Abelisaurus: El depredador de la Patagonia argentina

Nombre: Abelisaurus
Dieta: Carnívora
Peso: 3 toneladas
Periodo: Jurásico Medio
Encontrado en: Patagonia

El Abelisaurus fue un género de dinosaurio de lo más feroz que ha existido durante la era de los dinosaurios. Se trata de un feroz dinosaurio que perteneció al grupo de dinosaurios denominados como terópodos saurópodos.

Este género habría tenido un aspecto realmente feroz y habría sido un experto y veloz depredador. A diferencia de otros géneros, el Abelisaurus habría sido un depredador solitario. Para facilitar esta labor contaba con un gran sentido del olfato y una robusta mandíbula.

El Abelisaurus era realmente veloz y habría alcanzado nada menos que una velocidad de unos 30km/h. Esto sin duda le posicionaría dentro de un ranking de los dinosaurios más veloces que se han hallado.

Si te interesa saber más acerca de él, debes saber que a continuación te mostraremos una información mucho más completa acerca del Abelisaurus. ¡Quédate con nosotros y descúbrelo todo sobre este dinosaurio carnívoro del Cretácico!

Taxonomía del Abelisaurus

Reino Division Clase Orden Subirden Infraorden Familia
Animalia Chordata Sauropsida Saurischia Theropoda Ceratosauria Abelisauridae
  • El reino del Abelisaurus es Animalia
  • La división a la que pertenece el Abelisaurus es Chordata
  • La clase de la cual forma parte el Abelisaurus es Sauropsida
  • El orden del cual es parte el Abelisaurus es Saurischia
  • El suborden es Theropodaa
  • El infraorden al que pertenece el Abelisaurus es Ceratosauria
  • Y por último,  la familia del Abelisaurus es, como ya lo mencionamos, la Abelisauridae.

¿Sabías qué?...
Un grupo de científicos argentinos llegaron a la conclusión de que el Abelisaurus fue uno de los más importantes depredadores de la Patagonia durante el período Jurásico.

A esta conclusión llegaron luego de haber realizado diversos estudios al esqueleto descubierto en la localidad de Jugo Loco, en el año 2009, como ya habíamos dicho al principio.

¿Dónde vivió el Abelisaurus?

El Abelisaurus vivió en mayor densidad en lo que ahora conocemos por América del Sur, aunque también se ha descubierto que vivieron en la parte norte de América, pero en realidad fue en el sur en donde vivieron la gran mayoría de dinosaurios de este género, siendo más exactos en la Patagonia.

¿Cuándo vivió el Abelisaurus?

Antes del descubrimiento del esqueleto del Abelisaurus en el año del 2009, se pensaba que este dinosaurio había vivido en el período Cretácico, sin embargo, luego de que se realizaran diversas y variadas investigaciones, se logró llegar a la conclusión de que en realidad el Abelisaurus había vivido durante el Cretácico Medio, una diferencia de 10 millones de años aproximadamente, pasando de vivir a finales del Cretácico (70 M.a.) a mediados (80 M.a.)

¿Quién descubrió a este dinosaurio?

Restos descubiertos del Abelisaurus

Se conoce a ciencia cierta que Roberto Abel encontró al Abelisaurus en la Patagonia, este señor fue en realidad director de un museo argentino llamado “Museo Provincial Carlos Ameghino”, ubicado en Cipolletti, Patagonia, en la República Argentina.

Este gran investigador en realidad tuvo que realizar la labor de conseguir por sí mismo los recursos necesarios para seguir con sus extensos y prolíficos estudios, estudios que hoy mismo la ciencia le agradece y le reconoce con diversos homenajes, tanto en su país de origen como en otros lugares en donde la Paleontología es el centro de vida de muchas personas.

La primera réplica de este interesante dinosaurio fue mostrada por primera vez en la ciudad de Cipolletti, en el “Primer Encuentro de Paleoartistas de la Patagonia”, y fue en realidad un artesano de nombre Abel Montes, quien tuvo la labor de modelar la figura del Abelisaurus siguiendo las instrucciones que él mismo veía en los restos fósiles hallados por el investigador Roberto Abel.

