Sarcosaurus: unas garras afiladas muy efectivas

Nombre: Sarcosaurus
Dieta: Carnívora
Peso: 120 kilogramos
Periodo: Jurásico Temprano
Encontrado en: Inglaterra

Este extinto ejemplar resultó ser en realidad un terópodo celofísido, el cual habitó en nuestro planeta durante el período que los científicos identifican bajo la denominación de Jurásico, esto quiere decir que desarrolló su existencia hace más de 200 millones de años, en promedio.

Su denominación le fue brindada debido a una gran cualidad enfocada en su alimentación, es decir, la de comer carne, es por ello que dicha denominación significa “lagarto que come carne”.

Sarcosaurus

Taxonomía del Sarcosaurus

Superfamilia Superorden Suborden Orden Clase División Reino
Coelophysoidea Dinosauria Theropoda Saurischia Sauropsida Chordata Animalia

Este espléndido lagarto gigante presenta la siguiente clasificación taxonómica:

  • Reino del dinosaurio: Animalia
  • Filo de este espécimen: Chordata
  • Clase de este ejemplar: Sauropsida
  • Superorden de este animal: Dinosauria
  • Orden de esta criatura: Saurischia
  • Suborden del dinosaurio: Theropoda
  • Superfamilia de este ejemplar: Coelophysoidea
  • El Género del animal: Sarcosaurus
  • Su Especie es: Sarcosaurus woodi

Historia del Sarcosaurus

El Sarcosaurus vivió en un territorio que hoy conocemos como el continente europeo, lugar en el que se lograron encontrar un grupo de vestigios de este ejemplar, los cuales son en realidad partes de un esqueleto que se encuentra incompleto, hallados en un lugar denominado oficialmente bajo el nombre de Lias de Warwickshire, en un país conocido como Inglaterra.

Sobre las principales especificaciones del animal podemos decir que su longitud no pudo ser mayor a 400 centímetros, mientras que su volumen sobrepasaba los dos centenares de kilogramos, sin dejar de mencionar a su altura, la cual era algo superior al metro y medio, siendo más precisos, su altura era en promedio de unos 160 centímetros.

¿Sabías qué?...
Los elementos óseos que fueron hallados en dicho lugar denominado como Leicestershire, fueron nada más y nada menos que algunas zonas de la parte del lomo, y algunos elementos óseos propios de la cadera y de las extremidades.

Se conoce además que este animal gozaba de una complexión no muy pesada, por lo que una de sus principales cualidades era la gran velocidad que podía alcanzar en cualquier situación que lo requiera, además de ello, el extraño hocico de este animal gozaba dentro de su estructura una misteriosa protuberancia conformada por tejido óseo, un hecho que causó una gran fascinación cuando se llegó a descubrir.

Se llegó a conocer a una especie adicional denominada de modo oficial como sarcosaurus andrewsi, la cual recibió dicho nombre precisamente gracias a un afamado científico reconocido de forma internacional cuyo nombre es el de Friedrich von Huene, y todo ello llegó a suceder dos años después de iniciada la década de 1930.

Pero su hallazgo se llevó a cabo muchas décadas atrás, en ese momento fue cuando se llegó a encontrar un elemento óseo hoy en día identificado como parte de la tibia, la cual probablemente llegó a tener unos 445 milímetros de largo.

¿Sabías qué?...
Fue otro gran investigador quien se había encargado años antes, justo después de su hallazgo, de realizar la ardua reseña del elemento encontrado y sobre todo de la estructura ósea completa que finalmente se pudo llegar a concretar, un investigador llamado Arthur Smith Woodward.

La tarea de este investigador no fue nada sencilla, debido a que tuvo que nadar en contra de la corriente debido a que un grupo numeroso de científicos argumentaban de forma contraria acerca de la clasificación que él llegó a publicar en aquellos años, un hecho que hemos visto se ha repetido y se seguirá repitiendo con el paso del tiempo, sobre todo cuando se trata de descubrimientos que vuelven locos a medio mundo científico.