Basilosaurus: el rey de los mares

Nombre: Basilosaurus
Dieta: Carnívora
Peso: 70 toneladas
Periodo: Eoceno Tardío
Encontrado en: Pakistán

El género Basilosaurus agrupa a las especies de mamíferos cetáceos (antecesores de las ballenas) que vivieron en el Período Paleógeno, en la Era Cenozoica (entonces comparten era con nosotros los humanos, no con los dinosaurios). Aunque su nombre significa “rey reptil” fue en realidad un mamífero como hemos indicado, y además el antecesor de los cetáceos actuales, aunque el aspecto a primera vista no nos lo recuerde.

El Basilosaurus vivó hace aproximadamente 45 millones de años en el Eoceno Tardío. Como fue un animal marino, sus restos no se han hallado en un único continente sino en una gran variedad de zonas geográficas.

Descubrimiento del Basilosaurus

Reconstrucción de Basilosaurus

Entre los lugares en los que se pudo hallar vestigios fósiles de este animal podemos citar al continente americano, debido a que en el gran estado de Alabama se realizaron exploraciones que llevó a desarrollar este tipo de sucesos.

Por otro lado también podemos mencionar al continente africano, dentro del cual también se pudo hallar elementos fósiles de este animal, precisamente en el país conocido como Egipto, sin dejar de mencionar que también en Oriente medio se encontraron estructuras pertenecientes a esta criatura, precisamente en un país hoy en día conocido como Pakistán.

Esta distribución variada de los vestigios fósiles nos indica que el animal pudo extenderse a través de diversos lugares sin ningún problema, y que se adaptaban prácticamente a cualquier clima, o al menos eso creemos por ahora, debido a que su ambiente natural resultó ser el océano, dado que se trata de una criatura de índole marina, además se ha llegado a saber de que navegaban por las aguas poco profundas, muy cerca de las costas de los continentes.

Una de las cualidades más importantes de este ejemplar es la gran longitud que la estructura de su cuerpo llegaba a disfrutar, todo ello resultaba realmente impresionante si es que le comparamos con el animal que en la actualidad conocemos como ballena, además de ello este ejemplar presentaba un par de extremidades situadas en la zona posterior, las cuales eran en realidad un vestigio propio de la evolución.

Su extinción, se ha llegado a calcular, que pudo haber sucedido hace más de 35 millones de años, precisamente antes de entrar en una era conocida bajo el nombre oficial de Oligoceno, esto llegó a suceder, su extinción, debido a las condiciones climáticas que llegaron a suscitarse por aquellos años, variaciones que afectaron en gran medida la vida en todo el planeta Tierra, recordemos que este tipo de fenómeno fue bautizado bajo el nombre de Grande Coupure.

Taxonomía del Basilosaurus

  • Este ejemplar pertenece al Reino Animalia.
  • El Filo de este ejemplar es el de Chordata.
  • La Clase de este animal es la de Mammalia.
  • La Infraclase es la de Eutheria.
  • El Orden de este espécimen es Cetacea.
  • El Suborden de esta criatura es Archaeoceti.
  • La Familia de este ejemplar es Basilosauridae.
  • La Subfamilia de este animal es Basilosaurinae.

Características del Basilosaurus

A pesar de que lo parezca mucho, este animal en realidad no es una especie en la que se da una etapa de transición, de hecho lo que en realidad ha llegado a suceder es que este animal ha combinado diversas cualidades físicas tanto de sus parientes directos antiguos como de los ejemplares que hoy en día conocemos como ballenas, aquellos enormes ejemplares marinos que irrumpen en nuestros océanos en la actualidad.

Descripción Brasilosaurus

Es por esa razón que podemos diferenciar claramente al Basilosaurius de esos animales que en la actualidad podemos ver a menudo, y una de estas diferencias físicas reside básicamente en la región mandibular de este ejemplar, la cual se encontraba bastante equipada con un conjunto de más de cuatro decenas de elementos dentales que resultaban tener un filo letal, dispuestos y preparados para poder cortar casi cualquier cosa que se le atravesase.

Por un lado podemos ver que los elementos de la zona delantera disfrutaban de un peculiar diseño con forma de un cono común, es por eso que se ha llegado a la conclusión de que dichos elementos cumplían la función de poder capturar a sus víctimas, las cuales próximamente se convertirían en su alimento.

En cambio, los dientes que se encontraban situados en la zona trasera disfrutaban de una forma totalmente diferente, disfrutaban del diseño de un triángulo, por lo que los científicos llegaron a la gran conclusión de que estos elementos se encontraban perfectamente diseñados para poder desgarrar el cuerpo de sus presas, esto también llegaba a suceder en otros ejemplares muy conocidos, los cuales resultan ser los mesoniquios.

Es por esta similitud que los mesoniquios durante muchos años fueron tomados en cuenta como un verdadero y legítimo antepasado del animal protagonista de hoy, pero finalmente se percató del error y se llegó a desmentir tal afirmación.

En cambio, en la actualidad se ha llegado a afirmar que en realidad estos animales, conjuntamente con los grandes cetáceos modernos, poseen el mismo antepasado, y es que los prehistóricos animales artiodáctilos, resultaron ser el ancestro de las criaturas previamente mencionadas, un detalle de mucha importancia para el mundo de la Paleontología.

Sobre la estructura de su cuerpo podemos dar explicación a la gran longitud que este presentaba, y es que los científicos han llegado a afirmar que era tan largo debido a que los elementos vertebrales que formaban la espina habrían sufrido un estiramiento pronunciado y habían soportado tal proceso gracias a que un extraño fluido las mantenía en buen estado de conservación.

Este interesante dato nos hace llegar a la conclusión de que el animal protagonista de este artículo solo pudo haber navegado en las superficies de los océanos, a diferencia de los otros cetáceos que conocemos en nuestros días, esto equivale a decir que evidentemente el animal no tenía las cualidades físicas para llegar a sumergirse o nadar durante mucho tiempo sumergido.

Lo que debemos resaltar es que esta teoría es ampliamente avalada por el resto de cualidades y las limitaciones físicas que el animal presenta, como por ejemplo su musculatura o el grosos de los elementos óseos de las extremidades, dichas cualidades nos indican que obviamente este ejemplar no era un nadador perfecto ni mucho menos.

Las malas noticias, para este animal, es que tampoco se encontraba perfectamente adaptado para poder desplazarse estando en tierra, por lo que su vida era realmente complicada, desde este punto de vista.

Para finalizar esta ficha sobre el Basilosaurus de la mejor manera posible, te dejamos con un vídeo muy entretenido sobre el Basilosaurus ¡No te lo pierdas!