Supersaurus: lo más parecido a un elefante

Nombre: Supersaurus
Dieta: Herbívora
Peso: 28 toneladas
Periodo: Jurásico Superior
Encontrado en: USA

Un verdadero súper lagarto habitó en nuestro planeta Tierra hace unos 155 millones de años, una época que es conocida de forma científica como el período Jurásico, este animal, denominado oficialmente como Supersaurus, resulta ser un ejemplar que fue colocado dentro de los increíbles saurópodos diplodócidos.

El territorio conocido hoy en día como América del Norte fue el hábitat de este espécimen, además es conveniente resaltar que este ejemplar se encuentra entre uno de los más gigantescos de entre todos los especímenes conocidos como diplodócidos, siendo de modo muy probable aquel animal que posee la mayor longitud de entre todos ellos.

Taxonomía del Supersaurus

Familia Infraorden Suborden Orden Clase División Reino
Diplodocidae Sauropoda Sauropodomorpha Saurischia Sauropsida Chordata Animalia
  • Dentro del Reino Animalia
  • Filo o división: Chordata
  • Pertenece a la Clase Sauropsida
  • Este dinosaurio está en la Superorden Dinosauria
  • Pertenece a la Orden Saurischia
  • Dentro de la Suborden Sauropodomorpha
  • Pertenece a la Infraorden Sauropoda
  • Este dinosaurio está en la Familia Diplodocidae
  • Pertenece a la Subfamilia Apatosaurinae
  • Dentro del Género Supersaurus

Todo estos detalles se han podido conocer debido a la gran cantidad de vestigios que se han podido hallar y cuidar de forma bastante profesional, además del gran esfuerzo de un gran número de científicos que realizaron su labor de modo estupendo.

Características del Supersaurus

Sobre las especificaciones físicas de este enorme espécimen podemos aclarar que debido al gran número de vestigios se ha llegado a calcular que este dinosaurio pudo llegar a medir más de 30 metros de longitud, siendo más exactos podemos decir que hasta 34.

Descripción del Supersaurus

En cuanto a su peso podemos ver que este no supera las 40 toneladas, mientras tanto, podemos ver que el cráneo de esta criatura era relativamente pequeño si le comparamos con el resto de su corpulencia, contaba además con unas extremidades bastante poderosas, así mismo se podía ver la existencia de una cola bastante alongada.

Otro detalle interesante del animal es que era bastante similar a otro ejemplar mayormente conocido bajo el nombre de Apatosaurus, debido a la corpulencia de ambos especímenes, los dos presentaban un pecho bastante resistente y sólido.

Así mismo este disfrutaba de costillas lo suficientemente largas como para soportar diversas embestidas sin sufrir daño de gravedad, sin dejar de mencionar el cuello de amplia extensión que servía para aumentar aún  más la resistencia de estos ejemplares.

No obstante, la robustez del dinosaurio protagonista de este artículo era en realidad un tanto menor que en la del famoso Apatosaurus, el tamaño era el leve diferenciador, además de otros elementos conocidos como vértebras, precisamente las que se ubicaban justo en la zona de la nuca.

Estos elementos resultaban ser mucho más alongados en el Supersaurus que en el Apatosaurus, por lo que podemos observar claramente que la zona del cuello del primero era mucho más alargada que la zona del cuello del segundo animal mencionado.

En un principio los vestigios del dinosaurio protagonista no fueron abundantes, de hecho solo se llegaron a encontrar, con mucha suerte, un elemento óseo perteneciente a la cintura y otro elemento óseo identificado como escapulocoracoide.

El cual incluso se llegó a calcular que medía aproximadamente 240 centímetros de longitud, además de algunas otras vértebras que fueron halladas en una formación denominada bajo el nombre oficial de Morrison, en el estado de Colorado.

No obstante, luego de un tiempo se pudo hallar con mucha fortuna a una estructura ósea bastante completa, la cual se llegó a confirmar que era perteneciente al propio Supersaurus, a esta estructura se le colocó el gracioso apodo de ‘Jimbo‘, la cual fue hallada precisamente en un condado identificado como Converse, en un estado conocido como Wyoming, también situado dentro de los Estados Unidos de América.

¿Sabías qué?...
En la actualidad estos vestigios completos aún siguen siendo estudiados y desenterrados, incluso podemos ver un gran número de ellos expuestos en un lugar conocido como el “Centro Dinosaurio”, situado en el mismo estado americano mencionado anteriormente.

En el inicio de toda la investigación relacionada al Supersaurus, se llegó a pensar que este ejemplar era un pariente directo de los famosos ejemplares conocidos bajo el nombre de diplodócidos, incluso que era un familiar bastante cercano del propio Barosaurus, el ejemplar que estudiamos hace muy poco.

No obstante, luego de diversos estudios realizados con los procedimientos requeridos, se llegó a demostrar y a comprobar de forma indudable que este espécimen estaba en realidad mucho más vinculado con un dinosaurio llamado Apatosaurus, y cuya familia es la que tiene como nombre oficial el de Apatosaurinae.

Descubrimiento del Supersaurus

Todo empezó precisamente 5 años antes de iniciada la década famosa de 1980, cuando algunos vestigios pudieron ser observados en un territorio perteneciente a la formación Morrison.

Supersaurus

Alimentación del Supersaurus

Lo que es algo innegable acerca de este animal es el tipo de alimentación que llevaba, es seguro que este ejemplar basaba su dieta en el consumo de vegetales, incluso en grandes cantidades, de hecho se ha llegado a estimar que probablemente esta criatura llegaba a ingerir más de dos toneladas y media de plantas durante la 24 horas del día, una cifra realmente fantástica.

Debido al gran volumen que esta criatura presentaba, es más probable que su ambiente habitual hubiera estado compuesto por tierra firme, de otro modo, si se hubiera desplazado por zonas pantanosas, probablemente hubiera terminado en el fondo de dichas áreas.

Además de ello, existe la posibilidad de que este animal no usara sus elementos dentales para poder triturar y prepara la comida en la zona del hocico, sino que simplemente se dedicaba a tragar el alimento para que el órgano estomacal hiciera todo el trabajo, debido a que se presume que contaba con las famosas piedras estomacales, las cuales realizaban dicha actividad funcional.

En cambio, los elementos dentales de este ejemplar eran más bien utilizados para poder extraer el alimento vegetal de donde se encontrase inserto, solo realizaban dicha función debido a que el estómago se encargaba del trabajo sucio, por así decirlo.

¿Sabías qué?...
Es también casi un hecho que lo que haya comido este ejemplar no fuera diferente a las coníferas e incluso a las famosas colas de caballo, por lo que dichos vegetales se podían localizar en el propio suelo, así mismo también se presume que hasta los pastos pudieron haber sido el alimento preferido de este grandioso y misterioso animal denominado Supersaurus.