El dinosaurio ornitorrinco

En abril del 2015 se sacó a la luz uno de los descubrimientos de ambiente paleontológico que puede ser considerado un “rompecabezas” debido a sus características fisionómicas. Nos referimos al “Chilesaurus diegosuarezi”, uno de los pocos ejemplares de un grupo de terópodos herbívoros y que podríamos denominar también como “dinosaurio ornitorrinco

El ejemplar, que data del periodo Jurásico Tardío (hace aproximadamente 163-146 millones de años), fue descubierto en 2004 por Diego Suárez, un niño chileno y de ahí que se le haya dado tal nombre al dinosaurio.

Representa no solo un ejemplar herbívoro de un grupo de carnívoros, sino el primer ejemplar de un nuevo linaje siendo una mezcla de los tres linajes conocidos, es decir, posee características anatómicas de los terópodos, los sauropodos y los ornitisquios

HT_chilesaurus_diegosuarezi_sk_150427_16x9_992

Anatomía

Cuando se realizó el descubrimiento, se pensó que se había descubierto varias especies, pero tras varias excavaciones se observó que todo pertenecía a una misma especie.

Entre las características más llamativas de su anatomía destaca una reducida cabeza y unas patas traseras anchas, similares a los primeros dinosaurios de cuello largo que datan del Triásico.

Aunque la pelvis sea similar a la del grupo de los ornitisquios por su orientación, finalmente se ha catalogado como saurisquios y dentro de estos, en los terópodos. Se ha introducido en el grupo de los terópodos no solo por el bipedismo, sino también porque sus vertebras son muy similares a las de este grupo de dinosaurios.

En cuanto a sus extremidades anteriores, son cortas y robustas y en ellas aparecen dos garras rectas similares a las de otros terópodos como el “Allosaurus” o “Tyrannosaurus”.

nature14307-f1

El porqué se sabe de su característica alimenticia es por su cráneo. Éste posee un pico córneo y unos dientes en forma de espátula, lo que le permitía arrancar y triturar las plantas.

No solamente representa un rompecabezas en cuanto a su anatomía, también presenta un fenómeno denominado “convergencia evolutiva”. Este fenómeno indica que varias especies sin ninguna relación de parentesco poseen estructuras similares para un mismo fin y que ha sido adquirido por diversos cambios en el ambiente.

Un ejemplo de esto es la aleta caudal de los peces y la de los delfines o ballenas, en el caso de los peces tiene una base ósea que adquirieron por vivir en un principio en el medio acuático pero en el de delfines y ballenas ha ido apareciendo para poder adaptarse y terminar viviendo en este medio.

En el caso del “Chilesaurus”, la convergencia evolutiva viene en su dieta, el ser herbívoro, y se asemeja a la de las actuales aves. Esto quiere decir que se comenzó a buscar rutas alternativas en la dieta muchos milenios antes de que apareciera el primer ave.

 

Vídeo del Ornitorrinco

 
Quieres saber más sobre el dinosaurio Ornitorrinco? No te piedas nada sobre él en este vídeo: