Giraffatitan: una jirafa de la prehistoria

Nombre: Giraffatitan
Dieta: Herbívora
Peso: 50 toneladas
Periodo: Jurásico Tardío
Encontrado en: Tanzania

Este dinosaurio de denominación Giraffatitan, habitó en la Tierra hace más de 150 millones de años, como ya pueden imaginarse, esto quiere decir que habitaron durante el Jurásico, precisamente en la capa superior de aquel, en un territorio que hoy es conocido o identificado como el continente africano.

De modo inicial, los primeros científicos que se encargaron de estudiar a este ejemplar lo confundieron con una especie propia del lugar, es decir con un animal denominado como Brachiosaurus, no obstante, luego de diversos análisis se percataron de que habían cometido una equivocación al respecto, por lo que descartaron que los vestigios pertenecieran al ejemplar mencionado anteriormente.

Tenemos la información sobre el Giraffatitan más completa de toda la red. ¡Continúa leyendo y vuélvete un experto de este dinosaurio herbívoro del jurásico!

Taxonomía del Giraffatitan

Familia Infraorden Suborden Orden Clase División Reino
Brachiosauridae Sauropoda Sauropodomorpha Saurischia Reptilia Chordata Animalia
La taxonomía puede observarse a continuación:

  • Este animal pertenece al Reino de Animalia
  • Se encuentra dentro del Filo de Chordata
  • La clase de este animal es Reptilia
  • En cuanto a Superorden, esta es Dinosauria
  • La Orden de este ejemplar es Saurischia
  • Este dinosaurio pertenece a la Suborden Sauropodomorpha
  • Se encuentra dentro de la Infraorden Sauropoda
  • Dentro de la Familia de Brachiosauridae

Historia del Giraffatitan

Descubrimiento del Giraffatitan

Este enorme dinosaurios fue una de las criaturas de mayor tamaño que ha existido durante toda la historia de nuestro viejo planeta, por lo que su hallazgo y posterior estudio no han sido un hecho que pasó desapercibido por la comunidad científica, de hecho fue un hallazgo que marcó un hito en el mundo de la historia.

Se pudo hallar un grupo de restos que se encontraban casi intactos y que conformaban una estructura ósea casi total, es gracias a este detalle que hoy en día toda la comunidad científica y nosotros podemos conocer gran parte de su morfología, sin dejar de mencionar que los estudios han avanzado en gran parte y la fisiología también ha podido ser detallada con mucha rapidez.

Características del Giraffatitan

Este ejemplar resulta ser un saurópodo de nada más y nada menos que de cuatro extremidades, las cuales las utilizaba ciertamente para poder desplazarse de un lugar a otro, además de ello contaba un cuello de extensión considerable, de forma delgada pero resistente para poder realizar maniobras atrevidas.

¿Sabías qué?...
En cuanto a la cola de este animal podemos afirmar que no era muy larga que digamos pero que su tamaño era suficiente, debido a que contaba con otras cualidades para poder sobrevivir en aquel mundo salvaje de la prehistoria.

Sobre su alimentación podemos afirmar con seguridad de que se trataba de un enorme devorador de plantas, se estima que incluso realizaba diversos movimientos para poder obtener la mayor cantidad de alimento de los árboles cuya altura era muy pronunciada.

Sobre el cráneo de este animal podemos detallar que era muy pequeño en comparación con el tamaño de su estructura ósea, por lo tanto el tamaño de su cerebro también lo era, al igual que en otros ejemplares de su tiempo, por lo que esta es una característica bastante frecuente en animales de dicho lugar y tiempo.

Si nos pondríamos a analizar la forma y la estructura de este animal con uno de los animales de nuestros tiempos, seguramente sería comparable con las famosas jirafas que hoy en día conocemos, es por ello que el nombre de este ejemplar viene a significar “Jirafa gigante”, las cuales, no está demás decirlo, cuentas con unas patas alongadas y extensas, siendo las patas delanteras de mayor extensión que las propias patas de la parte de atrás.

Descripción del Giraffatitan

Si prestamos un poco más de atención en el cráneo de esta gigantesca criatura, probablemente nos percatemos de la existencia de unas notorias depresiones, esto seguramente, como sucede en otros ejemplares de tamaños enormes, servía para poder disminuir el volumen y aumentar la velocidad o agilidad al momento de andar o correr, ya sea por el simple hecho de desplazarse o para huir de algún depredador que intente cazarle.

Además de ello, este cráneo contaba con una extraña protuberancia que se parecía en gran medida a una rara cresta, la cual ha causado fascinación en un grupo numeroso de investigadores debido a lo que representaría esa zona del cuerpo del ejemplar.

Sobre sus extremidades también podemos comentar una serie de detalles importantes, como por ejemplo que el dedo inicial de las patas que se encontraban en la zona de adelante, poseía una garra bastante poderosa como para destrozar cualquier tipo de material, sea vegetal o animal, no nos equivoquemos, en las patas delanteras solo tenía un dedo con garra, mientras tanto, en las patas de la zona anterior del animal eran tres los dedos que la poseían.

¿Sabías qué?...
Sobre el verdadero tamaño de esta criatura de dimensiones inmensas, podemos decir que fue el dinosaurio más grande en todo el mundo, durante algún tiempo lo fue, como ya habíamos mencionado, hasta la aparición de otros ejemplares identificados como titanosaurios, los cuales resultaron ser de mayor tamaño que el dinosaurio protagonista de este artículo.

Según estimaciones recientes de diversos científicos que trabajaron en un museo situado en Alemania, precisamente en la ciudad de Berlín, este enorme animal en forma de jirafa pudo llegar a medir más de 20 metros de largo, mientras que la altura de este espécimen pudo ser de más de 10 metros, sobre su volumen podemos afirmar que pudo llegar a pesar hasta 40 toneladas sin ningún tipo de problema, o tal vez un poco más.

No obstante, pocos años después se pudo hallar a otro individuo cuyos restos no eran abundantes, pero que bastó para afirmar que las medidas antes mencionadas en realidad son menores a las del nuevo hallazgo.

Por lo que se llegó a la conclusión de que este dinosaurio pudo llegar a medir hasta 26 metros de longitud y logrando una altura de  5 metros adicionales a los que se había pensado inicialmente, cuyo peso también aumentó en 5 toneladas adicionales a las que se había supuesto.

Alimentación del Giraffatitan

Como habíamos mencionado, este animal realizaba una serie de maniobras que le permitía alimentarse de vegetales y hojas que otros animales, de menor tamaño o de un cuello mucho más pequeño, no podían hacerlo. Por lo tanto es tan sencillo como imaginarse a una alta jirafa comiendo de lo alto de los árboles y plantas, de esa forma es como obtenía su alimento principal y el alimento para su descendencia.

No olvidemos mencionar a la dentadura de este enorme animal, los elementos dentales se encontraban perfectamente diseñados para cumplir su misión de acuerdo a la situación en la que este animal se encontraba viviendo, servía perfectamente para arrancar las hojas de los elementos vegetales de mayor altura, por lo que su dieta no solo era abundante sino también muy exclusiva.