Roberto Abel, además de haber encontrado al Abelisaurus comahuensis, obtuvo al recompensa a su sacrificio y pudo hallar también el misterioso fósil de una tortuga, pero de eso hablaremos en otra ocasión.

¿Sabías qué?...
Fueron en realidad José Fernando Bonaparte (un reconocido paleontólogo argentino) y Fernando Novas (Doctor en Ciencias Naturales que cursó en la propia Universidad de La Plata) quienes colocaron el nombre de Abelisaurus en honor al descubrir antes mencionado.

Características del dinosaurio

Características del Abelisaurus

Lo más resaltante de este dinosaurio era su cabeza, la cual pudo llegar a medir hasta 85 centímetros de largo, sin perder de vista su redonda y fuerte mandíbula, la cual se encontraba equipada con un conjunto de afilados dientes que cumplían su función de forma casi perfecta.

Se dice que además de ello el Abelisaurus tuvo un sentido del olfato bastante desarrollado, conclusión a la que se llegó debido a que el tabique nasal de este dinosaurio era visiblemente abultado.

En cuanto a sus patas debemos distinguir a las patas traseras de las patas delanteras, ya que no son las mismas y no disfrutan de las mismas cualidades, obviamente.

Por un lado tenemos a las patas delanteras, las cuales no tenían ningún tipo de utilidad ni aplicación para cazar, de hecho eran bastante pequeñas en comparación con las patas traseras, además eran también débiles y hasta hay algunos científicos que afirman que no servían para absolutamente nada.

No ocurre lo mismo con las patas traseras, como es de suponerse, las cuales además de ser fuertes y grandes, eran una de las principales características que potenciaban la forma y el estilo del Abelisaurus al momento de cazar.

Incluso se han llegado a hacer cálculos y se menciona que este espécimen pudo alcanzar velocidades cercanas a los 30 kilómetros por hora, esta velocidad era una de sus principales armas al momento de conseguir alimento. Además de ello, sendas patas traseras tenían además tres enormes dedos que cumplían la función de desgarrar a sus presas en el momento adecuado.

La cola, en este caso, era bastante alargada porque tenía como uno de sus objetivos equilibrar el peso que tenía su propio cráneo, además de que en momentos clave usaba dicha cola para poder defenderse ante otros depredadores.

Medía aproximadamente 9 metros de largo tomando en cuenta su alargada cola y también podía llegar a tener hasta 3 metros de altura. El peso máximo que pudo haber alcanzado este dinosaurio era de aproximadamente 3 toneladas.

¿Sabías qué?...
El Abelisaurus en realidad era un dinosaurio bípedo en su totalidad, ya que sus patas traseras soportaban todo el peso de su cuerpo, por ello tenían que ser fuertes y resistentes, mientras que sus patas delanteras eran todo lo contrario. Por eso es muy difícil imaginar a este dinosaurio en cuatro patas, por las características antes mencionadas.

La mandíbula del Abelisaurus

Este dinosaurio tenía la capacidad y la osadía de usar su mandíbula para acabar con sus víctimas de forma rápida y cruel, de hecho lo que solía hacer era introducir sus afilados dientes en los cuerpos de sus presas para luego sacudir su propia cabeza con mucha fuerza para lograr así desgarrar y herir de gravedad a su objetivo.

¿Sabías qué?...
Los poderosos dientes de este dinosaurio tenían la peculiar forma de una daga, esto significa que estos dientes eran bastante afilados, también eran largos y tenían la facilidad de introducirse en cualquier área o superficie sin necesidad de aplicar demasiada presión.

Alimentación del Abelisaurus

Como ya podemos deducir, este dinosaurio se alimentaba a base de carne casi en su totalidad, es por ello que se ha afirmado que fue uno de los depredadores más importantes del sur de América hace 80 millones de años.

Sus principales víctimas fueron otros dinosaurios, entre los cuales tenemos a los Kritosaurus y a otros saurópodos (como por ejemplo los titanosáuridos). Incluso existen muchas probabilidades de que estos dinosaurios podían cazar a otros animales mucho más grandes que ellos, de aproximadamente 30 metros de largo.

