Ginkgos: la legítima sobreviviente

Nombre: Gingkos
Dieta: -
Peso: -
Periodo: Triásico hasta Mioceno
Encontrado en: Canadá

En esta ocasión hablaremos sobre el famoso y misterioso Ginkgos, el cual resulta ser en realidad un género de lo que los científicos denominan gimnospermas, desarrollaron su vida durante muchos miles de años, debido a que los vestigios fósiles que se han logrado encontrar datan desde la época conocida como Triásico e incluso se han logrado encontrar otros elementos fósiles que datan del propio Mioceno.

Lo que indica que este fue un género realmente exitoso que logró sobrevivir con el paso del tiempo, durante millones de años.

Por otro lado, también se ha llegado a conocer que su apogeo se encontró durante un período conocido de modo científico bajo el nombre de Mesozoico, este fue el tiempo en el que el Ginkgos alcanzó una extrema diversidad, llegando a tener más de tres decenas de especies dentro del mismo género que hoy en día estamos describiendo.

Recordemos, o sepamos, además, que la única especie que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días es la famosa especie que tiene el nombre científico de Ginkgo biloba, la cual la podemos encontrar en algunas zonas de nuestro planeta y en numerosos laboratorios científicos, debido a que son aún objeto de estudio para entender lo que sucedió en nuestro planeta hace millones de años.

Hoja de un Gignkos

Taxonomía del Gingkos

  • Pertenece al Reino conocido como Plantae
  • Su Filo o División es la denominada Spermatophyta
  • La Clase de este ejemplar resulta ser la de Gymnospermae
  • La Subclase es Ginkgoidae
  • El Orden de este ejemplar es el de Ginkgoales
  • La Familia de este género es Ginkgoaceae
  • Las Especies dentro de este género son Ginkgo biloba (actual) y otras diversas especies extintas

Lo curioso de este género, es que pertenece al orden denominado como Ginkgoales, el cual se presume que tuvo su primera aparición en el período Pérmico, pero lo cierto es que el género en sí solo es conocido a través de sus primeros vestigios fósiles que fueron registrados pertenecieron a un tiempo perteneciente al período Triásico, por lo que las presunciones en este caso tampoco se hacen esperar.

Como mencionamos anteriormente, luego de millones de años, este grupo llegó a tener una innumerable variedad de especies que se llegaron a extender por diversas zonas de nuestro antiguo planeta.

No obstante, fue en el Cretácico, que ese gran número de especies se llega a reducir en gran medida debido a las condiciones climáticas del planeta, por lo que incluso llegaron a perder territorios en los que estaban exitosamente distribuidos, para que finalmente solo terminen con unas cuantas decenas de especies en el Cenozoico.

Este patrón iba a seguir sucediendo con el paso del tiempo, puesto que ya essando dentro de un período identificado como Paleoceno, solamente dos especies de la inmensa variedad que llegó a existir, llegaron a sobrevivir, en esta época solo se lograron encontrar vestigios fósiles de una especie denominada bajo el nombre de Ginkgo adiantoides y de otra especie identificada como Ginkgo jiayinensis, los cuales fueron hallados en sectores bastante limitados de nuestro planeta.

Lo que resulta interesante de todo ello es que los científicos pensaban que era un género que había llegado a desaparecer por completo, debido a que ya los datos recogidos del período conocido como Mioceno no daban señal alguna de este género.

Sin embargo, en el intenso siglo XVII se llega a encontrar a una especie viva que se encontraba colocada dentro de este género, la cual sigue existiendo en la actualidad, dicha especie es la ya mencionada Ginkgo biloba.

Los vestigios que los científicos lograron hallar resultaron ser muy interesantes debido a la anatomía que estos presentaban, de igual forma sucedía por la forma de las hojas que presentaban, las cuales incluso podían llegar a tener un largo de casi 20 centímetros.

