Depredador “X”, el Pliosaurio más temido

En el año 1841, el investigador Richard Owen encontró una serie de restos fósiles provenientes de animales marinos. Entre ellos, un nuevo grupo taxonómico: los pliosauros o pleiosaurios, cuyo nombre proviene del griego y significa literalmente “más cercano al lagarto”.

Si bien esta fue la denominación inicial, actualmente el nombre pleiosaurios se considera inválido y únicamente es adecuado utilizar pliosauros o pliosaurus para referirse a este género.

Este grupo se introdujo como una herramienta de diferenciación de los ictiosaurios (“lagartos pez”) y esta diferenciación fue necesaria cuando se descubrieron diversos gigantes marinos, entre ellos, uno que ha levantado incógnitas durante años, denominado Depredador X.

Depredador X

En 2006, en la Universidad de Oslo (Noruega) se introdujeron unos restos fósiles que fueron desenterrados cerca del Círculo Polar Ártico.

Entre estos restos se encontraban los de un gigantesco reptil marino, el cual no se pudo introducir en un principio en ningún grupo de género o especie debido a que no se tenía la suficiente cantidad de restos fósiles como para asignarlo a un determinado grupo taxonómico, por lo que fue denominado Depredador X, un nombre que popularmente siempre se relacionará con esta especie y que genera una gran curiosidad e inquietud.

Fue en marzo del año 2009 cuando finalmente el Museo de Historia Natural de Oslo hizo público el descubrimiento de un fósil que posiblemente pertenecía al género pliosauros, actualmente, los restos hallados del animal prehistórico que inicialmente se denominó Depredador X se exhiben en este mismo museo.

PredatorX-Pliosaurus_funkei

Recientemente, en el año 2012, se consiguió introducirlo entre los pliosauros, confirmando la sospecha inicial. y concretamente se ha denominado Pliosaurus funkei.

El género en el que se engloba esta especie concreta consta de una serie de reptiles marinos que habitaron los mares del Jurásico Superior,  hace aproximadamente 155-147 millones de años.

Se cree que estos animales prehistóricos han sido los mayores depredadores del medio acuático de la historia, tal y como se afirma en un documental creado por la BBC, al que podrás acceder a través de este link .

La estructura anatómica del Depredador X

Si bien existe una importante falta de restos fósiles y una alta cantidad de fragmentos, aproximadamente 20.000 (que se están uniendo como si de un rompecabezas se tratara), se ha logrado realizar una aproximación a las medidas que poseía este gigantesco reptil. Se calcula que llegó a medir entre 10 y 15 metros de longitud, con una altura aproximada de entre 2’5 y 3’5 metros.

Entre estas medidas hay que destacar que la vértebra que unía al cráneo con el resto del cuerpo era de 15 cm de longitud, lo que facilitó un mayor tamaño del P.funkei y una sujeción que permitía una mordida de cerca de 15 toneladas/cm2, es decir, de hasta 4 veces superior a la del Tyrannosaurus rex, aunque algunos expertos consideran que tal potencia de mordida no podría ser resistida por los dientes que este depredador poseía en sus mandíbulas, los cuales podían llegar a alcanzar los  30 cm de longitud y tenían un aspecto triangular.

Pliosaurus_kevani

Con tal envergadura, y además viviendo en el mar, se estima que el peso del  Depredador X podía llegar a alcanzar las 45 toneladas.

Debido al tamaño de su cráneo y a un desarrollo lineal del cerebro (como el que presentan los reptiles actuales) tenía una gran capacidad y desarrollo del sentido del olfato, lo que le permitía detectar presas a grandes distancias.

Se estima que la dieta del P.Funkei estaba basada en grandes reptiles marinos como por ejemplo aquellos pertenecientes al orden de los plesiosaurios, peces de gran tamaño como el Leedsichthys problematicus e incluso se ha llegado a suponer que pudo haber competido con el famoso Mosasaurus, otro potente depredador marino caracterizado por una estructura anatómica muy robusta.

No obstante, como otras especies pertenecientes al género pliosaurus, también formaban parte de su alimentación los peces, los calamares y los pequeños reptiles marinos.

Como la mayoría de los seres vivos que han existido y existen, el Depredador X o P.Funkei no solo podía mantener las funciones vitales de su organismo gracias a la nutrición, sino que resultaba imprescindible oxigenar todos los tejidos que formaban su anatomía.

Al tratarse de un reptil la respiración se realizaba a través de los pulmones y no de las branquias, por lo que tenia que salir a respirar aire a la superficie.

El hecho de que este animal prehistórico fuera marino pero tuviera una respiración pulmonar nos lleva a pensar en la presencia de un orificio denominado espiráculo (como el que poseen los delfines), esta estructura es en realidad un esfínter que se cierra antes de la inmersión en el agua para evitar la presencia de líquido en los pulmones.

Depredador X ¿El mayor depredador de la historia?

Inicialmente la especie P.Funkei fue considerada como el mayor depredador de toda la historia, principalmente debido a la robustez de su estructura anatómica y a sus diversas capacidades.

Diversos estudios científicos han llevado a los investigadores a realizar afirmaciones como las siguientes “Depredador X  ha sido el animal más peligroso de todos los mares debido a su anatomía y a su estrategia de caza”.

No obstante, este no es un tema libre de controversia, ya que el tamaño de este animal prehistórico era bastante menor en comparación con el de otras especies como por ejemplo Carcharodon megalodon, un tiburón extinto caracterizado por un peso que podía llegar a las 77 toneladas y unos dientes gigantescos.

Debido a las controversias existentes, desde esta plataforma no podemos ofrecer una afirmación científica y rotunda acerca de si el Depredador X fue efectivamente el mayor depredador que ha habitado el planeta tierra, a pesar de ello, sí podemos analizar sus capacidades frente a la de otros poderosos animales prehistóricos que también habitaban los océanos.

Depredador X vs Megalodón

Megalodón es el nombre popular empleado para hacer referencia al tiburón que hemos mencionado anteriormente, Carcharodon megalodon.

En el siguiente vídeo se analizan las capacidades del Depredador X respecto a las del Megalodón, haciendo una referencia inicial a la potencia de mordida del tiburón, superior a la del depredador. No obstante, el Depredador X tenía la potencia suficiente como para aplastar un coche entre sus mandíbulas.

Basándose en las capacidades físicas de cada animal prehistórico, finalmente se desvela el siguiente desenlace: El Megalodón era más grande, más rápido y tenía una fuerza de mordida superior, además, poseía una piel extremadamente gruesa que incluso hubiera sido difícil penetrar por parte del Depredador X.

Se cree que lo más probable es que el Megalodón fuera a atacar directamente a las aletas , de esa forma, con una aleta ya dañada, todo se complicaba para el Depredador X. Otra estrategia del Megalodón era atacar directamente a la caja torácica para dañar órganos vitales. Ante un Depredador X con la aleta dañada y los órganos vitales heridos, el Megalodón ganaría esta batalla en cuestión de segundos.

Depredador X

El liopleurodon era un gran reptil marino de alimentación carnívora perteneciente al grupo de los plesiosaurios, los cuales como hemos mencionado anteriormente formaban parte cotidiana de la alimentación del Depredador X.

En el siguiente vídeo se especifican los datos más básicos acerca del Depredador X que habitó este planeta hace aproximadamente 150-160 millones de años y que sus restos fueron hallados en Europa y Sud América. Respecto a su dieta se comenta que consistía principalmente en otros plesiosaurios, ictiosauros y pequeños pliosaurios.

Finalmente el vídeo determina una clara victoria del Depredador X sobre el Liopleurodon, al ser más rápido, ágil, fuerte y de un mayor tamaño.

Los expertos estiman que un ejemplar adulto de Liopleurodon podía llegar a medir entre 5 y 7 metros de longitud, no obstante, respecto al peso existe controversia, algunas fuentes afirman que podía llegar a alcanzar las 70 toneladas.

En cualquier caso, a pesar de que la masa corporal del Liopleurodon pudiera ser bastante superior a la del Depredador X, la longitud, agilidad y rapidez de este último podrían otorgarle una sencilla victoria.

¿Es el Depredador X o P.Funkei el mayor depredador de todos los tiempos? Parece ser que el único animal que fue capaz de poner en juego este prestigio es el tiburón prehistórico conocido popularmente como megalodón, no obstante, las suposiciones que nos llevan a pensar en la posible victoria de este temido tiburón son únicamente eso, suposiciones.

En cambio, las investigaciones científicas que han podido definir al Depredador X como el animal marino más peligroso de la historia se basan en mucho más que suposiciones, lo que implica, que dejando a un lado la controversia científica que aún pudiera existir, es correcto afirmar que el Depredador X ha sido el mayor depredador de la historia, al menos, hasta que se demuestre lo contrario.