Entre estos saurópodos tenemos a los Laplatasaurus y a los Antarctosaurus, sin dejar de mencionar por supuesto al Argyrosaurus. Recordemos que estos saurópodos eran básicamente herbívoros, en otras palabras, su alimentación se basa en follajes de vegetales, entre estos vegetales podemos citar por ejemplo las coníferas y a las araucarias.

Comportamiento del dinosaurio

Se conoce que cazaban de forma solitaria, sin embargo, cuando su víctima se trataba de un gran espécimen, un grupo de Abelisaurus era necesario para cumplir con la tarea, ya que por el tamaño de la presa, era difícil que uno solo llevara a cabo el proceso.

El Abelisaurus en los centros comerciales

La fama y el protagonismo que ha adquirido este gran dinosaurio ha sido tanta que incluso ahora se fabrican y comercializan disfraces de este espécimen, podemos observar en una famosa tienda como Alibaba que el precio de cada uno de estos disfraces fluctúa entre los 1900 dólares americanos y los 10 mil dólares americanos.

Este disfraz cuenta además con unos 18 kilogramos de peso, 4 metros de largo, 80 centímetros de ancho y 1,92 metros de altura. Además de ello cuenta con un sonido propio del dinosaurio.

Por otro lado, también se comercializan stickers y logos con la figura de este dinosaurio, existe toda una serie de opciones al momento de escoger tu diseño preferido.

El Abelisaurus en la pantalla grande

En el año 2015 un estudio cinematográfico de los Estados Unidos de América, mejor conocido como Universal Pictures, publicaron en su sitio web oficial que se encontraban trabajando en crear al dinosaurio más temeroso y terrorífico que alguien jamás había conocido, para lograr el objetivo tenían a un equipo de afamados ingenieros especializados en genética, los cuales se encargaban de desarrollar el “prototipo”.

Por esa razón podemos divisar que Indominus a simple vista puede parecerse mucho a un T.rex, sin embargo, las cualidades y características de su cráneo son propias del dinosaurio que hoy hemos analizado con detenimiento, el Abelisaurus, sin dejar de mencionar que la placa ósea que posee el Indominus también fue “extraída” de las cualidades del Abelisaurus.

Este famoso Indominus podía alcanzar una altura de 12 metros y una enorme velocidad, medida en nada menos que en 13 metros por segundo, además de que su sonoro rugido podría alcanzar los 160 decibelios, sobrepasando al umbral del dolor por lejos y superando al Record Guinness de ruido que se puede emitir en un estadio deportivo.

Un Abelisaurus robot

Abelisaurus robot

Por fuentes de un diario argentino llamado “La Nación” nos enteramos de que se había logrado construir un Abelisaurus robot y por ello no queremos que te vayas de nuestro sitio sin que conozcas este tipo de información.

Lo que sucedió es que a partir de la famosa y exitosa película de Steven Spielberg, un equipo de la Universidad Nacional del Comahue decidieron invertir algo de dinero y mucho ingenio para poder diseñar y construir un Abelisaurus mecánico, el cual ahora tiene la capacidad de abrir la boca y hasta de mover la cabeza, luego realizaron algunas modificaciones adicionales y lograron que este robot pueda mover el cuello y las extremidades, además de que se usó un sonido digitalizado para que pueda ser emitido.

En resumen son dos potentes ordenadores los que controlan sus movimientos, entre sus creadores tenemos a Jorge Calvo (un reconocido paleontólogo argentino) y a Pablo Posse, un hábil técnico mecánico eléctrico, sin olvidar de ninguna manera a Hugo Pailos, quien trabaja como ingeniero y por el momento desempeña su labor como director de Animatrónica y Control Dinámico, un laboratorio situado en la Universidad de Córdoba.

Y dime… ¿Te dejó satisfecho toda esta información acerca del Abelisaurus?

Por último te dejamos con un documental sobre este carnívoro, no está en español pero igualmente podrás hacerte una idea más aproximada de como era este mortífero dinosaurio: