí vamos!

Glyptodon fosil

  • En 1744 Thomas Falkner, sacerdote jesuita y misionero inglés, entre otras, fue el primero en descubrir unos fósiles de Glytodon en Argentina.
  • En 1814 Dámaso Antonio Larrañaga, biólogo y naturista, encontró un fémur y parte de la cola.
  • En 1823 Georges Cuvier Ossemens Fossiles realiza un escrito donde clasifica todos los restos encontrados hasta la fecha como si correspondieran a un Megatherium.
  • En 1827, Sellow encuentra algunas placas del caparazón y se sigue insistiendo en que estos restos también pertenecen al Megatherium.
  • En 1833 el profesor E. D’Alton empieza a escribir sobre la posibilidad de que todos estos hallazgos correspondiesen a algún antepasado del armadillo, debido al gran parecido entre ambos animales. De hecho, él empieza a catalogarlo como una especie de armadillo prehistórico del género Dasypus.
  • En 1837 finalmente Peter Wilhelm Lund, naturista holandés, concluyó que los restos encontrados correspondían a un nuevo animal prehistórico y que éste, al igual que propuso D’Alton, fue el antepasado del armadillo actual.
  • En 1838 el geólogo y paleontólogo Heinrich Georg Bronn, aprovechando el lanzamiento de la segunda edición de su libro Lethaea Geognostica, mencionó al Glytodon* dentro de un nuevo género al que llamó Aunque esta nomenclatura fue aceptada como sinónimo taxonómico, pues el género ya fue nombrado como Chlamyphoridae el año anterior por Lund.
*¡Ojo! que todavía no le habían no le habían bautizado, aunque como ves, sí que lo estaban intentando clasificar dentro de la taxanomía.
  • En 1839 Richard Owen, biólogo, paleontólogo y anatomista inglés, confirmando como ya había hecho D’Alton que todos los fósiles correspondían a un mismo animal, emparentado con el armadillo de hoy día, le bautizó finalmente como Glyptodon.
  • También en 1839, Charles Darwin en su expedición en Argentina halló restos del caparazón de un Glyptodon, que le servirá para explicar y fundamentar su teoría sobre la mutualidad de las especies y sobre todo explicar su teoría sobre la evolución.
Sabías que...?
Aun siendo casi de las últimas personas en encontrar algún tipo de vestigio del Gyptodon, se pensaba que Charles Darwin había sido la primera persona en descubrir a este animal.
  • En 1845 después de que Richard Owen analizase todos los fósiles hallados hasta el momento dividió al Glyptodon en cuatro especies: G. clavipes, G. reticulatus, G. ornatus y G. tuberculatus.

Después de ese pequeño esquema resaltando las fechas principales y los científicos a cargo en cada momento. Cabe señalar que con el paso de los años se han seguido encontrando más restos fósiles de esta especie, ampliando aun más la información que hasta esa fecha se tenía sobre este animal prehistórico.

Características generales

Después de todo lo que te hemos comentado hasta ahora ya te habrás imaginado al Glyptodon como un armadillo. Y no vas mal encaminado, aunque existen algunas diferencias entre ambos que te vamos a contar a continuación:

El Glyptodon es bastante más grande que el armadillo, pues llegaba a medir de 2.6 a 3 metros de largo, con una altura aproximada de 1.5 a 2 metros y un peso de algo más de 2 toneladas.

Esqueleto sobre Glyptodon

Su cráneo en comparación con el cuerpo es relativamente pequeño. De hecho el cráneo encontrado mide unos 42 centímetros de largo.

En cuanto a sus dientes, éstos en su parte delantera eran aplanados para facilitar el corte de las hojas; mientras que los traseros tenían una forma cilíndrica que le servían para triturar.

Por otro lado, no tenía buena vista al carecer de conos fotorreceptores, esto le afectaría sobre todo cuando faltase la luz.

Sobre sus patas cortas y macizas y una columna con las vértebras unidas entre sí se sujetaba su enorme caparazón; el cual estaba formado por osteodermos o placas, donde las algo más de 1000 placas que formaban este caparazón tenían un grosor de unos 2.5 cm.

Este caparazón se podría asemejar al que tienen hoy día las tortugas, rígido y fuerte, solo que en este caso el Clyptodon no podía introducir su cabeza en él.

La cola también está cubierta de estas placas que la hacían fuerte y según que especie de Glyptodon ésta podía variar en su morfología. Por ejemplo, el G. clavipes tenía una cola cubierta por anillos óseos, siendo ésta entre otras características una cola flexible.

Por el contrario otras especies tenían una cola rígida al estar formadas por una única pieza y también existieron otras especies que tenían como una especie de espinas de queratina en su cola.

En un primer momento tanto de su cola como de su caparazón se puede pensar que eran exclusivamente para defenderse de los depredadores, que también, pero éstos también le servían para luchar y defenderse de otros animales de su misma especie.

A esta conclusión llegaron después de analizar el caparazón de un G.reticulatus el cual tenía el caparazón dañado en un lateral.

¿Cuándo y dónde vivió?

Este mamífero vivió hace aproximadamente 48 millones de años en la era del Pleistoceno.

Hábitat natural del Glyptodon

Vivió principalmente en Suramérica, en lo que sería hoy Brasil y Argentina; aunque también se han encontrado restos de este animal en países como Uruguay, Bolivia y Paraguay.

En definitiva vivió en aquellos lugares donde abundaban los pastizales, ya fuesen éstos fríos y secos, o todo lo contrario, húmedos y cálidos.

¡Vamos! Que mientras hubiese pasto del que alimentarse aparentemente tenía la capacidad de adaptarse a cualquier clima y lugar; y es que el Glyptodon fue un animal herbívoro del que se cree se alimentaba en zonas donde hubiese alguna fuente de agua cerca, como un río o un lago.

Del mismo modo que se cree que a pesar de su gran tamaño éste no necesitaba comer grandes cantidades de plantas para mantenerse.

Teoría sobre su extinción

Glyptodon extincion

A pesar de que humanos y Glyptodones convivieron durante unos 4000 años, todo apunta a que estos fueron los causantes de la extinción de este enorme animal.

Y es que además de comerse su carne lo más llamativo es que utilizaban sus caparazones para refugiarse durante la noche, así como, de las inclemencias del tiempo.

Evidencias de esto último que hemos comentado se encontraron en Argentina, en Campo Laborde y La Moderna.

Y para acabar con todo lo referente a este animal prehistórico te dejamos con un vídeo con una recopilación de información: