La rana gigante “come dinosaurios”

La rana a la que nos referimos se llama Beelzebufo y vivió en Madagascar hace unos 68 millones de años. Es pariente de las grandes ranas de cuernos de América del Sur del género vivo Ceratophrys, la cual media unos 41 centímetros y llegaba a pesar los 4,5 kilos.

rana gigante prehistóricaHecha las presentaciones y visualizada como era la rana de grande, ahora te estarás preguntando que cómo era posible que comiese dinosaurios, porque sí se los comía. Obviamente no era un diplodocus adulto, pero sí que se alimentaba de dinosaurios jóvenes o de pequeño tamaño, mamíferos y otro tipo de reptiles e insectos, de tamaño igual o inferior al suyo.

Esto era posible gracias a su cabeza de gran tamaño y su boca expansiva llena de dientes, los cuales una vez mordían ya no soltarían a su presa hasta ser ingerida una vez ésta hubiese muerto por asfixia y por rotura de todos sus huesos debido al aplastamiento al que se veía sometido.

Comparándolo, sería como un hace hoy día la anaconda con sus presas, por ejemplo, a las que atrapa y contrae bajo su cuerpo, solo que aquí la rana lo haría con su mordisco, gracias a una poderosa mandíbula.

El último hallazgo

Era una rana muy agresiva y voraz que emboscaba a sus presas para atacarlas y comérselas.

Y esto se conoce ahora, en parte, gracias al estudio que han realizado y presentado Científicos de la Universidad de Adelaida, en Australia, de la Universidad Politécnica del Estado de California-Pomona, de la Universidad de California-Riverside y el University College de Londres.

El estudio que han presentado se basa, entre otras cosas, en averiguar y confirmar la fuerza de mordisco de esta rana gigante del Cretácico, llegando a la conclusión de que tendría una fuerza de mordida de unos ¡2200 Newtons! lo que vendrían a ser unos 224 kilos de fuerza, comparable al mordisco de nuestro actual tigre o lobo ¡ahí es nada!

Para llegar a esta conclusión han medido la fuerza de mordisco de las ranas cornudas actuales, quienes con unos 4,5 cm de cabeza llegan a tener una fuerza de 30 newtons o el equivalente a 3 kilos de fuerza.

Eso por un lado, porque luego han calculado a las ranas cornudas que tienen unos 10 cm de cabeza de las que han llegado a la conclusión de que su fuerza de mordida son unos 500 newtons, que equivalen a unos 51 kilos.

Como curiosidad te diremos que es la primera vez que se mide la fuerza de mordida de la rana. Y lo extraño es que no se haya hecho hasta ahora, pues la rana cornuda es una de las más agresivas con una mordedura, como se ha documentado, que es impresionante con la característica de no soltar a sus presas una vez atrapadas.

Qué se sabe de esta rana gigante prehistórica

Esto que se ha descubierto ahora habrá que unirlo con lo que se conocía hasta ahora de esta rana gigante y que te vamos a detallar a continuación.

Y es que esta rana gigante cuyo nombre traducido al español significa “rana diabólica” fue descubierta hace muy poco tiempo; para ser exactos sus primeros fósiles fueron encontrados en 1993 aunque su presentación oficial no fue hasta 2008, que es cuando se consideró que se tenían los datos suficientes como para presentarlo en sociedad.

Los científicos encargados de dicha presentación fueron Susan E. Evans, Marc EH Jones, y Krause, quienes publicaron el hallazgo en la revista de la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos.

Y desde que se descubrieron los primeros fósiles hasta ahora se han encontrado unas 75 piezas fósiles, pudiendo reconstruir casi todo el cuerpo y casi todo el cráneo de esta enorme rana.

fosiles de la rana gigante

De hecho, de su cráneo se ha descubierto que poseían en la bóveda de la cabeza una superficie externa rugosa que lleva a la conclusión de que al menos ahí podrían haber tenido escamas óseas, llamadas osteodermos.

El misterio de la rana gigante

Misterio al que los paleontólogos están buscando dar una respuesta; y es que si te has dado cuenta te hemos presentado a esta rana gigante como habitante de Madagascar mientras que sus descendientes, las ranas cornudas, viven en América el Sur.

Y es para pensarlo, porque si se estima que Madagascar se separó de África hace unos 160 millones de años; de la India un poco después, esto es hace unos 88 millones de años, pasando así a ser la isla que más menos conocemos hoy día; y se estima que la rana es de hace unos 68-70 millones años… 😨

Está claro que los números no salen por ningún sitio, y si a esto le añadimos que esta rana además vivía en ambientes áridos, pues ya eliminamos la opción de que se hubiese ido nadando a pesar de los kilómetros que existen de separación entre Suramérica y Madagascar, que vienen a ser unos 10.388 kilómetros en línea recta.

De ahí que la teoría lleve a pensar que hubiese algún tipo de conexión terrestre entre ambos, donde posiblemente también llegase a unir la Antártida.

Aunque bueno, no deja de ser una teoría un poco sujeta con pinzas hasta que se encuentre la verdadera respuesta o se termine de demostrar que ésta lo es.

Tan pronto nos enteremos te lo contaremos para que estés a la última en conocimientos de esta rana gigante “come dinosaurios”.