Presentaban de modo adicional una estructura que los científicos denominan bajo el nombre de peciolo (el tallo de la hoja), el cual también disfrutaba de una buena longitud, y el limbo de la hoja (la hoja en sí) gozaba de la peculiar forma de un abanico, el cual presentaba lóbulos bastante interesantes.

La estructura denominada como peciolo llega a contar con un par de haces vasculares, haces que en un momento dado se llegan a separar para luego pasar de forma paralela por el resto de la estructura de la famosa lámina, hasta finalmente llegar al límite de lo que se conoce hoy en día como ápice.

En otras especies que han sido estudiadas con mucho detenimiento, se ha llegado a detectar que se llegan a presentar también un par de venas del tipo marginal, las cuales pudieron ser el neto resultado de una increíble y misteriosa fusión de otras venas menores que se encontraban situadas en la lámina que mencionamos, un hecho para tener en cuenta.

En primer lugar debemos tener en cuenta que en lo que denominamos como especies anfistomáticas, estas tienen la característica de presentar los estomas tanto en el haz como en el envés, en cambio, las otras especies que son denominadas por el nombre de hipostomática, presentan los estomas en el envés, un dato curioso del cual debemos tomar nota.

Estos interesantes elementos denominados como estomas llegan a distribuirse de una forma casi desorganizada por toda la estructura, estos además presentan un par de elementos celulares que cumplen la función de guardia, además de que también poseen otros dos pares de células que finalmente resultaron ser accesorias, a diferencia de lo que se pensaba inicialmente por un grupo de científicos de renombre que se encontraban estudiando a este enigmático género.

Se ha llegado a presumir que todas y cada una de las especies de este enigmático género han sido netamente dioicas, los cuales resultaban ser del género masculino o bien del género femenino, aunque de estos últimos, los vestigios no son muy numerosos dentro de los descubrimientos realizados.

Sobre la clase del Gingkos: Las Gimnospermas

Por otro lado, debemos tener en claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a las gimnospermas, cuyo verdadero nombre científico es el de Gymnospermae.

Familia de Gimnospermas

Estos resultan ser nada más y nada menos que plantas del tipo vascular y también ejemplares conocidos como espermatofitas, los cuales se encargaban de producir unos elementos identificados bajo el nombre de semillas.

Tengamos en cuenta además que dichas semillas nunca llegan a formarse o a desarrollarse dentro de una estructura denominada como ovario de clase cerrada, es decir, no se desarrollan dentro de un pistilo que cuenta con diversos elementos conocidos como carpelos, todo lo contrario, estas semillas crecen totalmente desnudas a diferencia de las angiospermas, que sí llegan a crecer en una estructura cerrada.

Es por ello mismo que la propia flor de las Gymnospermae presenta o exhibe una semilla en su interior, la cual por cierto se ha definido como una singular rama que solo llega a desarrollar hasta cierto punto y luego se propone a producir hojas que luego van a servir para la reproducción y la perpetración de su grupo.

En la actualidad podemos llegar a conocer a estas gimnospermas, unas de ellas son las famosas cícadas, sin olvidar ni dejar de mencionar al ejemplar protagonista de hoy, el Ginkgo. Se ha llegado calcular que en total existen más de 8 centenares de especies de gimnospermas en nuestro planeta, una cifra bastante interesante, las cuales se encontraban englobadas dentro de solo decena y media de familias.

Ginkgo jiayinensis

Ginkgo jiayinensis

Ahora empecemos a hablar sobre una de las especies de este vegetal, la cual pertenece además a un orden conocida como Ginkgoales, y recordemos también que se pudo saber de su existencia gracias a un mayor cantidad de especies que se pudieron hallar en la formación Wuyun.

Vestigios que en realidad consistían en hojas que se encontraban fosilizadas y que datan de un período conocido como Daniense, sepamos además que esta formación se encontraba en una zona aledaña a una localidad conocida como Jiayin, dentro de lo que conocemos hoy en día como el país de China, en una provincia que recibe el nombre de Heilongjiang.

Es debido a este gran descubrimiento que se pudo conocer no solo de manera superficial a esta especie, sino que además se pudo analizar y estudiar de forma consecuente para lograr saber algunos detalles sobre ella, tal así que hoy en día podemos comentar su anatomía y podemos afirmar que las hojas de esta increíble especie vegetal tenían la cualidad de ser petioladas.

Y además estaban dispuestas de forma que aparentaban ser un abanico, al parecer esta especie no contaba con lóbulos, pero lo que sí presentaba eran muescas de menor tamaño que se encontraban situadas en una zona conocida como ápice.

Si nos ponemos a observar de modo detenido las hojas de esta especie vegetal, nos daremos cuenta de pronto de que esta presenta un tipo de célula conocido bajo el nombre de isodiamétrica, además de ello se sabe que esta especie no muestra ninguna clase de tricoma, y la zona de la cutícula tiene mucho menos espesor en el área del haz.

Además de ello, esta especie tiene una característica que la hace especial y la diferencia de otros vegetales con los que se le suele comparar a menudo, y es que esta especie resulta ser una especie anfistomática, esto quiere decir que este vegetal presenta una serie de estomas no solo en el haz, sino que además presenta estomas en el envés.

Como bien mencionamos, en las dos zonas mencionadas anteriormente se pueden encontrar fácilmente un conjunto de estomas, por lo que estas zonas han sido calificadas bajo el nombre de estomatales y zonas no estomatales, siendo el caso que para el primero los estomas son numerosos, mientras que en el segundo caso los estomas resultan ser escasos.

Por lo que se ha podido observar también, es que estos estomas se encuentran repartidos de forma aleatoria, al parecer no siguen ningún orden ni patrón.

Por otro lado, lo que se conoce como nervación, podemos decir que se encuentra conformada por un conjunto de venas que al parecer resultan ser subparalelas, las cuales las podemos ubicar precisamente en el área en la que el peciolo se encuentra, y las encontramos incluso hasta en el margen, debido a que llegan a dicotomizarse.

Cilindro vascular o haces vasculares

Ahora nos toca hacer unos comentarios sobre el famoso cilindro vascular de esta especie, ya que esta zona no puede pasar desapercibida en ningún caso, recordemos además que esta zona en realidad es la parte interna del tallo, por donde discurre la savia, por lo que ya pueden imaginarse de modo más fácil de lo que comentaremos a partir de ahora.

Gingkos - Haces Vasculares

Esto nos lleva a afirmar que entonces el sistema vascular está compuesta por células vasculares por las que se transporta la savia bruta y la savia elaborada, el xilema y el floema respectivamente. Estas células vasculares están asociadas a las células parenquimáticas, unas células muy simples y acuosas, que sirven de soporte y estructura a gran parte de la planta y, por tanto, también al sistema vascular.

Además de ello podemos mencionar que sus límites se encuentran fijados por el tejido denominado periciclo.

Resaltemos además algo interesante, resulta que en el caso de las famosas espermatófitas, la estructura del periciclo presenta más bien una actividad conocida como meristemática. La actividad meristemática permite el crecimiento en grosor, por lo que la mayor parte del crecimiento en grosor es llevado por el cambium y por el felogeno, y en el caso de las raices tambien puede permitir el crecimiento de raices laterales.

Destaquemos una vez más que si nos enfocamos en las populares angiospermas, el sistema vascular de éstas se encuentra compuesto por una serie de elementos en el floema denominados tubos cribosos, además de que también se puede observar la presencia de unas células que acompañan dentro de toda la estructura sistemática.

En cambio, si nos enfocamos en el sistema de las gimnospermas, recordemos que este sistema se encuentra compuesto por células cribosas, pero en este caso no observamos en ningún momento ninguna clase de fibras, son solamente células y no estructuras en conjunto.

Para finalizar y a modo de curiosidad te dejamos a continuación con un entretenido vídeo sobre el Ginkgo biloba y las propiedades y beneficios que aporta: