Ceratosaurus: un experto cazador en manada

Nombre: Ceratosaurus
Dieta: Carnívora
Peso: 500 kilogramos
Periodo: Jurásico
Encontrado en: Tanzania, Europa y USA

El Ceratosaurus fue un género de dinosaurios terópodos ceratosáuridos que habitó  nuestro planeta durante el periodo Jurásico, hace aproximadamente unos 150 millones de años.

Los pertenecientes a este género no poseían un cuerpo de gran tamaño, aún así, tenían unos 2 metros de altura y nada menos que 5,5 metros de longitud.

Su longitud se debe a que poseían una cola bastante larga que representaba el 50% de su longitud. En cuanto al peso, habría sido relativamente ligero pues contaba como máximo con una masa de 500 kg.

La característica más destacable del Ceratosaurus era  precisamente su cola, ya que tenía la función de mantener el equilibrio y la locomoción. Además esta estructura poseía unas largas espinas.

Si te has quedado con ganas de conocer más información acerca del Ceratosaurus ¡Sigue leyendo y descúbrelo todo acerca de este dinosaurio carnívoro del jurásico!

Taxonomía del Ceratosaurus

 Reino Filo  Clase  Subclase Infraclase  Superorden  Orden  Suborden Superfamilia  Familia  Género
 Animalia  Chordata  Sauropsida  Diapsida  Archosauromorpha  Dinosauria  Saurischia  Theropoda  Ceratosauria  Ceratosauridae  Ceratosaurus

  • El ejemplar pertenece al reino Animalia.
  • Este dinosaurio corresponde al filo Chordata.
  • Su clase es Sauropsida.
  • Ubicado en la subclase Diapsida.
  • Lo encontramos específicamente en la infraclase Archosauromorpha.
  • El animal pertenece al superorden Dinosauria.
  • Su orden es el llamado Saurischia.
  • Corresponde al suborden designado Theropoda.
  • El Ceratosaurus forma parte de la superfamilia Ceratosauria.
  • Se ubica dentro de la familia denominada Ceratosauridae.
  • El género al que estamos haciendo referencia es  Ceratosaurus.

En este ejemplar existe algo que se identifica como especie tipo, y en este caso la denominamos como Ceratosaurus nasicornis, la cual ha sido estudiada y reseñada debido a que se encontró un grupo de esqueletos en una formación identificada como Morrison.

Dichos vestigios fósiles incluían restos fracturados de huesos y cráneos incompletos, recordemos que esta formación se encuentra en lo que conocemos en la actualidad como la zona oeste del país norteamericano.

De este ejemplar hay que destacar que fue uno de los primeros en ser hallados, y también uno de los primeros terópodos que se llegaron a conocer.

Es este hecho el que provoca que la clasificación y denominación sea una misión bastante complicada y hasta imposible.

Por otro lado, también se poseen vestigios de la especie tipo en otra formación situada en un país del sur de Europa, así como también en Tanzania.

Características de este dinosaurio

El cráneo de este extinto espécimen posee una rara protuberancia que en realidad parece ser un singular cuerno, precisamente en el área dorsal de dicho cráneo, además  también se puede observar el hueso sacro totalmente vinculado o unido a un hueso que conocemos como sinsacro.

¿Sabías qué?...
Por otro lado, si nos enfocamos en la zona de la pelvis, los huesos de dicha área en realidad se encontraban raramente enlazados, todas estas cualidades lograban que este enorme ejemplar sea considerado uno de los más extraños de todos los terópodos.

Pero para muchos lo realmente interesante de este dinosaurio era la gran armadura que poseía y que seguramente mostraba con orgullo cuando deambulaba por su territorio.

Esta especie de armadura es considerada como una armadura dérmica, ya que se consideraba que esta estructura era en realidad la piel del animal.

Este anexo propio de la piel se encontraba compuesto por unos diminutos elementos identificados como osteodermos, elementos que se podían hallar justo en la zona  medial de la espalda, esta era una cualidad que resulta fascinante para muchos científicos y amantes de los dinosaurios.

Descripción del Ceratosaurus

En cuanto a la cola, podemos decir que no era de un tamaño menor, debido a que representaba casi la mitad de la longitud total del animal, por lo tanto no era un elemento o una parte del cuerpo poco importante.

Se dice que la cola cumplía muchas funciones además de las más típicas que ya conocemos, como  por ejemplo el equilibrio y la locomoción.

Esta famosa cola se encontraba compuesta por fuertes y delgados huesos, además de presentar unas maravillosas espinas que de seguro aterraban a sus presas.

Los vestigios encontrados fueron ordenados y se calcula que este individuo pudo llegar a medir hasta 5 metros y medio de longitud, teniendo durante su existencia una altura que era de más de 2 metros.

No obstante, los científicos aún conservan serias y grandes dudas acerca de si se trataba de un ejemplar que había logrado desarrollarse hasta la madurez o si se trataba de un animal que se encontraba en plena etapa de desarrollo.

Esto significa que probablemente los restos encontrados pertenecían a un dinosaurio joven que aún no había alcanzado la plenitud de sus capacidades.

En cuanto al tamaño de este gran animal, un científico ahora identificado como Norman, llegó a expresar el hecho de que estos ejemplares eran realmente enormes, y que posiblemente el tamaño que pudieron haber alcanzado sobrepasaba los 6 metros de longitud.

Esta hipótesis fue avalada con otros vestigios encontrados, lo que además llevó a pensar  que el peso de estos ejemplares podía superar la media tonelada de peso.

Existieron muchas suposiciones y estudios para poder determinar el verdadero tamaño que pudieron haber alcanzado estas criaturas.

Mientras que el científico Marsh se aventuró en afirmar que este animal pudo haber tenido 1 tonelada de peso, otro científico identificado como Gregory Paul llegó a manifestar sin temor alguno que en realidad media tonelada era el límite.

En un principio se creyó de forma muy fiel que este realmente era un animal bastante común, sin embargo, luego de estudiar de forma detenida la cabeza del ejemplar, se dieron cuenta de que las cosas no eran de ese modo.

Como ya hemos mencionado el cráneo del animal resultaba ser de un tamaño mucho más considerable si se le comparaba con el resto de la estructura corporal, un hecho que les dejó realmente intrigados.

Además de ello, se podían ver ciertas deformaciones en la zona de la nariz, precisamente en los huesos de dicha área, lo que le diferenciaba claramente de otros ejemplares terópodos.

Luego fueron un poco más allá de lo evidente y se percataron de que precisamente en la zona de los ojos se observaban ciertas protuberancias en forma de crestas, un hecho que les hizo reflexionar acerca de todas las suposiciones sencillas que habían dicho en público a través de sus reseñas.

En cuanto a los brazos si podemos afirmar que no eran de un tamaño considerable, esta cualidad sí era bastante similar a otros ejemplares.

Al final de cada brazo podemos encontrar cuatro fuertes dedos que probablemente cumplían funciones específicas en el momento de buscar alimento.

Esto se sabe gracias a los hallazgos y a toda una serie de vestigios que hoy en día se pueden apreciar en un museo situado en los Estados Unidos de América, por ello conocemos en la actualidad que cada dedo era de diferente tamaño.

Este no es un detalle menor, mucho menos si empezamos a indagar un poco acerca de la vida y el comportamiento de este enorme animal.

El descubrimiento del Ceratosaurus

Debido a los esfuerzos de muchos científicos y exploradores se han podido obtener un gran número de restos, los cuales ahora se sabe que pertenecieron a diversos individuos que resultaron pertenecientes al género Ceratosaurus.

Se trata de un grupo de vestigios fósiles que se supone pertenecieron a unos individuos que pudieron  alcanzar la plenitud o madurez.

En cambio entre estos restos es posible destacar a otro grupo de ejemplares que no tuvo la misma fortuna, ejemplares que  eran realmente jóvenes, al fin y al cabo todo sirve para poder conocer más acerca de estos terribles especímenes.

Reecontrucción del Ceratosaurus

¿Sabías qué?...
Parte de esos restos fueron extraídos de un territorio que hoy identificamos como la zona central de Utah, precisamente en un lugar bautizado como la Mina del Dinosaurio, en honor al hecho de que en ese terreno se pudieron hallar diversos vestigios de estos extintos especímenes.

En el año 2000 los científicos Madsen y Welles realizaron una gran labor y lograron explicar numerosos detalles acerca de este ejemplar, un hecho que muchos agradecen.

Para concluir esta entrada y ofrecerte la posibilidad de ampliar la información que ya conoces te dejamos un vídeo sobre el Ceratosaurus en honor a este feroz depredador… Esperamos que te guste