Giraffatitan: una jirafa de la prehistoria

Nombre: Giraffatitan
Dieta: Herbívora
Peso: 50 toneladas
Periodo: Jurásico Tardío
Encontrado en: Tanzania

Este dinosaurio llamado Giraffatitan, habitó en la Tierra hace más de 150 millones de años, esto es durante el período Jurásico superior, en lo que es hoy el continente africano.

Los primeros científicos que se encargaron de estudiar a este dinosaurio lo confundieron con otra especie del lugar, el Brachiosaurus, debido al gran parecido existente entre ambos.

Pero para que a ti no te pase eso te vamos a facilitar todo tipo de detalles para que le conozcas tan bien como nosotros

¡Sigue leyendo!

Taxonomía del Giraffatitan

ReinoDivisiónClaseOrdenSubordenInfraordenFamilia
AnimaliaChordataSauropsidaSaurischiaSauropodomorphaSauropodaBrachiosauridae

La taxonomía puede observarse a continuación:

  • Este animal pertenece al Reino de Animalia
  • Se encuentra dentro del Filo de Chordata
  • La clase de este animal es Sauropsida
  • En cuanto a Superorden, esta es Dinosauria
  • La Orden de este ejemplar es Saurischia
  • Este dinosaurio pertenece a la Suborden Sauropodomorpha
  • Se encuentra dentro de la Infraorden Sauropoda
  • Dentro de la Familia de Brachiosauridae

Historia del Giraffatitan

Descubrimiento del Giraffatitan

Los primeros fósiles de Giraffatitan se encontraron en 1900 en Lindi, Tanzania; y corresponden a cinco individuos casi completos y 3 cráneos.

Como hemos comentado al principio al Giraffatitan se le confundió en un primer momento con el Brachiosaurus y no es hasta 1991 cuando finalmente George Olshevsky confirmó con su estudio que las diferencias entre ambas especies eran suficientes como para considerarla como independientes la una de la otra.

Es cierto que había muchas similitudes entre el Brachiosaurus y el Giraffatitan, de ahí el error inicial, pero también existen diferencias de las que se dieron cuenta después de analizar cuidadosamente y comparando casi hueso a hueso cada uno de los fósiles encontrados, donde se encontraron diferencias como que:

El cuello del Giraffatitan es mucho más largo y robusto; mientras que el torso es más estrecho.

Esto es solo una parte de un estudio muy minucioso que fue realizado en 2009 por el paleontólogo Michael Taylor que trabaja en la Universidad de Bristol, UK.

También hubo un error respecto a su tamaño; y es que se le llegó a considerar al Giraffatitan como una de las criaturas de mayor tamaño que han existido. Aunque con el tiempo y nuevos descubrimientos este liderazgo fue cedido a otros dinosaurios como el Argentinosaurus.

Características del Giraffatitan

Si analizásemos la forma y la estructura de este dinosaurio y la comparásemos con uno de los animales de hoy día, saldría a colación la jirafa. De ahí su nombre, que significa “Jirafa gigante”.

Descripción del Giraffatitan

En el análisis y comparación realizados en ambos casos, por ejemplo, se comprueba que las patas delanteras de los dos animales son algo más largas que las patas traseras.

Pero quizás una de las características más llamativa de este enorme saurópodo es su largo y robusto cuello, que podía llegar a medir hasta 10 metros y en contraposición tenía una cola relativamente corta y robusta.

Su cráneo es muy pequeño en comparación con el tamaño de su cuerpo, aun así tenía cavidades que le permitirían disminuir el peso. Algo muy llamativo también del cráneo es la extraña protuberancia que presenta en la parte superior, que se podría asemejar a una cresta.

Era un dinosaurio herbívoro cuyas muelas espatuladas estaban adaptadas para la masticación y trituración de las hojas de los árboles de los que se alimentaba.

Tiene garras, las cuales están dispuestas de la siguiente manera: solo una garra en el dedo inicial de las patas delanteras y las otras estarían en los tres dedos primeros de sus patas traseras.

giraffatitan en el museo de berlinLas primeras estimaciones de las dimensiones que se tienen del Giraffatitan están basadas en los primeros fósiles encontrados en Tanzania y que se encuentran expuestos en el museo de Historia Natural de Berlín, Alemania.

En ese análisis se concluyó que el Giraffatitan pudo llegar a medir más de 20 metros de longitud, desde la punta de la cola hasta la punta del hocico de la cabeza; a alcanzar algo más de 10 metros de altura, desde suelo hasta la cabeza, y que pudo llegar a pesar unas 40 toneladas.

Aunque un hallazgo posterior de un individuo bastante incompleto concluyó que este dinosaurio habría tenido unas dimensiones aun mayores de las expuestas.

Aquí han calculado que este dinosaurio podría haber llegado a medir unos 26 metros de longitud, 15 metros de altura y pesado unas 45 toneladas ¡Casi nada!

Esta diferencia de tamaño entre individuos de la misma especie lleva a la comunidad paleontológica a hacerse la pregunta de si eran de sangre fría o caliente. Y verás por qué.

Según fuese su tipo sangre, caliente (endotermo) o fría (poiquilotermo), así habría necesitado más o menos tiempo en alcanzar la madurez y en consecuencia su máximo tamaño.

Así por ejemplo un giraffatitan de sangre caliente llegaría a su edad adulta a los 10 años, mientas que si fuese de sangre fría esta sería alcanzada a la friolera (nunca mejor dicho) de los ¡100 años!

Y esto llevaría a su vez relacionado la cantidad de comida a ingerir. Y es que para ser de sangre caliente habría tenido que comer al día cerca de unos 200 kilos de vegetales al día; mientras que si fuese de sangre fría no haría falta comer tanto.

Sea como fuere este dato hoy por hoy es una gran incógnita, aunque existe otra teoría respecto al mantenimiento de la temperatura en el cuerpo, que es conocida como gigantotermia.

Esta teoría se basa en la relación que existe entre el volumen y la superficie. Así cuanto mayor es el cuerpo mayor facilidad para mantener una temperatura constante.

Parece que de momento aquí nos quedaremos con la duda.

Habitat y alimentación del Giraffatitan

Por su morfología y descripción que te acabamos de dar ya te puedes imaginar que se alimentaba principalmente de las hojas de las copas de los árboles a las que llegaba casi sin esfuerzo.

Y es que a diferencia de otros saurópodos el giraffatitan tenía el cuello algo erguido y no en paralelo respecto al suelo.

Su alimentación se basaba principalmente en coníferas, ginkgos, helechos y cícadas. Estas son las plantas típicas que existieron en los bosques durante el jurásico.

giraffatitan - comiendo

Y aunque en un primer momento se llegó a pensar que vivía en el agua por sus grandes dimensiones, esa idea finalmente se desestimó.

Y es que precisamente uno de los mayores impedimentos para vivir en el agua habría sido su tamaño gigantesco, el cual le habría impedido respirar normalmente por la presión que el agua habría ejercido sobre su cuerpo.

Además de que la teoría de que en la cresta tenía unos orificios para poder respirar no era cierta, así que en ningún caso podría haber respirado bajo el agua como también se llegó a pensar.

Y finalmente están las patas y los pies, los cuales son demasiado delgados como para haberle permitido sujetarse sobre el fangoso suelo y ya no digamos el hecho de caminar, esto habría sido imposible.

Y después de leer esto podrás pensar que eso mismo podría pasar con el hipopótamo, ¿no? Un animal grande con patas y pies estrechos que se mueve como “pez en el agua”.

Obviamente no son las mismas dimensiones de uno y otro, pero hay dos razones de peso por las que finalmente se desestimó esta idea:

Una de ellas fue el estudio biomecánico realizado con un ordenador.

Y la otra el conocimiento que se tiene de otros dinosaurios de tamaños aun mayores y que han vivido y se han movido perfectamente en la tierra como por ejemplo es el caso del Argentinosaurus.

Para finalizar este artículo queremos dejarte con un vídeo sobre el Giraffatitan: