Barosaurus: aquel del tamaño de un edificio

Nombre: Barosaurus
Dieta: Herbívora
Peso: 34 toneladas
Periodo: Jurásico Superior
Encontrado en: USA

El género Barosaurus contiene a las especies que vivieron en América del Norte durante el Período Jurásico, hace aproximadamente 150 millones de años.

El género Barosaurus ha sido incluido en los dinosaurios saurisquios saurópodos diplodócidos, por lo que comparte familia con otros representantes más conocidos.

Estamos haciendo referencia al conocido Diplodocus, aunque compartió época y ecosistema con terópodos depredadores como el Allosaurus.

La altura aproximada que se le ha dado a este saurópodo es de 5 metros, mientras que la longitud del Barosaurus sobrepasaba los 20 metros, algunos de los datos aproximados indican que casi alcanzaba los 24 metros.

¿Quieres saber más acerca de este fascinante dinosaurios? Entonces no dejes de leer este artículo para obtener una amplia y detallada información sobre el Barosaurus.

Taxonomía del Barosaurus

ReinoFilo Clase Orden SubordenInfraorden Superfamilia Familia Subfamilia GéneroEspecie
 Animalia Chordata Sauropsida Saurischia Sauropodomorpha Sauropoda Diplodocoidea Diplodocidae Diplodocinae Barosaurus B. lentus

  • El reino del Barosaurus fue Animalia.
  • El filo al que perteneció es Chordata.
  • La clase en la fue clasificado es Sauropsida.
  • Saurischia es el orden al que perteneció este animal.
  • El suborden donde fue clasificado Barosaurus es Sauropodomorpha.
  • Barosaurus perteneció al infraorden Sauropoda.
  • La superfamilia de este dinosaurio fue Diplodocoidea.
  • La familia a la que perteneció el Barosaurus fue Diplodocidae.
  • Este dinosaurio fue clasificado dentro de la subfamilia Diplodocinae.
  • El género al que hacemos referencia es Barosaurus.
  • La especie que representó a este género es B. lentus.

Debemos aclarar en este punto que el hecho de que únicamente se haya encontrado una especie dentro del género Barosaurus no significa que el mismo no estuviera representado por más de una.

El hallazgo de nuevos restos fósiles podría cambiar el número de especies representantes del género, por ello haremos todo lo posible por mantener esta información actualizada.

El descubrimiento de este dinosaurio

 

En la historia de la búsqueda de restos fósiles de dinosaurios, existió una época de la que ya hemos hablado, la famosa Guerra de los Huesos, y precisamente este dinosaurio fue hallado durante ese período, así que no es la excepción.

Reeconstrucción del Barosaurus

El investigador Othniel Charles Marsh, quien llegó a descubrirlo durante esos años, se encargó también de brindarle su denominación, precisamente antes de llegar al siglo XX, en el año de 1980.

El nombre de este dinosaurio proviene del latín y significa literalmente “lagarto pesado”, haciendo una clara referencia a sus grandes dimensiones.

¿Sabías qué?...
Luego de un par de décadas se lograron hallar aún muchos más vestigios de este extinto y enorme espécimen, precisamente en un territorio que hoy conocemos como la zona sur de Dakota.

Por otro lado, se sabe que los vestigios del Barosaurus tuvieron la fortuna de ser encontrados por científicos competentes y debido a ello fueron estudiados con mucha mayor experticia.

Estos restos a los que estamos haciendo referencia se encontraban en la formación Morrison, en la cual también se hallaban ubicados los de otros grandes animales como por ejemplo el Apatosaurus.

Características de este enorme dinosaurio

Se trataba de un animal de grandes dimensiones, cuyo cuello era bastante largo para poder tener la flexibilidad necesaria al momento de luchar o huir.

También se caracterizaba por poseer una cola delgada que tendría la misma función mencionada anteriormente, y por lo tanto estamos ante datos claves para explicar la supervivencia de este ejemplar en el entorno en el que vivió.

El parecido de este animal con otro extinto dinosaurio llamado Diplodocus también es digno de ser analizado y estudiado, debido a que existen muchas características que los dos comparten.

A pesar de ello las diferencias deben ser resaltadas de forma clara, para poder saber que en realidad no se trataba del mismo animal.

Entre esas diferencias es necesario destacar las enormes espinas dorsales que este último (Diplodocus) poseía, las cuales eran mucho más alargadas, de igual manera el cuello, ya que era mucho más extenso que el cuello del dinosaurio protagonista de este texto.

A propósito del cuello del Barosaurus, se explica y se expone en diversos estudios científicos que este tenía la gran capacidad de movilizar su cuello de forma bastante ágil y veloz hacia las alturas, tal como lo hacen las famosas jirafas de la actualidad, esto lo podemos ver en cualquier documental.

Descripción del Barosaurus

Por ello mismo nació entonces una gran duda que dejaba poco satisfechos a los científicos mientras no se resolvía, la duda tenía que ver con la forma en la que la sangre llegaba desde el corazón hacia el cerebro del extinto animal.

Se llegó a dilucidar y debatir mucho sobre el asunto hasta que se llegó a la conclusión de que el corazón debió ser lo suficientemente grande y potente como para poder lograr hacerlo, aproximadamente debió tener un peso de más de una tonelada y media.

¿Sabías qué?...

Poco tiempo después esa conclusión iba a empezar a perder fundamento, debido a que se empezó a debatir el hecho de que mientras más grande era el corazón, el latido de este es cada vez más lento, por lo que la sangre de todas formas no iba a llegar a su destino final: la irrigación del cerebro.

Por lo tanto, surgió entonces una nueva teoría que posiblemente explicaría cómo era en realidad el organismo de este animal, esta teoría tenía mucho que ver con el hecho de que este extinto espécimen tenía más de un corazón, de hecho se cree que tenía 8.

Esto podría tener más sentido, ya que se dice que tenía dos corazones en la cavidad del tórax y seis más justo en el cuello, de esa forma el cerebro llegaba a ser bastante irrigado, sin ningún tipo de problema.

No obstante aún en la actualidad todos estos datos únicamente alcanzan la categoría de teorías, por lo tanto solo pueden tomarse como ciertos en relación a la aparición de nuevos datos que indiquen otras informaciones distintas.

Otros datos sobre el Barosaurus

Como hemos mencionado el Barosaurus fue hallado en una época caracterizada por el hallazgo de continuos vestigios fósiles.

Durante dicha época  surgían nuevas teorías que por el momento no tienen mayor fundamento científico, como por ejemplo el de los famosos “esfínteres arteriales”.

Esta teoría también intentaba explicar cómo el cerebro del Barosaurus se mantenía adecuadamente oxigenado y nutrido.

No obstante, una solución bastante lógica y sencilla para la irrigación del cerebro, era que el Barosaurus simplemente mantuviera su cuello en una posición casi horizontal, de este modo la sangre fluye con mucha rapidez.

Si seguimos analizando el cuello, se ha llegado a descubrir que los huesos de esta parte del cuerpo del animal, los cuales son conocidos o identificados como vértebras cervicales, eran muy extensos, podían llegar a medir casi 1 metro de longitud, y por esa misma razón es que no eran abundantes, aunque sí enormes.

También se encontraron diversos agujeros en esa zona del cuerpo y se llegó a la conclusión de que esas depresiones servían en realidad para que el animal fuera mucho menos pesado de lo que sería si esos agujeros no existiesen, por lo que da la apariencia de una mayor corpulencia.

Hemos llegado al final de este artículo con información sobre el Barosaurus. Pero aún queda una última cosa que aportar… Te dejamos con un vídeo sobre el Barosaurus: